¡Bienvenid@!

Tal vez usted es de aquellas personas que siendo niños -o aun de adulto- ha vivido en una familia de padres narcisistas [Ver más explicación]; o quizás es de aquellas personas que tiene o ha tenido en su vida (familia, trabajo, lugar de estudio, etc.) un encuentro o relación con un psicópata o un narcisista, un psicópata "compensado" o un sociópata violento [Ver más explicación]. Si usted intuye que es de alguna de aquellas personas, entonces ha llegado al lugar correcto.


Este blog le proveerá con información y links. Recolectaremos artículos que reflejan de mejor forma la historia y el estado del conocimiento de estos temas, así como material de investigación que esperamos sea útil en algunos asuntos que hasta ahora han permanecido en la oscuridad.


Este blog es la creación de un grupo de sobrevivientes, algunos de los cuales son profesionales en las áreas de la medicina, pero tenemos las intenciones de permanecer anónimos. No nos consideramos profesionales en psicología. Nuestra única intención es compartir nuestra investigación. Este blog no es acerca de nosotros, sino más bien, acerca de usted.


¿Es usted un sobreviviente de un encuentro o relación con un psicópata o narcisista? Está todavía esclavizado, comprometido en la lucha de vida o muerte?


Hay una salida.


Esperamos poder compartir con usted algunos de los secretos de escapar y sanar, de hacerse libres de esas características que hacen a los seres humanos normales víctimas ideales de personas con anomalías psicológicas que merodean nuestra sociedad; monstruos entre nosotros.


Una vez sabiendo lo que son, cuáles son sus debilidades y sus fortalezas, las técnicas que utilizan para paralizarle y drenarle de energía, una vez que sepa que no está loco/a y que sobre todo, no está solo/a, puede comenzar el proceso de vivir otra vez. ¡La mejor venganza es una vida buena y plenamente vivida!


Todo comienza con conocimiento; usted puede saber la Verdad, y la Verdad le hará libre.


http://psicopatia-narcisismo.blogspot.com/

NOTA IMPORTANTE: El equipo de este blog no necesariamente comparte ni promueve los puntos de vista y opiniones expresados en los artículos o comentarios publicados en este espacio. Nuestra única intención es compartir nuestra investigación y alentar a nuestros lectores a que también se informen acerca de los temas tratados, que lean sobre el tema en otras fuentes, y que busquen a un terapeuta si lo consideran necesario. Del mismo modo, nuestras opiniones no son más que eso, y rogamos no las tomen como un consejo profesional. Nada puede suplantarlo. Somos simples ciudadanos interesados en este tema, y no pretendemos tener todas las respuestas. Las estamos buscando, como muchos de ustedes. Para más información, los invitamos a leer Carta para nuestros lectores: próximos artículos

domingo, 25 de octubre de 2009

Estoy en manos de un psicópata. ¿Qué hago? - Primera parte

Artículo escrito por el Dr. Hugo Marietán y publicado por el Sigma

Esta es una de las preguntas más frecuentes que le hacen a un especialista que trabaja con personas afectadas por estar relacionadas con psicópatas.
¿Cómo me saco de encima un psicópata?

Desde luego que no estamos hablando acá del psicópata exacerbado: el asesino serial, el violador secuencial ni el perverso intenso. Sino que hablamos del que he llamado “el psicópata cotidiano”: el que ejerce su psicopatía en la pareja, en la familia, en el lugar de trabajo, en el club. Aquel que muestran sus rasgos psicopáticos y no son señalados como asociales.

Bien, pero comencemos con el concepto básico: “¿A qué llamamos psicópata?”.


...siga leyendo, haciendo click en el título...


Un psicópata es una persona. Hago un alto acá. Porque varios de los damnificados por la relación con un psicópata no lo llaman “persona”, ni mucho menos. Por lo general se refieren a él como “el gran h de p”. Pero, subjetividades aparte, es una persona. Con mayor precisión diremos que es una forma especial de personalidad. Una manera de ser en el mundo que se distingue del grueso de la población. ¿Por qué característica? Por tener necesidades especiales y cosificar a las otras personas.

