¡Bienvenid@!

Tal vez usted es de aquellas personas que siendo niños -o aun de adulto- ha vivido en una familia de padres narcisistas [Ver más explicación]; o quizás es de aquellas personas que tiene o ha tenido en su vida (familia, trabajo, lugar de estudio, etc.) un encuentro o relación con un psicópata o un narcisista, un psicópata "compensado" o un sociópata violento [Ver más explicación]. Si usted intuye que es de alguna de aquellas personas, entonces ha llegado al lugar correcto.


Este blog le proveerá con información y links. Recolectaremos artículos que reflejan de mejor forma la historia y el estado del conocimiento de estos temas, así como material de investigación que esperamos sea útil en algunos asuntos que hasta ahora han permanecido en la oscuridad.


Este blog es la creación de un grupo de sobrevivientes, algunos de los cuales son profesionales en las áreas de la medicina, pero tenemos las intenciones de permanecer anónimos. No nos consideramos profesionales en psicología. Nuestra única intención es compartir nuestra investigación. Este blog no es acerca de nosotros, sino más bien, acerca de usted.


¿Es usted un sobreviviente de un encuentro o relación con un psicópata o narcisista? Está todavía esclavizado, comprometido en la lucha de vida o muerte?


Hay una salida.


Esperamos poder compartir con usted algunos de los secretos de escapar y sanar, de hacerse libres de esas características que hacen a los seres humanos normales víctimas ideales de personas con anomalías psicológicas que merodean nuestra sociedad; monstruos entre nosotros.


Una vez sabiendo lo que son, cuáles son sus debilidades y sus fortalezas, las técnicas que utilizan para paralizarle y drenarle de energía, una vez que sepa que no está loco/a y que sobre todo, no está solo/a, puede comenzar el proceso de vivir otra vez. ¡La mejor venganza es una vida buena y plenamente vivida!


Todo comienza con conocimiento; usted puede saber la Verdad, y la Verdad le hará libre.


http://psicopatia-narcisismo.blogspot.com/

NOTA IMPORTANTE: El equipo de este blog no necesariamente comparte ni promueve los puntos de vista y opiniones expresados en los artículos o comentarios publicados en este espacio. Nuestra única intención es compartir nuestra investigación y alentar a nuestros lectores a que también se informen acerca de los temas tratados, que lean sobre el tema en otras fuentes, y que busquen a un terapeuta si lo consideran necesario. Del mismo modo, nuestras opiniones no son más que eso, y rogamos no las tomen como un consejo profesional. Nada puede suplantarlo. Somos simples ciudadanos interesados en este tema, y no pretendemos tener todas las respuestas. Las estamos buscando, como muchos de ustedes. Para más información, los invitamos a leer Carta para nuestros lectores: próximos artículos

miércoles, 29 de agosto de 2007

Hijo de familia narcisista

En esta situación, el de la familia narcisista, la persona-niño no ha satisfecho sus necesidades emocionales, porque sus padres no están focalizados en satisfacerlas. En lugar de eso, sus padres narcisistas le presentan un espejo que refleja sus propias necesidades, y esperan que su hijo reaccione a éstas, sintiéndose en consecuencia defectuoso, equivocado o digno de ser culpado.


...siga leyendo clickeando en el título de este artículo...


En este caso, cuando la persona se cría incapaz de confiar en la estabilidad, la seguridad, la igualdad en el mundo propio, entonces se cría desconfiando de sus propios sentimientos, percepciones y valor.

Cuando uno se cría como un ser reactivo-reflectivo, uno no ha aprendido las habilidades necesarias para llevar una vida satisfactoria; existe una necesidad crónica de gustar, una incapacidad para identificar sentimientos, necesidades, deseos y una necesidad de validación constante. Este grupo de personas tienen muchas dificultades para ser asertivos y privadamente sienten una especie de rabia penetrante, la cual tienen miedo que saliera a la superficie. Se sienten, por lo general, muy enojados, pero muy fácil de derrotar. Sus relaciones interpersonales se caracterizan por falta de confianza y sospecha al borde de la paranoia, intercambiados -a veces- con episodios desastrosos de una apertura y confianza total y falta de juicio. Se sienten crónicamente insatisfechos, pero estaban llenos de miedos de ser percibidos como caprichosos o quejumbrosos, si expresaban sus verdaderos sentimientos.


Muchos de ellos pueden retener su rabia por períodos extremadamente largos, pero luego explotan en asuntos relativamente insignificantes. Tienen un sentimiento de vacío e insatisfacción en cuanto a lo que lograban.


Y no es necesario que su caso sea el de una familia narcisista abierta, esto es, no es necesario que exista un abuso abierto u obvio: problemas de droga, abuso de alcohol, incesto, y comportamientos agresivos de todo tipo. La familia, en realidad, puede parecer que funciona bastante bien, el problema es que –como en la mayoría de los casos- las disfunciones son mucho más sutiles, ya que se espera que los hijos satisfagan las necesidades de los padres.


Pero, en la búsqueda de superar los traumas, no podemos cambiar en lo absoluto nuestro pasado, ni anular los daños que nos hicieron en nuestra infancia. Sin embargo, nosotros sí podemos cambiar, “repararnos", recuperar nuestra identidad perdida. Y podemos hacerlo en la medida que podamos observar más de cerca el saber almacenado en nuestro cuerpo sobre lo ocurrido en el pasado y aproximarlo a nuestra conciencia. Esta vía es, sin duda, incómoda, pero es la única que nos ofrece la posibilidad de abandonar por fin la cárcel invisible, y sin embargo tan cruel, de la infancia, y dejar de ser víctimas inconscientes del pasado para convertirnos en seres responsables que conozcan su historia y vivan con ella.

La mayoría de la gente hace justo lo contrario. No quieren saber nada de su propia historia, y, por consiguiente, tampoco saben que, en el fondo, se hayan constantemente determinados por ella, porque siguen viviendo en una situación infantil no resuelta y reprimida. No saben que temen y evitan peligros que en algún momento fueron reales, pero dejaron de existir hace tiempo. Son personas que actúan impulsadas tanto por recuerdos inconscientes como por sentimientos y necesidades reprimidas que, a menudo y mientras permanezcan inconscientes e inexplicadas, determinarán de forma pervertida casi todo lo que hagan o dejen de hacer.

A lo largo de toda la vida posterior de esta persona, estos sentimientos podrán resurgir como una reclamación al pasado pero sin que el contexto original resulte comprensible. Descifrar su sentido sólo es posible cuando se logra la unión de la situación originaria con los intensos sentimientos revividos en el presente.

Si una persona ha debido ocultar, reprimir o postergar sus necesidades, para adaptarse a la de los padres, entonces esas necesidades se agitarán en las profundidades de su inconsciente y exigirán ser satisfechas siendo adulto, mediante irracionales sensaciones de abandono, dolor y desesperación.

La experiencia de la propia verdad y su conocimiento postambivalente posibilitan en una fase adulta el retorno al propio mundo afectivo… sin paraíso, pero con la capacidad de sentir el duelo, que nos devuelve nuestra vitalidad y nos protege.

[Texto extraidoy reformulado a partir de los libros: "El Drama del Niño Dotado" (Alice Miller) y "La Familia Narcisista" (Stephanie Donaldson-Pressman y Robert M. Pressman)]

111 comentarios:

Anónimo dijo...

Hola, yo no sé si realmente soy victima de una familia narcisita, pero sí sé que existen más de dos personas maquiavelicas en mi familia, y que mi padre, separado de mi madre, cuando yo dejé de verle, y no consigo recordar qué pasó, mandó a mi hermano a ligarse a mi amiga para averiguar si yo tenia novio, y cómo no tenía (sólo tenia 12 años) mi hermano pegó a mi amiga por no sacarle la información. Desde entonces he sufrido un acoso hacia mis amigos por parte de mi hermano del que no he sido consciente hasta que ha estallado en mi cara, y cómo yo busqué la verdad en mi familia, también me estalló una situación existente y desconocida para mi. ¿cómo puedo desenmascar todo esto? Ya sé que es tarde, pero sigue existiendo y no puedo vivir pensando que puede volver a estallar en cualquier momento. Gracias

navegante dijo...

La familia narcisista como síndrome es inclusive más sutil que los daños que pareciera estar haciendo tu hermano. A como lo describes, parecieras estar lidiando con un verdadero agresor encubierto (más información abajo).

Nunca se es demasiado tarde para aprender a leer tácticas de personas agresivas encubiertas para contrarrestar los daños. Puede concientizar a sus seres queridos y amigos de las tácticas de su hermano y del tipo de persona que es él y tomar medidas para que él no obtenga información que pueda torsionar en su contra. Es como tener un plan donde se debe de ser estratégicamente insincero con personas que no tienen la mejor de las intenciones con usted, para dejar de ser susceptible a las manipulaciones. Las tácticas dependen del caso específico, pero para poner un ejemplo digamos que usted tiene una relación que quiere proteger porque es especial para usted, pero de frente a su hermano usted mostraría la actitud de que esta relación no le importa un gran qué, así su hermano pierde el interés y la deja en paz.

Las siguientes citas son del libro "En piel de Oveja" de George Simon que puede compartir con amistades y otros familiares de confianza, esperamos que le sean útiles:

Hay dos tipos básicos de agresión: agresión abierta y agresión encubierta.
Cuando usted está determinado para obtener algo y es abierto, directo y
obvio en su manera de enfrentamientos, su comportamiento es etiquetado como
abiertamente agresivo. Cuando usted debe "ganar", dominar o controlar, pero
en forma sutil, secreta o bastante engañosa para esconder sus intenciones
verdaderas, su comportamiento es más apropiadamente etiquetado como
encubiertamente agresivo. Ahora, evitar cualquier demostración abierta de la
agresión y simultáneamente intimidando a otros para que le den lo que usted
quiere, es una maniobra poderosamente manipuladora. Por eso la agresión
encubierta es el vehículo para la manipulación interpersonal usado más a
menudo.

*El proceso de Victimización*

Durante mucho tiempo, me pregunté por qué las víctimas de manipulación les
cuesta tanto ver lo que sucede en interacciones manipuladoras. Al principio,
estuve tentado de criticarlos. Pero he aprendido que son engañados por
algunas muy buenas razones:


1. La agresión de un manipulador no es obvia. Nuestras tripas puede
decirnos que ellos luchan por algo, luchan para vencernos, ganar poder, o
hacer las cosas a su manera, y nos encontramos inconscientemente en la
defensiva. Pero porque no podemos señalar pruebas objetivas y claras de que
nos atacan, no podemos validar fácilmente nuestros sentimientos.

2. Las tácticas usadas por los manipuladores pueden hacerlo parecer
que están dolidos, se preocupan, defendiéndose..., casi todo menos que están
peleando. Esta táctica es difícil de reconocer simplemente como estrategia
inteligentes. Ellos siempre hacen lo suficiente para que la persona dude de
su comprensión visceral de que está siendo víctima de abuso o toma de
ventajas. Además, la táctica no sólo dificulta que consciente y
objetivamente vea que un manipulador lucha, sino que simultáneamente le
mantienen a la defensiva. Estos rasgos las hacen armas psicológicas muy
eficaces a las cuales cualquiera puede ser vulnerable. Es difícil pensar
claramente cuando alguien le tiene huyendo emocionalmente.