Es propio de la naturaleza de los seres vivos tener necesidades: necesitar de lo externo para sobrevivir (nutrientes, resguardo, reproducción, y demás). Pero las necesidades comunes son consensuadas y comprensibles. Es decir, la inmensa mayoría las comparten: necesidad de alimento (y un modo de hacerlo), necesidad de los otros (por seguridad, por debilidad individual), y otras. Estas necesidades las entendemos (intelecto) y las comprendemos (empatía y vivencias similares). Son necesidades típicas, comunes.

Entonces, ¿qué sería una necesidad atípica? Preferir como alimento la carne humana (canibalismo) en un espacio y tiempo culturalmente inaceptado. La exacerbación del poder. Ejercitar el sexo (sexuar) con infantes o sin el consentimiento de la otra persona (violación), por poner sólo algunos ejemplos.

¿Y la cosificación? Es quitarle la jerarquía, el valor de persona del otro y tratarla como una “cosa”, como algo que se usa y se tira, como algo sobre el que se permiten maniobras y manipulaciones que serían indignas en una persona. Sobre una cosa se puede hacer cualquier acción sin el displacer interno (culpa) por las consecuencias de esas acciones. Es un tipo de impunidad interior que tiene el psicópata. Un juez benevolente que prioriza las necesidades del propio psicópata por sobre las consecuencias negativas sobre las otras personas. “El fin justifica los medios”, anuncia este juez maquiavélico.

Y ésta es una de las claves para acercarnos, al menos un poco, a entender intelectualmente cómo funcionan estas personas especiales: tú, el que está con el psicópata, no eres tratado como un igual a él, sino como algo inferior, desechable, indigno, como una cosa.

Grandes son los lamentos de los complementarios (los que conviven con psicópatas) al darse cuenta de que no son tratados como personas, ni como mujeres, ni, a veces, como meras hembras, sino que llegan a ser “casi nada” para el psicópata que ve en ellas solo la utilidad para sus fines y sus objetivos transitorios.
¿Cuántos son? Está, más o menos, calculado, siendo optimistas, que los psicópatas son el 3% de la población. Sobre una base, en Argentina, de cuarenta millones, serían unos novecientos mil. ¿Todos varones? No. De esos novecientos mil, la relación es de tres hombres a una mujer. O sea que contamos con unos trescientas mil psicópatas.

Rasgos

1) Los psicópatas trabajan siempre para sí mismos.

A veces parece que son altruistas, generosos, desprendidos. No confundirse: están invirtiendo, en algún momento sacarán el jugo a esas relaciones y a esas dádivas. Hemos tenido las experiencias de políticos esforzados “por la patria”, “por la recuperación del ser nacional”, “por la patria grande”, “por los desposeídos”, todos objetivos muy gregarios pero, hilando fino, sólo estaban trabajando por cumplimentar sus necesidades especiales.

2) El psicópata no realiza acciones psicopáticas en el 100 % de sus conductas.

Esto confunde mucho a los comunes que creen que un psicópata deber mostrarse constantemente en conductas atípicas o asociales. No. Al contrario. La mayoría de esas conductas son adaptadas y sólo en un pequeño porcentaje se muestra como psicópatas y no con cualquiera sino que…

3) El psicópata muestra su psicopatía con el complementario (el que convive con él), con otro psicópata (cuando se asocian para lograr un objetivo —bandas de delincuentes, partidos políticos, empresarios—), y actúa sobre personas comunes (cuando las viola, las asalta, las estafa, las mata, etc.).

4) Es de difícil identificación.

Por lo general, pasan desapercibidos. Algunos son gentiles, amables, tienen el “don de gente”, son seductores, hasta fascinantes (los hay también muy desagradables, pero lo trataremos en otro trabajo). Y ejercen su psicopatía solapadamente en ámbitos separados de sus lugares habituales.

5) Suelen ser bifrontes.