3. Todos nosotros tenemos debilidades e inseguridades que un
manipulador inteligente podría explotar. A veces, somos conscientes de estas
debilidades y de cómo alguien podría usarlos para aprovecharse de nosotros.
Por ejemplo, oigo que padres dicen cosas como: "sí, sé que tengo un botón de
culpa bien grande." - Pero cuando su niño manipulador empuja afanosamente
aquel botón, ellos pueden olvidar fácilmente lo que realmente sucede.
Además, a veces somos inconscientes de nuestras vulnerabilidades más
grandes. Los manipuladores a menudo nos conocen mejor que nosotros mismos.
Ellos saben qué botones presionar, cuando y con qué fuerza. Nuestra carencia
del conocimiento de sí mismo nos pone en situación de ser explotados.

4. Lo que nuestras tripas nos dicen cómo es un manipulador, desafía
todo que nos han enseñado creer sobre la naturaleza humana. Hemos sido
inundados de una psicología que nos tiene viendo a todos, al menos hasta
algún grado, como miedosos, inseguros o "colgados". De este modo, mientras
nuestro instinto nos dice que tratamos con un complotador despiadado,
nuestra cabeza nos dice que ellos realmente deben ser personas asustadas o
heridas "por dentro". Lo que es más, la mayor parte de nosotros generalmente
odia pensar en sí misma como gente insensible y cruel. Vacilamos en hacer
juicios duros o aparentemente negativos sobre otros. Queremos darles el
beneficio de la duda y asumir que ellos realmente no abrigan las intenciones
malévolas que sospechamos. Tenemos más tendencia a dudar y culparnos por
atrevernos a creer lo que nuestro instinto nos dice sobre el carácter de
nuestro manipulador. [...]


Mientras, desde cierta perspectiva podríamos decir que alguien con este
comportamiento defiende su ego de cualquier sentido de vergüenza o culpa, es
importante darse cuenta que al tiempo que el agresor expone estos
comportamientos, él no está principalmente defendiendo (es decir intenta
impedir que ocurra algún acontecimiento internamente doloroso), sino que
pelea para mantener una posición, ganar poder y quitar cualquier obstáculo
(tanto interno como externo) en el camino de obtener lo que él quiere.

Ver al agresor a la defensiva en cualquier sentido es una trampa para
victimizar.

El reconocimiento de que ellos están principalmente a la ofensiva, prepara
mentalmente a una persona para la acción decisiva que deben tomar a fin de
evitar ser atropellados.

Por lo tanto, pienso que es lo mejor entender muchos de los comportamientos
mentales (no importa cuán "automático" o "inconsciente" pueden parecer) que
a menudo observamos como mecanismos de defensa, como tácticas de poder
ofensivas, porque las personalidades agresivas los emplean principalmente
para manipular, controlar y conseguir el dominio sobre otros.

Más que tratar de prevenir que suceda algo emocionalmente doloroso o
terrible, cualquiera que use estas tácticas está tratando principalmente de
asegurar que algo que ellos quieren que pase, suceda. [...]

*Negación *- Esto es cuando el agresor rechaza confesar que ellos han hecho
algo dañino o hiriente cuando claramente lo hicieron. Es una manera de
mentir (a ellos, así como a otros) sobre sus intenciones agresivas. Esta
táctica del "¿Quien?... ¿Yo?" es una forma de "jugar al inocente", e invita
a la víctima a sentirse injustificada al encarar al agresor sobre su
comportamiento inadecuado. Esta es también la forma en que el agresor se da
el permiso de tener la razón en hacer lo que ellos quieren hacer. Esta
negación no es de la misma clase de la negación de una persona que acaba de
perder a un ser amado y que no puede aceptar completamente el dolor y la
realidad de la pérdida. Aquel tipo de negación es principalmente una
"defensa" contra una ansiedad y daño insoportable. Entonces, la negación
anterior no es principalmente una "defensa", sino que una maniobra que usa
el agresor para conseguir que otros se echen para atrás, descolgarse o
sentirse tal vez hasta culpable por insinuar que él hace algo incorrecto.
[...]

*Falta de atención Selectiva* - Esta táctica es similar y a veces confundida
con la negación. Ocurre cuando el agresor "juega al tonto", o actúa como
olvidadizo. Al usar esta táctica el agresor activamente no hace caso de las
advertencias, súplicas o deseos de otros, y en general, rechaza prestar
atención a todo lo que podría distraerlo de perseguir sus propios objetivos.
A menudo, el agresor sabe muy bien lo que usted quiere de él cuándo comienza
a exponer este comportamiento de "¡no quiero oírlo!". Usando esta táctica,
el agresor activamente se resiste a las tareas de prestar atención...

*Racionalización *- una racionalización es la excusa que un agresor trata de
ofrecer para involucrarse en un comportamiento inadecuado o dañino. Ésta
puede ser una táctica eficaz, sobre todo cuando la explicación o
justificación del agresor tiene el suficiente sentido como para que
cualquier persona razonablemente conciente la compre totalmente. Es una
táctica poderosa porque no sólo sirve para quitar cualquier resistencia
interna que el agresor podría tener sobre hacer lo que él quiere hacer
(calmando cualquier náusea de la conciencia) sino que también le saca aotros
de encima. Si el agresor puede convencerle que lo que hace es justificado,
entonces él queda más libre para perseguir sus objetivos sin interferencias.
[...]

*Desviación *- Un objetivo móvil es difícil de golpear. Cuando tratamos de
sujetar a un manipulador o tratamos de tener una discusión enfocada en una
sola cuestión o comportamiento que no nos gusta, él es el experto en saber
como cambiar el tema, esquivar la cuestión o de algún modo nos lanzan una
curva. Los manipuladores usan distracción y técnicas de desviación para
mantener el foco lejos de su comportamiento, alejarnos de la pista, y quedar
libre para sus propios fines egoistas y ocultos. [...]

*Mentira *- es a menudo difícil saber cuándo una persona miente mientras lo
hace. Por suerte, hay momentos en que la verdad sale a flote porque las
circunstancias no confirman la historia de alguien. Pero también hay
momentos cuando usted no sabe que ha sido engañado hasta que es demasiado
tarde. Un modo de minimizar las posibilidades de que alguien lo pisotee es
recordar que puesto que las personalidades agresivas de todos los tipos
generalmente no se detendrán ante nada para conseguir lo que ellos quieren,
usted puede esperar que ellos mientan y hagan trampas.

Otra cosa a recordar es que manipuladores - las personalidades encubiertas
agresivas que son - son propensas a mentir de modos sutiles, encubiertos.
Los tribunales están bien conscientes de las muchas formas en que la gente
miente, aún cuando ellos requieren en los juramentos de tribunal que los
testigos digan "la verdad, sólo la verdad, y nada más que la verdad". Los
manipuladores a menudo mienten reteniendo una cantidad significativa de la
verdad o deformándola. Son expertos en ser vagos cuando usted les hace
preguntas directas. Es un modo hábil de mentir por omisión. Tenga esto en
mente cuando trate con un sospechoso de ser lobo vestido de oveja. [...]

*Intimidación Encubierta* - los Agresores con frecuencia amenazan a sus
víctimas con mantenerlos ansiosos, aprensivos y en una posición baja. Los
agresivos encubiertos intimidan a sus víctimas haciendo veladas (sutil,
indirectas e implícitas) amenazas. Causar culpa y vergûenza son dos de las
armas favoritas de los agresivos encubiertos. Ambas son tácticas especiales
de intimidación.

*Crear culpa* - Una cosa que las personalidades agresivas saben bien es que
otros tipos de personas tienen conciencias muy diferentes a las de ellos.
Los manipuladores son a menudo expertos en utilizar la mayor conciencia de
sus víctimas para mantenerlos en la duda de sí mismos, ansiosos y sumisos. A
más conciencia tiene la víctima potencial, la culpa es más eficaz como arma.

Las personalidades agresivas de todos los tipos usan la creación de culpa
como táctica manipuladora en forma tan frecuente y con tanta eficacia, que
demuestra cuan fundalmente diferentes de carácter son al compararlos con
otras personalidades (sobre todo neurótica). Todo lo que un manipulador
tiene que hacer es sugerir a la persona consciente que ellos no se preocupan
bastante, son demasiado egoístas, etc, y aquella persona inmediatamente
comenzará a sentirse mal. Por el contrario, una persona consciente podría
intentar que un manipulador (o cualquier otra personalidad agresiva) se
sienta mal por su comportamiento hiriente, reconocer su responsabilidad, o
admitir la maldad, sin lograr absolutamente nada.

*Avergonzar *- Este es la técnica de usar sarcasmo sutil y observaciones
ofensivas como un medio de miedo creciente y duda de sí mismo en otros. Los
agresivos encubiertos usan esta táctica para hacer que otros se sientan
inadecuados o indignos, y por lo tanto, sean deferente con ellos. Esto es un
modo eficaz de crear un sentido continuo de insuficiencia personal en la
parte más débil, permitiendo así a un agresor mantener una posición de
dominio. [...]

*Desempeñando el Papel de Víctima* - Esta táctica implica retratarse como
una víctima inocente de circunstancias o comportamiento de alguien más a fin
de ganar la compasión, evocar la compasión y así conseguir algo del otro.
Una cosa con la que cuentan las personalidades agresivas encubiertas es el
hecho que las personalidades menos hostiles y crueles por lo general no
pueden soportar el ver a alguien sufrir. Por lo tanto, la táctica es simple.
Convenza a su víctima que usted sufre de algún modo, y ellos tratarán de
aliviar su angustia. [...]

*Vilipendiando a la Víctima* - Esta táctica es con frecuencia usada junto
con la táctica de desempeñar el papel de víctima. El agresor usa esta
táctica para hacerlo parecer que él sólo responde (es decir se defiende
contra) la agresión de parte de la víctima. Esto permite al agresor poner
mejor a la víctima a la defensiva. [...]

*Desempeñar el Papel de Criado* - Los agresivos encubiertos usan esta
táctica para encubrir sus agendas egoístas bajo el aspecto de servicio a una
causa más noble. Esto es una táctica común, pero difícil de reconocer.
Pretendiendo trabajar mucho en el nombre de alguien más, los agresivos
encubiertos ocultan su propia ambición, deseo de poder, y búsqueda de una
posición de dominio sobre otros. [...]

Un escándalo reciente que envuelve a un tele-evangelista causó que su
iglesia que lo censuraba por un año. Pero él dijo a sus fieles que no podía
detener su ministerio porque él tuvo que ser fiel a la voluntad del Señor
(Dios supuestamente se dirigió a él y le dijo que no de marchase). Este
ministro era claramente desafiante de las autoridades establecidas de su
iglesia. Aún así, se presentó como una persona humildemente sumisa a las
autoridades "más altas". Un sello característico de las personalidades
encubiertas agresivas es que profesa en voz alta el servilismo, al tiempo
que luchan por el dominio.

*Seducción *- las personalidades encubiertas agresivas son expertas en
encantar, alabar, adular o de apoyar abiertamente a otros a fin de conseguir
bajar su defensa y rendir su confianza y lealtad. Los agresivos encubiertos
son también en particular conscientes de que la gente que es hasta cierto
punto emocionalmente necesitada y dependiente (y esto incluye a la mayor
parte de personas que no tienen desórdenes de personalidad) quiere la
aprobación, tranquilidad, y más que nada, un sentido de ser valorado y
necesitado. Parecer ser atento a estas necesidades puede ser el boleto de un
manipulador para obtener un poder increíble sobre otros. [...]

*Proyectando la culpa (culpando a otros)* - las personalidades Agresivas
siempre buscan un modo de cambiar la culpa por su comportamiento agresivo.
los agresivos encubiertos no son sólo expertos encontrando cabezas de turco,
son expertos en hacerlo en forma sutil, dificil de detectar.

*Minimización *- Esta táctica es una clase única de negación conectado con
la racionalización. Usando esta maniobra, el agresor intenta afirmar que su
comportamiento abusivo no es realmente tan dañino o irresponsable como
alguien podría reclamar. Esto es la tentativa del agresor de hacer convertir
una montaña en un hoyo de topo.

He presentado la principales tácticas que usa los agresivos encubiertos para
manipular y controlar a otros. No son siempre fáciles de reconocer. Aunque
todas las personalidades agresivas tiendan a usar estas táctica, los
agresivos encubiertos generalmente los usan hábilmente, de manera sutil.
Alguien tratando con una persona encubiertamente agresiva tendrá que
aumentar la sensibilidad de nivel visceral frente al uso de esta táctica si
quieren evitar ser sus víctimas.
[...]

Algunas de las debilidades que nos hace susceptibles a personas "agresivas encubiertas" (personas que son agresivas pero no lo aparentan a simple vista) son...

1. La ingenuidad.

2. Ser demasiado concienzudo. Pregúntese a sí mismo si usted es de
esas personas que es más dura sobre si misma que sobre cualquier otra
persona. Usted podría ser el tipo de persona que está muy dispuesta
de darle el beneficio de la duda a un manipulador. Cuando ellos hacen
algo que le duele, usted está muy listo para ver su lado de las cosas
y muy dispuesto a culparse a sí cuando ellos van al ataque.

3. Poca confianza en sí. Usted podría ser una de esas personas que es
demasiado dudosa e insegura crónicamente de su derecho de seguir con
su querer y necesidad legítima. Podría faltarle confianza acerca de
su habilidad de enfrentar conflictos directamente y de resolverlos
efectivamente. Si es así, puede terminar prematuramente el pelear
(asertivamente) y también de ir a la defensiva cuando se encuentre
enfrentada por una personalidad agresiva (manipuladora)

4. Racionalización. Justificar o dar excusas en pro al manipulador.

5. Dependencia emocional. Puede tener características de una
personalidad sumisa y tener miedos profundos de independencia y
autonomía. Entonces, usted podría ser el tipo de persona que le
atraen más personalidades que parezcan confidentes, independientes,
agresivas. Después de que usted se involucra en una relación con
ellos, usted tiene la tendencia de permitir que dichas personas tomen
control de usted por miedo de que si usted les enfrenta, usted podría
ser "abandonada". Entre más emocionalmente dependiente sea usted de
otra persona, más vulnerable es de ser explotada y manipulada

Anónimo dijo...

Hola, no , no creo que yo jugara al mismo juego, yo simplemente pensaba que era obvio que lo que el decia era falso y por tanto no creia que fuea necesario defenderse, por eso digo que me estallo, de hecho, me estallo,años después, o lo menos es cuendo lo ví y lo sufrí. Vamos que no sabía lo que estaba pasando amis espaldas. Pero lo malo, es que eso esta hacho, ¿cómo lo remedio tarde, demasiado tarde?

navegante dijo...

Bueno, más vale tarde que nunca... Si la comunicación abierta para remediar las cosas no se aplica a tu caso, tal vez por lo menos puedes leer algo para sanar tus heridas. Por ejemplo, "El Drama del Niño Dotado" de Alice Miller.

rebeca dijo...

rtgwTW3T3

Anónimo dijo...

Me gustaria saber por qué en algunos sitios se dice que la familia del narcisista no cubre sus necesidades afectivas, no le da los cuidados que necesita el niño para desarrollar una sana autoestima y en otros sitios se dice lo contrario, es decir, que el narcisismo surge de un exceso de protección al niño por parte de la familia, de tratar al niño como a un rey, dandole todos los caprichos que demanda y haciendolo el centro de atención de toda la familia...

¿cual sería el origen del narcisismo entonces?

En el caso de la psicopatia subclínica (aunque yo personalmente no puedo distinguir bien un trastornado narcista y un psicopata subclinico puesto que hay muchas caracteristicas que coinciden: impulsividad, falta de empatia, irresponsabilidad, egocentrismo,mentiras compulsivas...)influye la familia o el psicopata nace incluso en una familia sana?

En el caso de que sea la capacidad para sentir culpa o remordimiento la diferencia por antonomasia entre un trastornado narcisista y un psicópata ¿como podemos saber si su manifestación de arrenpentimiento obedece a un trastorno narcista, es decir, es sincera, o simplemente es otra mentira compulsiva, sea narcisita o picopata compensado?

navegante dijo...

Sobre el narcisismo:

Dándole todos los caprichos que demanda y haciéndolo el centro de atención de toda la familia no necesariamente se le está dando al niño lo que necesita en términos afectivos para el desarrollo de una personalidad sana. Por ejemplo, un exceso de protección puede ser derivado de una disfunción narcisista de la familia, donde los padres se ven obligados a sobre proteger al niño por un miedo inconsciente que no necesariamente tiene que ver con el niño y que más bien viene de una disfunción narcisista de los padres. Un niño sobre protegido podrá tener problemas para establecer límites en sus relaciones (o para discernir cuando está sobrepasando los límites de otra persona) y tendrá por ende, problemas de narcisismo.

El libro "La Familia Narcisista" (autores Stephanie Donaldson-Pressman, Robert M. Pressman) ilustra bastante bien el origen del narcisismo. Exixte una forma encubierta de disfunción y es la que se puede encontrar en los niños que crecieron en familias aparentemente normales, y donde los mismos niños afirman al ser adultos de que más bien recibieron mucha afección. Es un mecanismo de disfunción insconsciente por la mayor parte y en la que no prevalece un tipo de afección correcto, siempre a costas del desarrollo sano del niño porque siempre están las necesidades de los padres por encima de las de los niños, aunque sea inconscientemente. Lo siguiente es una cita del libro:

[inicio]Una Vista Más Amplia
Las relaciones entre las experiencias de la infancia y su efecto a veces permanente en el comportamiento adulto, han fascinado a observadores del comportamiento humano durante mucho tiempo. De un particular interés ha sido el impacto de la familia de origen de una persona en el desarrollo personal. En esta última década, el concepto de “hijos adultos de padres alcohólicos” (ACOA [N. de T.: en sus siglas en inglés]), nos ha ayudado a entender los efectos casi previsibles de haber sido criado en un sistema familiar alcohólico. Como terapeutas, muchos de nosotros hemos trabajado durante años con individuos que sufren de lo que parecía ser una baja autoestima imposible de cambiar, o una incapacidad para sostener una relación íntima y/o caminos bloqueados en la comprensión del ser de uno mismo. El concepto de “hijos adultos de padres alcohólicos”, abrió una nueva puerta para la comprensión de estos problemas. Terapeutas-autores como Woititz, Black, Gil, y Bradshaw (entre otros) han dado imágenes vívidas de cómo las personalidades de los hijos están moldeadas de una manera especial por la familias alcohólicas.(1) Los textos que se han producido sobre este tema, han esclarecido un camino mucho más amplio para la recuperación de hijos de padres alcohólicos. También ha crecido la sensibilidad de los terapeutas en cuanto al impacto de la crianza en una familia alcohólica en el desarrollo de la personalidad. En una época, los terapeutas pocas veces hacían preguntas directas en cuanto al comportamiento que tenían los padres de los pacientes cuando bebían. Hoy en día, estas preguntas ya se exploran de manera rutinaria en una entrevista inicial de evaluación.
Recientemente, un nuevo grupo de textos se ha creado. Sobrevivientes de abusos han escrito libros, tanto para focalizar la atención en la devastación causada por el abuso físico y sexual, pero también para dar una validación y una guía a otros sobrevivientes, ya sean hombres o mujeres. Laura Bass y Susan Davis, han articulado el trauma del abuso sexual, así como las técnicas que ayudan a la recuperación. Su texto, es un texto de referencia que se llama “El Coraje de Curarse” [N. de T.: “The Courage to Heal”]. Mientras que Steven Grubman-Black fue uno de los primeros que atacó el mito de la invulnerabilidad de los hombres ante el abuso sexual, en una narrativa conmovedora que se llama “Niños Rotos / Hombres Que Reparan” [N. de T.: “Broken Boys / Mending Men”](2). De hecho, muchas librerías ofrecen muchos más libros de auto ayuda para estos sobrevivientes, que libros para hacer dieta. Y, hasta este momento, es algo básico en la industria editorial.