Cual dios Juno, presentan dos caras: una frente a los complementarios y a su familia, y otra frente al resto de la sociedad. Suelen ser tiránicos, déspotas, agrios, callados con su familia y sociables, agradables y solícitos frente el resto de las personas. De tal forma que los “amigos” externos a la familia, no dan crédito cuando un complementario o un hijo de psicópata les cuenta cómo es el comportamiento dentro de la familia del psicópata.

6) Convencen.

Suelen ser carismáticos y seductores. Convencen a los demás, a veces francamente los fascinan para que sigan sus proyectos o sus intereses. Las herramientas que usan son: una perspicacia espacial para captar las necesidades y debilidades del otro, la capacidad de “expandir” la libertad en el reprimido, la mentira (son verdaderos artistas de la mentira), la coerción, la actuación (son actores natos).

7) Minan la autoestima del otro.

Trabajan cual escultor tallando todos los valores del complementario hasta eliminar, muy de apoco, todos los valores que lo sustentan como persona (la dignidad), hasta convertirlo en un ser dependiente y demandante de los caprichos del psicópata (un esclavo). Esto es un “proceso”, nada agudo ni torpe. Se hace con lija fina, pero constante y sin pausa. Y la mayoría de la veces el complementario no es conciente de la profundidad de su deterioro como persona. Ante la alarma general de su familia de origen, de sus amigos, que le ponen sobre aviso del desastre, el complementario hace caso omiso de las advertencias y sigue obnubilado tras el mandato del psicópata quien, a sabiendas de esto, lo que hace es llevarlo a un…

8) Aislamiento.

El psicópata aísla al complementario y a toda su familia. Toda persona que puede interferir en su poder interno es descalificado, menospreciada (sutilmente, desde luego) hasta que el complementario “se da cuenta” de que esa persona es negativa para él. Así se va quedando sin amigos, primero, luego sin relación con los hermanos ni con sus padres, y su único sostén es… el psicópata.

9) Uso y abuso.

Llegado a este punto, el complementario ya está preparada para el uso y abuso por parte del psicópata quien, ahora sí, muestra su cara más desagradable y tiránica, pero ya no tiene a nadie que lo pueda confrontar.

10) Un largo sueño.

La relación psicópata–complementario hunde su anclaje en lo irracional. Nada lógico puede explicar esta unión. Sin embargo, es muy sólida y reincidente. La persona sometida a un psicópata parece sumida en un largo sueño, un vaho de irrealidad nubla todo lo relacionado con lo negativo de la relación. Aquí los argumentos de los ajenos al circuito psicopático chocan con una barrera incomprensible, puesta por el mismo complementario que se queja, pero daría su vida por seguir con el psicópata.

¿Cuándo un terapeuta puede incidir terapéuticamente sobre la psicopatía un psicópata? Nunca. ¿Cómo tan categórico? Muy sencillo. La psicopatía es una manera de ser. No es una enfermedad. Ni algo adquirido por malos tratos infantiles, es decir, no es algo aprendido. Es así. La historia de este tema muestra ejemplos de todo tipo de terapias, y el resultado es el mismo. Siguen siendo lo que son. ¿Pueden modificar su conducta? Sí, si eso los va a beneficiar en algo. Por ejemplo, pueden actuar de “presos modelos” porque saben que eso les reduce la pena un 30 %. Pueden asistir a terapia porque el complementario, cuando es huésped y el psicópata es parásito, le exige que lo haga. En fin, cuando le conviene.

¿Cuándo el terapeuta puede asesorar al complementario? Cuando el complementario se agotó en la relación (el efecto del psicópata sobre el complementario es como el de un vampiro energético: chupa las ganas, el ánimo del complementario quien suele parecer un “anémico” por lo desgastado). Cuando el psicópata lo deja por otro.

Pero, nada se puede hacer cuando el circuito psicopático está vigoroso y el complementario duerme el sueño de los esclavos.

Bien, el complementario viene a consulta, ¿entonces qué hacemos? Esto se los contaré en un próximo artículo. Hace quince años que me dedico a este tema y he sacado un par de conclusiones, y con ellas he podido ayudar a muchos de estos complementarios, pero tengan paciencia hasta el próximo número./span>

17 comentarios:

Anónimo dijo...