Vínculos en Común

En nuestro trabajo en los Estados Unidos, en el Centro Psicológico de Rhode Island, junto con el beneficio de trabajar con hijos adultos de padres alcohólicos y con modelos de abuso, llegó una especie de confusión. ¿Qué pasa con individuos que tienen los mismos rasgos que los hijos adultos de padres alcohólicos, pero cuyos padres ni los violan, ni les pegan? Es verdad, hubo una disfunción en sus familias, pero el vínculo que los une fue más elusivo. Entre hijos adultos de familias disfuncionales, pero no alcohólicas o no ofensivas, encontramos un cuerpo de rasgo de personalidades previamente identificados con el modelo de los hijos adultos de padres alcohólicos. Esto incluía, por ejemplo, una depresión crónica, una indecisión, una falta de confianza en sí mismo.
Dentro de la población, encontramos unos rasgos de comportamiento en común, como por ejemplo una necesidad crónica de gustar, una incapacidad para identificar sentimientos, necesidades, deseos y una necesidad de validación constante. Este grupo de pacientes sentía que se merecían todas las cosas malas que le habían sucedido, mientras que las cosas buenas que les habían sucedido eran probablemente errores o accidentes. Tenían muchas dificultades para ser asertivos y privadamente sentían una especie de rabia penetrante, la cual tenían miedo que saliera a la superficie. Se sentían como tigres de papel, por lo general muy enojados, pero muy fácil de derrotar. Sus relaciones interpersonales se caracterizaban por falta de confianza y sospecha al borde de la paranoia, intercambiados -a veces- con episodios desastrosos de una apertura y confianza total y falta de juicio. Se sentían crónicamente insatisfechos, pero estaban llenos de miedos de ser percibidos como caprichosos o quejumbrosos, si expresaban sus verdaderos sentimientos. Muchos de ellos podían retener su rabia por períodos extremadamente largos, pero luego explotaban en asuntos relativamente insignificantes. Tenían un sentimiento de vacío e insatisfacción en cuanto a lo que lograban. Esto también se encontraba entre individuos que podrían haber sido vistos como muy exitosos. La lista de gente incluía a profesionales que estaban obsesivamente envueltos en sus empresas, pero que eran incapaces de lograr algo en un nivel en el cual alcanzarían una cierta satisfacción. En las relaciones, estos individuos se encontraban en repetidas situaciones sin salida.
Dado que estos síntomas fueron tan bien definidos en los textos populares sobre los hijos adultos de padres alcohólicos, le pedimos a algunos individuos de familias disfuncionales no alcohólicas, que leyeran estos libros como si fueran este caso de personas, como por ejemplo el libro “Hijos adultos de alcohólicos”, escrito por Janet Woititz o el libro “Haciendo crecer la pena” [N. de T.: “Outgrowing the Pain”] de Elianna Gil.(3) Los clientes volvían identificándose de alguna manera con ese síndrome, pero no del todo con los ejemplos de padres que bebían o que eran brutales. Algunas cosas en el modelo sonaban a verdad -por ejemplo: negar los sentimientos, el sentirse vacío, el hecho de tener modelos recurrentes inefectivos de interrelación personal-, pero todo esto no era suficiente para que los pudiesen ayudar.
Mejorando el Sistema Antiguo
Hicimos dos cosas para tratar con las discrepancias entre los ejemplos de los rasgos de personalidad sobre las causas de los hijos adultos de [padres] alcohólicos y las experiencias verdaderas de nuestros clientes. Primero, al leer los libros de autoayuda, les pedimos a los clientes de familias no abusivas y no alcohólicas, que reemplacen la palabra “alcohólico” o “abusivo” por “disfuncional”. Segundo, les aseguramos a estos clientes, cuyos recuerdos de la infancia todavía eran muy vagos, que estos libros que les recomendábamos iban a serles de mucha ayuda, a pesar de que las experiencia personales no parecían corresponder exactamente a sus descripciones.
Las substituciones y aseguramientos ayudaron. De este modo, al reconocer que los términos tales como “hijos adultos del alcoholismo” o “del abuso” eran demasiado restrictivos, los textos comenzaron a cambiar. Variaciones de términos que no se limitaban a referirse a un tipo específico de disfunción (por ejemplo “hijos adultos”) comenzaron a aparecer. La misma pregunta, sin embargo, siguió rondando: ¿Qué es lo que pasa realmente en estas familias, que causa estos problemas psicológicos en común, que antes catalogábamos como rasgos de hijos de adultos de padres alcohólicos? La pista principal fue que, en la ausencia del abuso con el alcohol, otras formas de padres disfuncionales parecían producir los mismos síntomas, por ejemplo: en el incesto, el abuso físico, la negligencia emocional o la ausencia física.

Un Punto de Vista Emergente

Cuando comenzamos a tratar de rastrear los rasgos en común que comparten los sistemas parentales de los sobrevivientes, identificamos un modelo de interacción que hemos llamado “la familia narcisista”. Sin importar la presencia o la ausencia de un abuso que se pueda identificar, hemos encontrado un rasgo pervasivo, presente en todas las familias: la necesidad del sistema parental de tener la prioridad por sobre las necesidades de los niños.
Hemos hallado que, en la familia narcisista, las necesidades de los niños sólo son secundarias con respecto a la de los padres, pero por lo general son problemáticas para estos últimos. Si uno quiere rastrear la familia narcisista en cualquiera de las escalas del desarrollo bien conocidas (como por ejemplo la de Maslow o la de Ericsson), uno ve que las necesidades más fundamentales del niño, aquellas de confianza y seguridad, no están satisfechas.(4) Además, la responsabilidad de la realización de estas necesidades, cambia del padre hacia el hijo. En esta situación familiar, el niño debe ser reactivo a las necesidades de los padres, en lugar de ser lo que corresponde, es decir, que los padres deben responder a las necesidades del niño. De hecho, la familia narcisista está consumida en tratar con las necesidades emocionales del sistema parental.
En la familia narcisista se contrata a los niños en el proceso de satisfacer las necesidades de los padres. En una familia en la que el padre es un adicto a la cocaína, tanto la esposa como los niños bailan alrededor del padre para no inducir conflictos. Cuando la mamá está al borde de la locura, hay una especie de danza similar entre el esposo y los niños. En una familia incestuosa, los niños son protegidos del atacante, quien nunca se confronta con el esposo o la esposa. El esposo o la esposa de un padre con traumas, pone toda la energía en sostener el status quo y en enternecer o ablandar a su pareja, todo esto perjudicando a sus niños.
En la familia narcisista, el comportamiento del niño está evaluado no en términos de lo que dice sobre lo que él o ella esté experimentando o necesitando, si no en su impacto en el sistema parental. Por ejemplo, en una familia saludable un niño que recibe una mala nota en un boletín, alerta a los padres acerca de la presencia de un problema. La situación es luego examinada en términos de las necesidades del niño y de su desarrollo. Por ejemplo: ¿el trabajo es demasiado duro? ¿El niño está bajo stress? ¿Necesita ayuda: un tutor, apoyo o algo así? En la familia narcisista, sin embargo, el mismo problema es examinado en base a las dificultades que esto presenta para los padres. Por ejemplo: ¿El niño es desobediente, haragán, avergüenza? ¿O quizás está buscando sólo una atención excesiva?
En este ejemplo, la familia saludable reaccionaría expresando una preocupación por los sentimientos de niño, presentando su mala nota, no como una falla personal, sino como un problema que debe ser resuelto. En la familia narcisista, sin embargo, las reacciones de los padres le indican al niño que sus sentimientos tienen una importancia limitada o ninguna importancia en lo absoluto. [En este caso] el niño no TIENE un problema, él ES un problema. Yendo un poco más lejos, el niño no tiene necesidad (por ejemplo, de un tratamiento para la dislexia, para la ansiedad, una tardanza en el desarrollo, presión, etc.), si no que se le pone una etiqueta (haragán, holgazán, estúpido, el payaso de la clase, disparate, etc.) Las consecuencias de las acciones de los niños en los padres, son de una importancia primordial. Con el tiempo, estos niños aprenden que sus sentimientos tienen un valor muy pequeño o hasta negativo. Comienzan a desprenderse de sus sentimientos, a perder el contacto con ellos. Por lo general, esta negación de sentimientos es funcional para el niño, ya que expresarlos sólo alimenta el fuego. En lugar de entender, de reconocer, de validar SUS propias necesidades, estos niños desarrollan un sentido exagerado de su impacto en las necesidades de sus padres, de hecho, se convierten en un reflejo de las necesidades emocionales de sus padres. Las necesidades del padre se convierten en un blanco en movimiento en el cual el niño refleja un sentido de error o falla, sienten que ellos son los que se equivocan. Además, no llegan a aprender cómo validar sus propios sentimientos y cómo satisfacer sus propias necesidades. Con el tiempo, los niños sufren un adormecimiento semi-permanente de sus sentimientos. En la edad adulta estos individuos pueden no llegar a saber lo que sienten, excepto por ciertos grados de desesperación, frustración y insatisfacción.
[...]

Hemos evitado usar las situaciones extremas en cuanto nos fue posible. Los peores casos son relativamente fáciles de comprender. Si, por ejemplo, a un paciente le cae un balde de agua fría a propósito por parte de alguno de sus padres cuando es niño, no es difícil entender porque las heridas emocionales existen. Sin embargo hemos hallado que las historias que presentan los pacientes, por lo general son mucho más sutiles. No es necesario que el niño sea severamente abusado, para recibir un trauma. Hemos observado individuos cuya historia de la familia de origen no fue tan dramática, pero que sin embargo se ven seriamente afectados. Estos individuos provienen de familias narcisistas, en las cuales la disfunción fue pervasiva y, sin embargo, encubierta.[...] [fin]

En las próximas semanas publicaremos ejemplos de casos del libro donde esta disfunción es tan sutil que más bien las personas creen que tuvieron una infancia estupenda y que eran el centro de atención de la familia, pero sin embargo no tienen vidas satisfactorias y presentan algunas características narcisistas.

En cuanto a lo de psicopatía:

Un psicópata sí puede nacer de padres sanos y a pesar de los mejores esfuerzos de los padres, se presentan manifestaciones psicopáticas. Dicho esto, también es cierto que la familia e inclusive ciertos traumas craneales pueden influir en el desarrollo de personalidades patológicas.

Hay razones por las que se especula que la psicopatía heredada es a través del cromosoma X, lo que podría explicar la mayor incidencia de psicópatas en hombres.

En todo caso, también es cierto que la sociedad en la que crece el psicópata va a incidir en su personalidad. Hay algunos que nacen pobres y en familias criminales, hay otros que nacen en familias de banqueros y tiene la oportunidad de ir a prestigiosas universidades, para poner un ejemplo.

Con respecto a la duda de si el arrenpentimiento es sincero, sí, es un gran problema... Se necesita de mucha experiencia en el área y de un equipo de investigadores en el tema para poder recibir retroalimentación y consultar recíprocamente. Inclusive autoridades como Robert Hare y Hervey Cleckley explican como fueron timados por el encanto del psicópata, aún cuando tenían una gran experiencia en el área. Una buena guía es ver las acciones y no las palabras... por sus frutos los conocereís. Algunos literatura al respecto puede dar una mejor idea de la problemática:

Sin Conciencia, de Robert Hare
Snakes in Suites, Robert Hare y Paul Babiak
The Sociopath Next Door, Martha Stout
Mask of Sanity de Hervey Cleckley (este libro está disponible en la web, en inglés).

Esperamos actualizar el blog con las últimas inquietudes, publicando algunas citas útiles y casos clínicos.

:)

blanca dijo...

Hola,

Tengo 30 años y una madre que reconozco como narcisista, según he podido saber a través de mi psicóloga y de todo lo que leo a raíz de acudir a su consulta.

Es una persona a la que quiero mucho y con la que he estado muy unida durante años, aunque ha sido una realidad deformada porque el vínculo era grande pero la relación no era buena.

Puedo llenar líneas contando mi experiencia, de hecho había empezado y me costaba acabar porque son muchísimas cosas, así que seré breve y concisa en la medida en que pueda.

He leído algunos artículos sobre los efectos del trato narcisista a los hijos, cuando son pequeños, pero ¿qué hay de las personas que somos ya mayores y seguimos encerradas en una relación dañina con una madre? Es que es mi madre. Y no la odio. Si la odiara me resultaría más fácil.

La figura de la madre, tan valorada siempre...y yo me siento sumergida en un pozo del que quiero salir ¿qué hacemos las personas que queremos a alguien con esta patología? patología que se niega a reconocer.