Muy buena exposición. Estoy de acuerdo en todo.
En la parte que a mí me toca, el psicópata narcisista fue el progenitor masculino. Vivimos el sueño-pesadilla durante 40 años. Al final su mundo se hundió al verse obligado a jubilarse y perder un "protagonismo social" y un poder sobre los demás que era el motor de su vida.
No voy a decir que todos "hicieramos leña del arbol caido", pero todo el mundo le tenía ganas, esa es la realidad, y de un modo espontáneo y sincronizado la gente de su entorno empezó a ser asertiva con él. Sin agresividad pero sin contemplaciones se le puso los puntos sobre las íes y se le dijeron las cosas tal y como eran en la realidad. Eso fue un cambio en su percepción de las cosas ya que antes la gente o bien le seguía la corriente en lo que decía (sus subalternos) o bien no se le revatía por no discutir, y él era tan iluso que se creía que engañaba a la gente y no engañaba a nadie.
Pues bien, todo su mundo (basado en su status de poder al dirigir una empresa, se vino abajo al verse obligado a "perder su hegemonía" y empezó a responsabilizar a todos menos a él mismo de su derrota. Como era tan manipulador, nadie creia que fuera a agredirse a él mismo, pero finalmente se suicidó, y nos quedamos todos mal. Sinceramente creo que nuestra actitud fue honesta y coherente y que nunca se le dejó sólo, sino que se le apoyó desde la sinceridad y la asertividad, sin embargo y ésta es la pregunta; desde su experiencia de tantos años, ¿cómo ve que el psicópata termine con su vida y deje con tan mal sabor de boca a su familia? ...un acto final de venganza... le agradecería mucho su opinión.

Anónimo dijo...

Hay alguien ahí...?
Puede alguien contestarme?
Gracias

Andrés dijo...

Yo creo que sí.
Que su suicidio fue una venganza.
Quería fastidiar, que os sintierais culpables y amargaros el resto de la vida
Te lo dije un hijo de otro psicópata-narcisista-jefe de empresa a punto de jubilarse.
Sé lo que sientes.
Un abrazo

Anónimo dijo...

Gracias por tu respuesta, sé que esta situación es más frecuente de lo que parece. Lo que me fastidia es que yo fuí de las pocas personas que era honesto con él y le decía lo que pensaba por el bien de la empresa y suyo propio. Al final acabé siendo "uno de los malos de la película", ya que me veía como una amenaza. Me duele el cinismo de muchos de los que estaban bajo su mando, pelotas recalcitrantes que cuando se hundió le dejaron absolutamente de lado... pero la vida es así.
Un abrazo y fuerza.

Anónimo dijo...

Yo vivo un infierno así hace 3 años, pero con al diferencia de que yo soy hombre ella es mujer, tenemos 1 hijo de 1 año y medio, hasta trato de clavarme 1 cuchillo en uno de sus ataques de celos, sinceramente no se como librarme de esta persona, quise denunciarla y en la policía me dijeron: “seguro algo le hiciste, como una mujer va intentar matarte a vos, seguro que no le quisiste pegar?” tengo mucho terror por mi y por mi hijo, vivo en un infierno de angustia y depresión.
Para colmo es agresiva físicamente, me rompe cosas en sus ataques, para la justicia ella es una victima indefensa porque es mujer, nadie se da cuenta que esta enferma pasa perfectamente por un persona normal y cuerda, que hago? estoy desesperado…
Logro que me vaya a vivir lejos de mi familia con ella, perdi a mis amigos y todo!

Anónimo dijo...