Tener relación con ella es estar en tensión y guerra constante, sufrir sus cambios de humor, sus manipulaciones y chantajes, su actitud ofensiva, que ridiculice tus sentimientos, que infravalore tu trabajo o vida, que utilice como moneda de cambio las tareas propias de una madre para obtener todo aquello que requiere cuando ella lo requiere. Sin embargo ha hecho muchas cosas buenas por mí, como alimentarme, cuidarme cuando he estado enferma, comprarme ropa, libros, (aunque todas estas cosas las eche en cara). Otras cosas de las que ha hecho proceden más de una necesidad de compañía que otra cosa (está separada de mi padre y todas sus relaciones han sido y son tormentosas), como hacerme ser su confidente o "amiga".

Un ejemplo que me parece muy aplicable es como cuando tienes un perro y le das de comer, lo llevas al veterinario, lo paseas, etc, pero tb le tiras del rabo de vez en cuando y te divierte ver cómo se vuelve hacia ti molesto. Un día ese perro, cansado de que te estires del rabo, se vuelve hacia ti, no molesto, sino enfadado y te da un bocado. Entonces es fácil culpar al perro de agresivo y tomar medidas al respecto. Eso me pasa a mí, que he aguantado todo lo que me ha dicho o hecho, con más o menos templanza, hasta que un día no he podido más y he estallado. Desde ese día soy cruel, mala persona, egoísta, fría, calculadora...

Es que es inhumano vivir así. Y no tener relación con ella es vivir sin madre estando aún ella viva. Lo peor es que pasa el tiempo y se me olvidan las cosas malas y solo me acuerdo de lo bueno, de cuando ella no se comporta así. Pierdo la noción de por qué estoy enfadada y me siento culpable por abandonarla. Tengo encima la espada de Damocles en forma de culpa desde hace años y ella lo sabe.

¿Qué se puede hacer?? Mi psicóloga me aconseja alejarme de ella y la verdad es que hoy por hoy no encuentro otra forma de llevar mi vida. He intentado hablar de todas las formas posibles pero es imposible.

Tengo miedo a ser responsable de esta situación, a dejar pasar los años y retomar el contacto porque siempre tira este vínculo, y que una vez recuperado volvamos a vivir angustiosas situaciones. Me siento culpable por un lado y por otro me animo a mí misma a seguir adelante porque sé que las cosas no son como me son mostradas por su parte. Me resulta reconfortante, en las situaciones en que acuso esa culpa, pensar en que si mi madre fuera de otra forma yo no estaría intentando valorar lo bueno y lo malo, porque sin duda, lo bueno la compensaría. Así como se compensa la balanza en las relaciones que tengo con otras personas que también cometen errores, como yo, y que mantengo a mi lado como amigos, compañeros de trabajo, otros familiares...con los que no tengo problemas.

No sé. ¿Qué se puede hacer en mi situación? Me desespera ser una mujer adulta, resolutiva, responsable, madura y verme aniñada y vulnerable ante mi madre.
Un saludo y gracias.

navegante dijo...

No estas sola en estas decisiones, es una situación en la que los adultos hijos de narcisistas se pueden identificar fácilmente. Tu madre realmente suena realmente hasta perversa y es un dilema amar y no querer cortar la relación con ella.

Separarse emocionalmente de tu madre significa separarse de cualquier enlace con tu madre, de tu pasado y del rol de familia que sea doloroso o contraproducente. Es un proceso muy difícil en el cual tu terapeuta te será de gran ayuda. Sentimientos de separación siempre traen sentimientos de culpa, de desilusión, de ansiedad, vulnerabilidad, miedo de abandono, enojo, depresión, tristeza, desorientación. Te dan ganas de no tener esos sentimientos y tratas de imaginar algo positivo en tu madre, por lo que te da tristeza y hasta "envidia" de otros que tienen madres normales. También es normal que estés preocupada de sentirte enojada o egoísta, preocupada de que a tu madre le pase algo sin que las cosas se resuelvan entre ustedes. Estos y muchos conflictos más son normales durante la separación emocional con tu madre. Algunos ejercicios útiles son los siguientes:

1) Haz una lista de las ventajas y las desventajas de separarte de tu madre: En una columna lista todas las ventajas de dejar a tu madre emocionalmente y en la otra columna todas las desventajas. Cuando tengas una mejor idea de las ventajas y las desventajas potenciales, podrás escoger mejor el paso a seguir.
2)Cultiva las contradicciones. Identifica algunas contradicciones, que sean verdaderas pero opuestas entre sí. Particularmente aquellas contradicciones que tengan carga emocional, visto que son las que más nos dan oportunidades de crecimiento. Por ejemplo: Mi madre dio lo mejor de si, pero me hirió profundamente. Sé que no me hace bien seguir una relación con mi madre, pero aún así quiero la relación. Tengo tendencia a resistir nuevas experiencias, aún cuando sé que serán positivas y agradables. La fortaleza de este ejercicio no radica en resolver las contradicciones, sino más bien en la expansión de tu habilidad de tener más de una verdad al mismo tiempo. A veces la mejor resolución es el dejar a cada contradicción ser sin buscar una conclusión que niega la otra.

3)Permítete darte a ti misma, lo que tu madre no te dio, por ejemplo una despedida como "Sé que traté muy mal y que sufriste mucho. Mi comportamiento solo reflejaba mis debilidades. Ahora que te vas quiero disculparme. Quiero que te vayas de casa tranquila. Olvida todas aquellas cosas negativas que dije acerca de ti, no eran verdad. Todas aquellas veces que te dije, "has esto", "no lo hagas", "Deberías", "no deberías", siéntete libre de ignorarlas. Eres una adulta y es tu vida. Confío en que harás las decisiones correctas".

Aunque tu madre nunca te dirá esto, podrías por lo menos proveerte de lo que nunca recibirás simbólicamente al escribir esto en un diario, imaginándolo o meditando al respecto.

Para algunos adultos hijos de narcisistas, la opción más viable es romper todo contacto, por un período de tiempo o indefinidamente porque algunos narcisistas son tan abusivos que no hay otra opción. Pero aún en las circunstancias más saludables, tal ruptura dolerá mucho. Hay mucho más en esta temática que quisiéramos compartir contigo. Si puedes mantente en contacto que en los próximos días escribiremos más al respecto. :)

Saludos.

blanca dijo...

Hola de nuevo!

Ciertamente es muy doloroso estar en esta situación, en parte también porque de aquello de lo que me quejo son situaciones, circunstancias, hechos sutiles, encubiertos, prácticamente imperceptibles, lo que hace más difícil demostrar que se tienen argumentos objetivos. No sólo a los demás, sino a uno mismo ya que estos actos son tan cotidianos que parecen normales. Sobre todo cuando quien los realiza es tu primera referencia en la vida.

Cuando te has criado en una situación así, es difícil diferenciar lo que es y lo que no es un abuso. Mucho más cuando la persona que ejerce ese abuso sobre ti es la primera persona a la que vas a ir a quejarte, porque es tu madre y se supone, tu protección. Al manifestarle esa molestia, el proceso que sigue en respuesta es, tal y como escribís en un post que he podido leer, el siguiente: sentirse Ofendida, Negación, Minimización, desempeño del papel de Víctima, Avergonzar y crear Culpa.

Mi madre tuvo una madre que no la trató bien. Ella siempre ha acusado su falta de protección, su indiferencia, su autoritarismo, sufriéndolo en mayor o menor medida. Por supuesto pienso que esto tiene mucho que ver en su trato a nosotros. Somos dos hijos.

Yo me siento triste y aún algo confusa, pero con fuerza para avanzar. Mi hermano me preocupa más. Es menor que yo y aún vive con ella. Yo dejé de vivir con ella cuando tenía 19 años porque decidió marcharse a otra ciudad a vivir. Fue una decisión tomada en función de una pésima circunstancia económica, generada por otra parte por su mala gestión. Desde siempre, el denominador común en nuestras vidas han sido la inestabilidad y la inconstancia.

Mis padres se separaron cuando yo tenía 4 años, en una época en la que ser una mujer separada con un hijo significaba ser objeto de todo tipo de críticas y rechazos por parte de la sociedad, que aún no había aceptado el divorcio. En el proceso de separación se enamoró del que fue después padre de mi hermano. Esa relación duró 15 años y discurrió entre separaciones, discusiones y reconciliaciones varias. Era un amor-odio-ni contigo ni sin ti. Para ella fue muy difícil sobrevivir a esa sociedad y mantener a unos hijos, uno de cada padre. Sobre todo cuando el padre de mi hermano se desentendía de su manutención. Cosa que resultó intermitente hasta sus 8 años de edad, en que desapareció para siempre. Ella es una mujer con fuerza, hecha a sí misma independiente, con una gran sentido del olfato para los negocios pero con muchas ideas de "cuento de la lechera" y poca constancia para trabajar. Ha emprendido numerosas empresas con mucha ilusión, pero siempre fallaba algo, algo que siempre alegaba, era ajeno a ella. En casa disfrutábamos de pequeños periodos de entradas de dinero con otros más largos de carencias económicas. Cambiamos de domicilio en muchísimas ocasiones y había deudas que nos perseguían. En parte ella hacía lo que podía, dadas las circunstancias. En parte, con otras circunstancias no lo hubiera podido hacer mucho mejor.

A día de hoy sigue con la misma dinámica. Emprendiendo y abandonando. Generando gastos y deudas mientras consigue dinero con un movimiento económico-financiero hábil y sufriendo la carencia una vez ese dinero ha sido consumido. Hoy, cuando sus hijos ya son mayores de edad y la sociedad ya no influye en su vida. Con esto quiero justificar eso de que con otras circunstancias no lo hubiera podido hacer mucho mejor.

Como decía, se marchó a mis 19 años de edad a otra ciudad y yo me quedé a vivir con mi padre para continuar mis estudios de ingeniería. Carrera que, por cierto, ha resultado tener un precio muy alto para mí, ya que aún a día de hoy la escucho decirme "eres ingeniera gracias a mí", o "yo te he pagado esa carrera", o "mi obligación de mantenerte como madre terminaba a los 18. A partir de ahí has sido un parásito que no producías (dinero)". Todas estas cosas a pesar de haber estudiado duro para obtener, cada año, becas del estado para pagar matrículas, de trabajar los fines de semana, vacaciones, etc., para aliviar la carga que yo ejercía en mi madre al haber decidió estudiar y no trabajar (mi padre se encargaba de mi cobijo pero no participaba en otras formas, ya que estuvo en paro y no levantó cabeza desde entonces). Su idea era que yo hubiera trabajado desde los 18 y hubiera "contribuido" en casa. Señalo la palabra entre comillas porque insiste mucho en ese término. El día que presenté el proyecto en mi universidad, día de celebración familiar para el resto de mis compañeros, ella desde su cuidad (a 3 horas de la mía) me envió un sms en el que me daba la enhorabuena y añadía: "eres ingeniera gracias a mí".

El vínculo con mi madre ha sido siempre muy fuerte. Con ella, mi hermano y con su hermana e hija. Me recuerda a las viejas mafias italianas en las que la familia es aquello para y por lo que hemos nacido, aunque sea un nido de miserias. Se han ido gestando vínculos muy fuertes pero dañinos. Mi madre y su hermana eran como dos líderes en guerra por el poder pero de forma tácita, con intrigas y tramas urdidas clandestinamente pero con una relación cordial, incluso pasional, en presencia la una de la otra. Ambas dos son muy parecidas. A estas alturas mi prima, algo menor que yo, es una persona taciturna y distante, más preocupada por satisfacer a mi tía que por sí misma. Yo he podido alejarme de ese comportamiento aún no sé muy bien cómo. Mi psicóloga me dice muchas veces que con lo que he vivido no sabe cómo he podido salir "tan normal"...quizá porque tuve la oportunidad de tener otra referencia, mi familia paterna.

Mi hermano y prima no pueden disfrutar de lo mismo por desgracia. De todos modos aún espero con intriga y mucho miedo, que un día, salgan a la luz heridas internas que a día de hoy no puedo ver...en concreto me da pánico tener hijos ya que creo que esto es como un "núcleo psíquico muerto" (como leí en un sitio) que se transmite por generaciones.

Por eso decía que me preocupaba más mi hermano. Él sólo nos tiene a nosotras y aún es muy joven. Sigue formándose como persona y vive bajo el cobijo de mi madre; aún no está listo para independizarse. Ni tiene las referencias que tuve yo, ni aún cuenta con tantas experiencias vividas con ella para poder estar saturado. Yo intento ser cercana (aún en la distancia) y darle ese referente del que carece, pero sé lo difícil que es hacerle entender a alguien que lo que le da la vida también se la quita. Aún con todo él es consciente de que todo lo que vive no puede ser normal.

Siento que toda nuestra vida ha sido una farsa. Ella nos quiere y lo sé, pero ha carecido de un gran sentido de la responsabilidad, anteponiendo en numerosísimas ocasiones sus propias necesidades a las nuestras. En concreto, en lo que se refiere a las relaciones sentimentales. Ha sido una mujer libre, joven, que ha buscado el amor. Y tenía todo el derecho a ello. Ha tenido diferentes relaciones desde mi padre, pasando por el padre de mi hermano hasta el actual marido que tiene. Pero en esa búsqueda del amor, en primer lugar, ha convertido todas esas relaciones en tortuosas, perjudiciales, nocivas. De nuevo amor-odio. Eso derivaba en peleas, estados de ánimo pobres, ansiedad, mal genio, desatención de los deberes principales...con sus efectos colaterales como de nuevo deudas, inestabilidad, y estar más preocupada por su relación que por otras cosas.

Y en segundo lugar, sus hijos hemos sido testigos activos, siendo incluidos en sus ardides o simplemente haciéndonos partícipes de sus historias como si, en mi caso, yo fuera su "amiga". Siempre estaba preocupada por ellos, siempre se quejaba, siempre sufría, o simplemente los anteponía a nosotros porque estaba locamente enamorada y como decía ella: "esta vez voy a ser egoísta y voy a pasar por encima de lo que haga falta".

Ella nos cuidaba, nos atendía, nos cuidaba si estábamos enfermos, nos daba dinero para ir al cine, se reía con nosotros, íbamos de compras o a la pelu juntas, nos llevaba a la piscina de pequeños, bajábamos a tomar el sol a la playa...no sé...hacía cosas buenas también. Pero cuando digo que es todo una farsa me refiero a todas las veces que me sentaba al pie de su cama y pasábamos horas hablando de sus amores, de si eran buenos amantes, o buenas personas, o de lo que le habían hecho...o de sus negocios...yo creía que teníamos una relación genial porque mi madre y yo éramos amigas y teníamos una confianza que pocas chicas de mi edad tenían. Me gustaba saber tantas cosas de adultos desde pequeña. Me hacía sentir madura y merecedora de su confianza. Pero ahora me da mucha pena comprobar que todo lo hacía porque necesitaba de mi atención. Ella necesitaba hablar y simplemente yo estaba allí.

Ha sido muy duro vivir desestabilizada durante años, cambiándonos de casa, viviendo con el padre de mi hermano un día sí otro no, haciendo planes que nunca se cumplían, incumpliendo horarios de comidas, de entrada al colegio, viéndola perder los nervios porque un novio la había dejado por una chica más joven y perseguirlos en coche con mi hermano y yo dentro. Odiar que se levantara tarde tras una noche de fiesta cuando yo era pequeña, o al contrario, desear que se levantara cuanto más tarde mejor cuando ya era más mayor, para que nos dejara estar tranquilos en casa.

Actualmente y desde hace unos días he roto mi relación con ella. A pocas semanas de mi boda. Todo lo desencadenó una petición que en realidad era un mandato. Necesitaba apoyo económico, como tantas otras veces, para solucionar su situación. Yo llevaba tiempo agotada emocionalmente con ella. Tensa, en alerta. Llevaba tiempo pidiéndole que me escuchara. Necesitaba hablar con ella. Habíamos estado un año sin hablarnos y retomamos la relación porque la llamé para darle la noticia de mi boda y pedirle que viniera. Yo quería decirle qué me pasaba. Explicarle cómo me sentía. Por qué me hacía daño su actitud, sus reproches, su desprecio, su falta de emoción con las cosas que me sucedían. Por qué no podía soportar más sus gritos, sus cambios de humor. Que pagara conmigo un mal día en el trabajo, o que me llamara para contarme la última discusión con su marido sin importarle que yo estuviera en mi puesto de trabajo o cocinando para la cena. O que me dijera cómo hacer las cosas a su modo y si me negaba se desencadenara una disputa. Y sobre todo, no podía soportar más saber que su opinión de mí es que soy una persona cruel, egoísta y fría. Sólo por el hecho de no aceptar su manipulación.

Se negó a escucharme. Durante meses dejé pasar el tiempo esperando la oportunidad de sentarme y hablar con ella. Nunca hubiera recurrido al reproche. Intentaba pensar que lo hizo lo mejor que supo y que a nadie le dan el manual de instrucciones de madre. Pero tras negarme a firmarle un préstamo se desató la disputa. Y yo lo sabía en el momento en que me negué.

Por mail, y de la única forma que me era posible, le escribí mis sentimientos y le razoné por qué no le quería apoyar en su negocio. Le reproché su actitud conmigo, su mal hacer. Me enfadé mucho con ella por no escucharme y por hacernos llegar de nuevo a esta coyuntura. Le recriminé y sé que con mis palabras incluso llegué a ser injusta en algunos momentos. También le hablé de mi tristeza, de mi dolor por estar así, de la esperanza que aún me quedaba de recuperar la relación con ella, y convertirla en una relación sana.

Su respuesta fue una llamada para pedirme que no le escribiera nunca más porque "tenía cosas más importantes en qué pensar y la estaba hundiendo con toda la mierda que le quería echar encima". Le pregunté si eso era definitivo y me dijo que sí, que era una mala persona y que con todo lo que había hecho por mí, lo desagradecida que yo era. No hubo forma de explicarle jamás que valoraba todo lo que había hecho por mí y por mi hermano. Que alababa su fuerza para sacarnos adelante. Yo sólo le quería hacer ver que los deberes propios de una madre no pueden ser moneda de cambio para obtener de tus hijos todo lo que quieras. Y que era infeliz a su lado y necesitaba que reaccionara.

Pués bien, he pasado unas semanas muy malas pero ya estoy mejor. Aunque siento que aún me falta algo que me dé la claridad que necesito para alejarme emocionalmente de ella. Aún necesito quitarme este sentimiento de culpa de encima, esta tristeza. Necesito asumir de verdad que a pesar de haber vivido momentos buenos con ella, no siempre fue buena madre, no todo lo hizo por nosotros, y no le debo nada que signifique que yo sufra por ello. No sé cómo enfocarlo con mi hermano y no sé cómo le va a afectar en la vida. Me ayuda leer casos parecidos de otras personas, artículos sobre el narcisismo, etc. pero tengo pesadillas por la noche, me cuesta conciliar el sueño y lloro de vez en cuando.

Espero poder reconfortarme con vuestra opinión médica, ir curando el dolor que siento, tener una mejor perspectiva de todo y sentir lo que ahora sólo racionalizo.

Gracias por aportar esta ayuda y escuchar. Al final, he escrito más de lo que dije que escribiría...

Un saludo y muchas gracias de nuevo!

navegante dijo...

Gracias Blanca por escribir, tu historia es realmente conmovedora. Quisiéramos quitarte el peso y todo el dolor de encima y todo lo que nos has escrito seguramente será de ayuda para otra persona que como tú estará pasando por lo mismo. La muerte de una ilusión siempre conlleva mucho sufrimiento, pero no es un esfuerzo en vano porque tienes la oportunidad de basar tu vida sobre algo genuino y real.

Te aconsejamos de que sigas este proceso con tu terapeuta y te motivamos para que sigas escribiendo, aunque sea en un diario personal que te ayudará a procesar las emociones. Trata de recapitular tu pasado, dándole el amor y el respeto que le faltó a esa niña dentro de ti; tu puedes ser esa madre para ti, esa madre que tu madre nunca lo fue.

Hay varias opciones que puedes seguir, cada una con sus pros y sus contras. Puedes por ejemplo confrontar directamente a tu madre como ya lo has hecho en parte, y el riesgo radica en que puede ser emocionalmente estresante, puede conllevar a la rotura total de la relación e inclusive despertar el ánimo de venganza en tu madre, te puede conllevar a sentirte desilusionada o afligida. El beneficio sería de que te liberas del drenaje de energía proveniente de tener sentimientos no expresados, la otra ventaja es que te clarifica las opciones en cuanto a la relación con tu madre y te puede enriquecer al haber un balance en el control de expresión de tu infancia.

Hay muchas maneras de expresar tus emociones reprimidas. La confrontación puede ser verdadera o simbólica. Por ejemplo escribe todo, porque para aquellos que tuvieron pocas posibilidades de libertad de expresión de sentimientos, escribir puede ser sanador al permitirte expresarte libremente todas las aflicciones en una letra que no mandarás o en una conversación con un amigo/a de confianza o tu terapeuta. También evalúa tu madre en base a la libertad emocional que te otorgó, de qué tanto te valoró y apreció tu potencial, de qué tanto cultivó la comunicación abierta, de qué tanto cultivó la enseñanza de límites sanos entre ustedes, si cultivó la afección, la aceptación, si te amó, si te ayudó a apreciar tu vida interior y si te ayudó a hacer conexiones fuera de la familia, si te ayudó al proceso de tu desarrollo personal y si te dejó libre. Todo aquello que tu madre no te dio, tu misma te lo puedes otorgar, siendo esa madre para ti misma que tu madre nunca lo fue y nunca lo será.

Puedes perdonarla, pero teniendo en cuenta del que riesgo es que si el perdón es prematuro o forzado, te puede herir emocionalmente o ralentizar tu proceso de curación. También, el perdón puede representar una forma de negación y de racionalización de la realidad de parte tuya, y también puede significar de que te estás minimizando. Puede también conllevar a desilusión sobre ilusiones perdidas y expectaciones no cumplidas y NO puede prevenir futuros ataques o controles de tu madre. Las ventajas serían de que te ayuda a dejar ir el dolor y te ayuda a seguir adelante emocionalmente. Te puede traer mayor paz, energía y libertad. Puede abrir el camino a una aceptable relación con tu madre (pero a como suena tu madre, este podría no ser el caso), y el perdón te puede ayudar a aceptarte a ti misma.