Estimado Dr. Hugo Marietán agradezco a usted mucho su articulo.Gracias a el y a mi trabajo con mi terapeuta me he dado cuenta que soy la esposa (victima y complementaria) de un psicopata.En casi 6 años de matrimonio he pasado por todo lo que su articulo describe y tal vez lo peor de todo es que este psicopata llega a mi vida por el terrible daño ejercido sobre mi psiquis por otro psicopata: mi fallecido padre.Yo estoy en este momento en una etapa donde mi subsistencia se ha convertido en una partida de ajedrez...minuto a minuto.Ya no me tiene obnubilada con su locuacidad y encantos...sino todo lo contrario...detecto sus mentiras para manipularme casi al instante. Por un tema de hijos no puedo divorciarme de inmediato pero en mi eso ya es una situacion decidida.¿Que tactica me aconseja usar para lograr que el ME ABANDONE? Se que soy una presa interesante para el... Gracias por su ayuda.

Ailén dijo...

Queridos lectores que han dejado comentarios bajo este artículo:

Lamentablemente, nosotros no somos profesionales. Sólo compartimos la información que hemos logrado conseguir y la cual nos ha ayudado mucho, pero no estamos en condiciones de proporcionarles una respuesta completa. Además es muy difícil hacerlo por este medio y con tan pocos detalles.

En nuestra humilde opinión, el suicidio sí puede ser utilizado como una última venganza en el caso de los psicópatas. Cuando uno "mata de hambre" al predador al no dejarse llevar por sus manipulaciones, puede que decida no vivir. Pero también existe la posibilidad de que las personas de quienes hablan no hayan sido psicópatas pero sí gente extremadamente narcisista y sin ninguna posibilidad de cambiar, que al verse confrontada a la verdad de sus manipulaciones, deciden (aunque más no sea de manera inconsciente) no vivir. Lamentamos no poder darles una respuesta más precisa.

Sea lo que sea, si ustedes actuaron con la verdad y trataron de defender sus derechos y luchar por su propio destino cuando otros los oprimían, no tienen por qué sentirse culpables.

En cuanto al cinismo de quienes los rodean, puede tratarse de una caso de "ponerización". Les recomendamos hacer una búsqueda sobre este término en google y leer este artículo.

Ailén dijo...

Realmente esperamos que los dos últimos anónimos que escribieron comentarios aquí encuentren una buena solución segura.

No podemos acosejarles nada más que intenten buscar "aliados", familiares o amigos en quienes puedan contar durante la nueva etapa. Si les es posible, un profesional también ayudará.

Quizás no sea tarde para volver a entrar en contacto con familiares perdidos a causa de una relación. Es algo muy típico de estos "vampiros psiquicos" alejar a su pareja de todo su entorno y aislarla lo más posible.

Hacer que esta persona dañina nos deje puede ser una buena táctica, porque de lo contrario podrían seguir manteniendo el contacto tan sólo para hacer sufrir al otro. Pero una vez más, ustedes sólos sabrán cómo lograr que los dejen, porque conocen bien a su pareja. La ayuda de un terapeuta y de un círculo de personas en quien contar puede ser de grandísima ayuda. En algunos casos es necesario mentir, o cambiar de actitud haciendo lo que no le gusta al otro (siempre y cuando puedan estar seguros y no correr peligro ustedes). Otras personas optan por irse muy lejos, y necesitan gente a su alrededor. La separación puede ser muy dura, pero luchar por su felicidad cuando uno no daña a nadie, no es egoísmo.

Les deseamos la mejor de las vidas y mucha fuerza para salir del pozo. Nunca es demasiado tarde.

Anónimo dijo...

Gracias Ailén, yo fui el que escribio que vive el infierno hace 3 años, las cosas estan mejorando estoy aplicando muchas de las cosas que lei en este sitio y me esta ayudando a anular muchas acciones negativas, pero el infierno sigue y no logro liberarme de esta persona, mi mayor problema es mi hijo, si no tuviera un hijo, pego el portaso y me vuelvo a mi ciudad. Pero con una criatura como se hace ?
Igualmente no pierdo las esperanzas se que pronto voy a ser feliz y podré sacarla de mi vida.

gabriela dijo...