Lo mismo si llegaras a aceptar a tu madre tal y como es y si esto es prematuro e inclusive forzado, te puede herir emocionalmente y quitarte el poder en tu propia vida. Puede también ser una forma de negación y racionalización y puede traer desilusión cuando dejas ir tus esperanzas de aceptar la realidad tal y como es.

Si rompes todo contacto con tu madre, el riesgo es que haya represalias por parte de tu madre, las cuales puedes prevenir tomando ciertas medidas de precaución, como privacidad (ya llevan un rato sin contacto, por lo tal vez represalias no sea el caso). Puede además traer sentimientos de culpa, deslealtad, aflicción y pérdida, los cuales has expresado en parte en lo que nos has escrito. No te sientas culpable, no es tu culpa, es más bien tu responsabilidad de vivir una vida plena y darte la oportunidad que tu madre nunca te dio. Las ventajas de romper todo contacto con tu madre es que te protege de más técnicas manipulativas de control, te provee de una distancia segura para sanar (proceso que llevará todo el tiempo que sea necesario) y además representa una elección que es menos costosa.

Eres una sobreviviente de una infancia traumática, de hecho algo del material de padres narcisistas provienen de especialistas en trauma. Necesitas todo el tiempo que sea necesario para sanar tus heridas. Tu terapeuta será de gran ayuda, lo mismo que conocer otros casos como los tuyos a través de libros por ejemplo, y siendo esa madre para ti que tu madre nunca fue.

Lo que ta pasó y cómo es tu madre no es tu culpa, pero es tu responsabilidad el seguir adelante y vivir una vida plena.

:) Saludos!

Estaremos publicando algunas citas de "La Familia Narcisista" en honor a todos aquellos afligidos con este fenómeno.

Anónimo dijo...

Cuando un padre le dice a un hijo de modo reiterado que no vale para una determinada actividad, que con él el futuro de la actividad se destruiría y sin embargo en las situaciones difíles recurre a él como "consiegniere" ¿qué tipo de mensaje está transmitiendo desde el punto de vista emocional?

navegante dijo...

Habría que tener en cuenta el contexto de la dinámica entre padre e hijo. Por ejemplo, ¿el hijo fue ha sido tratado reiteradamente como un bueno para nada? ¿El padre tiene problemas para aceptar sus propias limitaciones? Para saber mejor que contexto podría tratarse ver:

http://psicopatia-narcisismo.blogspot.com/2008/04/narciso-narcisismo-y-el-modelo-de-la.html
http://psicopatia-narcisismo.blogspot.com/2008/03/el-modelo-de-la-familia-narcisista.html
http://psicopatia-narcisismo.blogspot.com/2008/04/caractersticas-de-la-familia-narcisista_07.html

Es frecuente que el padre no pueda aceptar ayuda de otros y que quiera hacer todo él mismo, o simplemente puede pensar que él realmente es el mejor para esa labor. Podría en este último caso proyectar todo lo indeseado de si en su hijo inconscientemente, es decir sin darse cuenta de que está haciendo esto.

"[Es como] un prisma que refracta y distorsiona mensajes para evitar el intolerable sentimiento de vergüenza. Constantemente [se] proyecta en otras personas, las partes que no les gusta de si mismos. Comienzan a comportarse como si los otros tuvieran esas partes que no les gustan de si mismos y pueden hasta lograr que los otros se sientan como si tuvieran esas partes o sentimientos. Esto es un proceso INCONSCIENTE para tanto el que
proyecta como para la persona que sirve de receptor a la proyección.
Pero el receptor de la proyección termina sintiendo la humillación, el enojo, la vulnerabilidad, y el poco valor que [el que proyectó] no
puede tolerar. Si eres joven, dependiente o vulnerable, las partes proyectadas en ti pueden convertirse parte de tu propia imagen." [-Sandra Hotchkiss, Why is it always about you?", extracto]

Este es solo un ejemplo, no se puede dar una respuesta con poca información pero quizás leyendo los diversos artículos encontrarás la respuesta.

Saludos!

carolina perez dijo...

Hola soy víctima de una madre narcisista. Leyendo los comentarios me conmovió el caso de Blanca porque es muy parecido a mi vida. Antes de comenzar a contar mi experiencia quiero decir mi percepción es que esta patología es la cenicienta de la psiquiatría, porque es más fácil tratar a un esquizofrénico incluso a un al alcohólico (si este está dispuesto a rehabilitarse) que a este tipo de pacientes y sus familias. En el caso de mi madre ha acudido a montones de psiquiatras y ninguno ha sabido palear la situación incluso en muchos casos la han complicado dándole herramientas de teorías rebuscadas psicoanalíticas que ella ha utilizado para justificar sus conductas, porque una característica de estas personas es que son muy inteligentes. En fin tengo 36 años y desde que tengo uso de razón mi madre se ha comportado siempre de una manera conflictiva, egoísta e inestable. Estuvo casada con mi padre de quien se separó porque este enfermó y se quedó sin trabajo después de que la mantuvo casi 30 años ya que ella nunca tuvo un oficio o una profesión estable. Mi padre tiene otro tipo de personalidad patológica (personalidad dependiente creo) es una persona muy pasiva y con una autoestima muy baja y se dejó maltratar por ella toda la vida. Yo me fui de casa a estudiar a otra ciudad a los 18a pero la relación con mi madre ha sido muy difícil y conflictiva. Ella se ha peleado con todas sus amistades y con toda la familia. Al mismo tiempo es una persona muy carismática y extrovertida que sabe hacer fácilmente amistades pero por supuesto no las conserva. Su grado de crueldad es muy grande, en una oportunidad por una gran pelea que habíamos tenido amenazó (como hace constantemente) con suicidarse pero esta vez llegó al extremo de obligar a mi hermana menor a llamarme y decirme que finalmente se había pegado un tiro, que su cadáver estaba en la morgue y que a mi papá le había dado una crisis de su enfermedad. Enseguida por la voz de mi hermana supe que ella la estaba obligando a decir aquello. Cada vez tenemos una relación más lejana, de hecho vivimos en países diferentes pero incluso por teléfono es difícil porque es tu madre y aunque trates de distanciarte emocionalmente para que no te afecte, no puedes. Hasta hoy, ella vivía con mi hermana menor pero mi hermana ha decidido tomar las riendas de su vida y se va de casa a otro país a vivir con su novio. Ella tiene una mejor relación con ella pero el egoísmo de mi madre es tal que está haciendo el Show del chantaje del suicidio por la ida de mi hermana. Yo he tenido también por muchos años ayuda psiquiátrica para sobrellevar el problema, de hecho mi psiquiatra me decía que el cerebro de mi madre era como una oficina pública, que tenía todo para funcionar bien, pero no funcionaba. Lo que más me impresiona de su patología es la manera como se deja arrebatar por estados de ira que no puede contener siempre por motivos absurdos e insignificantes. En esos estados de agitación se le ha llegado a inyectar un haldol y a continuación un Valiun y no le hacían nada. Ella está consciente que su vida es un caos y que no es feliz y por eso ha acudido a psiquiatras pero nunca reconoce que la fuente de los conflicto es ella, siempre son los demás los culpables. Me duele porque la veo sufrir y no la puedo ayudar mi psiquiatra me recomendó que me alejara y eso hice, pero me preocupa que va hacer de su vida, lo único que le quedaba era mi hermana y ella también se fue. Yo dentro de todo estoy bien porque he podido bloquear emocionalmente un poco la angustia y trato de llevar una vida normal, y cuando está tranquila hablo con ella y cuando no, no le contesto llamadas o correos, pero es difícil vivir así. Leí por allí que los fármacos anticonvulsivantes tipo difenilhidantoina se estarían estudiando para utilizarlos en estos pacientes, ¿Qué podrían decirme al respecto? . Un Saludo

navegante dijo...

Desafortunadamente los medicamentos nunca podrán substituir el sentido de responsabilidad en cada quien. Solo un sentido fuerte de responsabilidad por los propios actos, aunque los hagamos "inconscientemente", puede ser la esperanza para una recuperación. Un fuerte sentido de responsabilidad es la clave para el recuperamiento. El siguiente es un extracto editado del libro “Myth of Sanity”:

"Al ser responsables de los propios actos, uno se arriesga, en oposición a poner el mayor valor en la seguridad personal, tanto física como emocional. (Si yo reconozco tener responsabilidad con mi hijo, amigo, ideas, comunidad - entonces tengo que dar la cara. Tengo que hacer o sentir algo que me podría hacer más vulnerable). Los pacientes que ponen mayor valor a la protección de sí por sobre todo deberían ser candidatos a fracasar en el tratamiento, aún cuando tengan, un deseo ambivalente de querer deshacerse de ciertos rasgos negativos.

Una mentalidad de protección de sí por sobre todo lo demás, podría expresarse en muchas formas. Una de las más comunes es la de evitar actuar y ser dependiente en alguien más o ser dependiente a una serie de reglas. Otra de las comunes es la de estar preocupados re-asignando la culpa y acciones y quejas que indican una falta de perspectiva a los problemas de uno con respecto a la de los demás.
Otra expresión común de este falta de perspectiva de los problemas de uno con respecto a la de los otros está reflejado en nuestra sociedad bajo el fenómeno popular de identificación a ser víctima. El identificarse con ser la víctima presupone la creencia de que hay un grupo finito de víctimas dentro de la población, y que uno es miembro o no de dicho grupo. El ser miembro (paradójicamente) es muy atractivo porque da, en primer lugar, un sentido de pertenecer, y por ende, un estatus especial, de simpatía y todas las consideraciones típicas que se dan a aquellos que han sido víctimas de predadores y aquellos que han sido lastimados.

El aferrarse a ver de esta forma a uno mismo y al mundo pueden mantener a un individuo engañado en su propia miseria. También, el identificarse con ser la víctima ciega a sus suscriptores al hecho de que - si, y de seguro, aunque unos más que otros - pero todos hemos sidos lastimados en un punto u el otro. Todos estamos juntos en estos.[...]

El permitir que alguien se identifique como víctima por un largo plazo, le roba a esa persona de un derecho humano importante, y es ese el de ser responsable por su propia vida.[Myth of Sanity, Martha Stout]"

La responsable de los sufrimientos de tu madre, es ella misma y tienes que tener en consideración que estas manipulaciones y sufrimientos puede que representen una vida "feliz" para tu madre aunque ella no lo admita. Es decir, sin tanto drama puede que su vida no tenga significado. Tu madre pareciera no poder cambiar, y entonces no está demás mantener una distancia y no ceder a sus manipulaciones que es así como aprendes a vivir una vida libre de manipulaciones.

Es comprensible que sientas compasión por tu madre, pero no le tengas lástima. No eres tu la responsable de sus miserias, es su modo de ser y hasta ahora pareciera haberle sido útil visto que ha recibido tanta atención energética (de una manera "vampirezca").

Invierte energías en TU felicidad y considera también que alguien en la rama de la psicología (y no tanto en psiquiatría) podría ayudarte a sobrellevar el dolor que sientes a causa de tu madre.