Ah yo hace años aguantandome a una psicopata me tiene harta me rompe toda la ropa cierro con llave y sigue sigue no puedo ir al baño sin cerrar con llave no puedo dejar el telefono de linea miente y encima es re fea y se cree linda y se quiere y es aplastada y me trata de lo que es 30 años nunca trabajo y me vive molestando me pega de la nada es una terrible mierda hace años le dicen algo grita se cree q es mucho y la verdad es un parasito

nydiaValencia dijo...

hola a todos hace tres anos y medio conoci a un psicopata estuve casada dos anos con el, finalmente conoci a otro chico que me ayudo a ver un casas buenas en mi que siempre estuvieron ahi pero que nunca las vi por que estaba como ciega. ahora estoy sola hace dos meses y debo ir a la cortte por que he puesto una orden de proteccion para que el no pueda buscarme, tengo miedo y me gustaria algunos consejos por que se que cuando este en la corte el va a culparme de todo a mi y va a mostrarse como la oveja, si alguien sabe de que manera puedo ayudarme a mi misma a no perder la calma en el juicio el me golpeo y abuzo de mi por mucho tiempo y no tengo muchas pruebas asi que solo depende de mi discurso que no sea tan emocional y que yo pueda ser mas convincente que el.
alguien sabe cuales son sus debilidades y cuales deben ser mis fortalezas? como se sienten intimidados?

Anónimo dijo...

Toda persona debe tener el valor necesario de irse cuando no se siente querida

Anónimo dijo...

Tengo una nena de dos años y medio.El se hizo la victima en la audiencia y la jueza me reprocho que no le permitía entrar a "ver a su hija".El tiempo que evite el contacto con el sentí que había vuelto a nacer.Voy a cambiar el telefono y pese a lo que la justicia me impuso no voy a dejar que nos vuelva a lastimar,volví a tener pasadillas....,es un monstruo!!!!,q pasa con la justicia,le abren la puerta al loco para que te destroce?????.Yo la cierro,que visite y torture a la jueza,que es tan comprensiva con él!!!

lulu baccaro dijo...

EXELENTE NOTA .MI PADRE Y TODOS SUS HERMANOS SON PSICOPATAS . NO TENGO DUDAS DE ELLO. LO QUE HE PODIDO NOTAR ,A PESAR QUE EN LA NOTA SE ACLARA QUE NO ES UNA CONDUCTA ADQUIRIDA,ES QUE GRAN PARTE DE SU COMPORTAMIENTO ES POR INFLUENCIA (DE SU MADRE)EN LA NIÑEZ.EN ESA INFLUENCIA SE NOTA LA DIFERENCIA HACIA QUIENES VAN A PERJUDICAR(CONCIENTEMENTE)O DE QUIENES VAN A OBTENER SU ENERGIA .

Anónimo dijo...

Fijate tienen calidad para engañar a los jueces y a todo su entorno fui mujer de un piscopata diez años aguantando golpes he humillaciones me separe y me entere que abuso de mi hija lo denuncie pero quedo suelto abuso de sus sobrinos no lo denunciaron por miedo luego de otra hija de otro matrimonio ella le tiene miedo ahora tengo a mi hija mayor de edad es piscopata a causa de eso y se fue a vivir con el se manipulan uno al otro y me hacen la vida a mas yaa no poder solo lloro y lloro ya no puedo con ellos mi hija me a echo de todo solo una madre sabe lo que se sufre a cauwa de un abusador piscopata y anda suelto sin pagar delito alguno

Anónimo dijo...

Mira yo cambie mis numero y de casa mi hija crecio y le dio todos mis datos si que se sufre no se cuando vuelvaba vivir una vida feliz .creo que nunca

Anónimo dijo...

Ahora yo pregunto como hago para alejar a mi hija piscopata de mi ya no puedo mas he llorado y sufrid mucho pero cuando ella se enteraa que me ven bien ahi se arrima para dañarme sicilgicamente es como que disfruta de mi dolor me quita las ganas de vivir hace muchos años vivo asi ella es una mujer grande ya jamas la dañe ni la lastime su padre de niña la abuso pero por mas denuncia que le hice lo dejaron en libertad ella se fue a vivir con el y al parecer se llevan super bienluche mucho por ella y me lastimo muchisimo ya no puedo mas tengo ganas de no vivir si estoy aca es porque tengo gente que me quiere si no ya no estaria