Un saludo.

Anónimo dijo...

Soy hija de padre psicópata, madre maltratadora psicológica. y hermano psicópata.
Mi suegra es perversa narcisista del tipo mártir y mi suegro es un manipulado-complementario. Y mi cuñado es perverso narcisista también.


He estudiado varios años y he podido observar en directo como se hacen los niños narcisistas.

No me creo que es un problema genético, Creo que la genética es el recurso fácil.

Veo constantemente cómo se hacen niños/as narcisistas. Lo explico:

El padre/madre o ambos narcisistas le reprenden por todo, les castigan o incluso les pegan (con miedo obedecen porque no saben hacerlo de otra forma).

No les educan en el cariño, en el respeto, en la sinceridad...

A los padres y/o madres narcisistas los hijos/as les tienen miedo porque como ya he comentado les regañan por todo. Es la forma por la cuál los padres recuperan su autoestima (se sienten importantes y con poder). Sube la autoestima de los padres a costa de la de los hijos.

Al regañarle o pegarle por todo lo que haga, el niño echa la culpa al que le venga mejor (la famosa "la culpa siempre es de otro". Muy típica en narcisistas.

Así comienzan a mentir. Y la mentira pasa a ser buena porque les libra del castigo. Así pues comienzan a utilizarla sistemáticamente por todo y comienzan a ver que resulta, tomándola como algo habitual y bueno.
La hipocresía va unida, si mienten a los demás se mienten así mismos y llegan a creerse sus propias mentiras como forma de vivir. Gana el mejor actor.

Por otra parte están los MIA (Mediocres inoperantes activos), a éstos niños se les ha regañado tanto por todo que llega un momento en que no hacen nada, no haciendo nada no eres responsable de nada (si haces te golpean física o psicológicamente), así pues no hacen nada de nada (así surgen los MIA).

También es un problema de copia de patrones de conducta: Si ven la mentira como normal comunicación entre padre y madre (o uno de ellos) pues la adoptan como normal y ellos imitan lo mismo que ven.

Tengo 40 años (importa para las referencias de edades que cito a continuación).

La generación de nuestros padres vivieron acontecimientos de necesidad y algunos vieron una salida fácil al engaño como forma de conseguir (igual que ahora muchos niños).

Por otro lado ésto en la sociedad siempre ha estado presente, sólo que ahora lo podemos estudiar más profundamente y antes no.

Los niños de hoy tampoco tienen una educación con respeto y cariño.
Si no se respeta al niño (los padres narcisistas no les respetan lo más mínimo) no se puede pedir que los niños respeten algo, si sus propios padres no lo hacen con él.

Es una cuestión de educación.
Hoy se tienen niños "educados" desde casi bebés en guarderías.

Pongo un ejemplo que resulte sencillo de explicar:

En la guardería entra un niño/a y coge un juguete ¿y qué ocurre?, que hay muchos que van a arrebatarle algo que para él tiene mucho valor, es su posesión, aunque sea por poco tiempo. Cuando otros niños se lo ven tratan de quitar el niño opta por varias conductas:

1.- O bien agrede a los otros que se lo quieren quitar.
Si hace ésto en la guardería le regañan (no siempre, pero así sucede). Luego para él no es lo válido.

2.- Opta por llorar. Como muchos niños en ese momento (quizá puede que alguien le socorra en ese pequeño duelo por el juguete).

3.- Opta por el engaño.
Con el engaño comienza a practicar, lo ve en otros y aprende lo mismo, al igual que lo aprendió antes de sus padres narcisistas. Un narcisista es básicamente alguien que finje ser lo que no es (que engaña). Así que ésto es lo más fácil para él de hacer, ya lo conoce.

Así se hacen los perversos narcisistas. En función de la enseñanza en la infancia (hasta los 6 años) es básica educación adecuada. Fomentar el apego, las emociones atentas de los padres para con el niño....(eso que carecen los narcisistas).

Pero no la hay porque los padres (uno o ambos) son narcisista/as. El niño copiará modelos también.
De uno o de otro.

Si no le enseñan respeto, amor, verdad...no la conocerá y las buenas cualidades que existían en el niño habrán sido anuladas debido a los regaños y castigos.

navegante dijo...

Sí, en el área del narcisismo hay sin duda un gran rol de la sociedad y de lo que "se adquiere" de ella. De hecho es por esto que separamos el blog en dos secciones "hijos de familia narcisista" y "psicopatía". En esta sección de "hijo de familia narcisista" hay un gran rol de la sociedad como tu bien lo explicas.

Sin embargo hay que tener presente otras experiencias y estudios para tener un panorama claro. En casos de narcisismo maligno y/o psicópata, puede no haber nada en la sociedad inmediata donde crecen, ni en la familia para que una persona desarrolle comportamiento psicopático. Así como puede haber personas normales en familias donde el padre es un psicópata y la madre está psicológicamente maltratada. Escuchamos de personas sanas que vienen de familias patológicas.

La herencia pareciera estar implicada con el cromosoma X. Esto explica porque es raro que haya mujeres con tales rasgos. Hay que tener en cuenta el gran espectro de la psicopatía y el narcisismo, manteniendo una mente abierta a otros aspectos de la patología. A parte de experiencias, cabe mencionar los estudios que indican una diferencia genética u "orgánica":

Acoustic Distinctions in the Speech of Male Psychopaths (Shirley M. Louth, Sherrie Williamson, Murray Alpert, Enrique R. Pouget, and Robert D. Hare. Journal of Psycholinguistic Research, Vol. 27, No. 3, 1998)

Brain potentials implicate temporal lobe abnormalities in criminal psychopaths (Kent A. Kiehl, Alan T. Bates, Kristin R. Laurens, Robert D. Hare & Peter F. Liddle)

Evidence for substantial genetic risk for psychopathy in 7-year-olds (Essi Viding,1 R. James R. Blair,2 Terrie E. Moffitt,1 and Robert Plomin1, Journal of Child Psychology and Psychiatry 46:6 (2005), pp 592–597)

The development of psychopathy (R.J.R. Blair,1 K.S. Peschardt,1 S. Budhani,1,2 D.G.V. Mitchell,1 and D.S. Pine1, Journal of Child Psychology and Psychiatry 47:3/4 (2006), pp 262–275)

EMOTIONAL WORD RECOGNITION AND FEMALE PSYCHOPATHY (Melissa D. Melvin, Florida State University (Arts & Sciences - Psychology)

Genetic and environmental influences on conduct disorder: symptom, domain and full-scale analyses (Heather L. Gelhorn, Michael C. Stallings, Susan E. Young, Robin P. Corley, Soo Hyun Rhee, and John K. Hewitt, Journal of Child Psychology and Psychiatry 46:6 (2005), pp 580–591)

The Language of the Psychopath (R. W. Rieber and Harold Vetter, Journal of Psycholinguistic Research, Vol. 23, No. 1, 1994)

A Taxometric Analysis of Psychopathic Personality (David K. Marcus, Siji L. John, and John F. Edens, Journal of Abnormal Psychology 2004, Vol. 113, No. 4, 626–635)

Esto solo es algo del material. En español: autores Vicente Garrido y Robert Hare.

Saludos y gracias por la contribución!

Anónimo dijo...

Sí yo distingo grados de malignidad.

Claro, si en familias normales hay un hijo psicópata, eso falla con lo que comenté y la genética podría ser la explicación.

El psicópata es el prácticamente invisible excepto para sus víctimas. Por lo que he visto en el caso de mi padre cuando lo descubres nadie lo puede creer porque su fama es de absolutamente santo, reconocen insistencia y algunas cosas más pero como parte de su forma de ser (que lo es), pero nadie ve la malignidad por ninguna parte.

La abuela de mi padre era perversa y su marido un manipulado.

Pero en mi caso veo perfectamente que su hijo (mi padre) superó en malignidad al de su madre con muchas creces, en sobre todo invisibilidad y nivel de daño.

Reconozco que el disfraz de mi padre roza la perfección y el grado de daño es terrible y premeditado, aunque lo que surge también lo aprovecha.

Nosotros (ahora mi propia familia, marido y dos hijas)somos víctimas (lo fuimos siempre), así que el acoso ha sido por parte de ambas familias (la de mi marido y la mía). Con mis padres llegamos antes al final del proceso y nos dimos cuenta de casualidad, leí:

http://www.el-refugioesjo.net/bib/edreira.pdf

Claro identifiqué todo perfectamente con mi padre, (tardé meses en asimilarlo, luego más tarde comenzamos a ver a los demás. Al descubrirles fue peor la intensidad y la rapidez de sus ataques. Fueron a la desesperada y a provocar la agresión física. (en ese punto estamos ahora con la familia de mi marido), con la nuestra ya pasó ese momento porque no nos vimos más.

Mi marido y yo no entendemos cómo nosotros no somos así. Rectificamos, pedimos perdón a nuestras hijas, vaya lo normal que no lo habitual por desgracia.

Yo le doy la interpretación de carácter, él alude a genética. Supongo que ambas son lo mismo.

Yo siempre me opuse a lo que creía injusto.

Mi marido trataba de esquivar a su madre y seguía haciendo lo que creía que debía con muchas dificultades.

Nuestras hijas no son narcisistas ninguna, piden perdón y especifican por qué, tienen compasión y demás...

Pensamos que hemos tenido mala suerte (aunque sea muy habitual), por sufrirlo en ambas familias. Pero también tenemos suerte porque mi propia familia permanece intacta, es decir, no hay hijos de por medio que es mucho peor (entre marido y mujer).

Lo que sí he podido ver es que nuestros papeles los adquieren nuestras hijas (es decir las nietas) y por ambas partes. Mi hija mayor se parece a mí, entonces ella es la estigmatizada por la familia de mi marido. Encambio como nuestra hija pequeña se parece a mi marido es la estigmatizada por mi familia.

Un saludo y muchas gracias por el comentario y enlaces.

navegante dijo...

Gracias a ti por compartir tu experiencia. Alguien más podrá identificarse con lo que has pasado y tendrá esperanzas de seguir adelante en una familia sana :)

Saludos!

carolina perez dijo...

Es curioso, cuando te pones a ver las crianzas de estas personas (narcisistas), no encuentras una causa concreta del inicio del desorden de su personalidad. En el caso de mi madre, su padre era un hombre muy estricto sobre todo con las mujeres de la familia a quienes no dejó tener una adolescencia normal (incluyendo a mi madre) porque estaba obsesionado con que cualquiera las podía violar o que quedasen embarazadas, es decir hubo una sobreprotección que en el caso de mi madre interpretaría en la estructura patológica de su personalidad narcisista como que era una “persona muy especial para recibir esa sobreprotección”, otras tres hermanas son completamente normales, sin embargo en los varones si se detectaron otras patologías, como personalidad sociopática y pedofilia. Es decir que de nueve hermanos con la misma crianza, criados por una persona muy neurótica (que sin embargo les dio mucho amor y le inculcó muchos valores) salió un abanico de patologías graves incluyendo una persona con patología narcisista.¿ Entonces hasta que punto un niño con cierta propensión a desarrollar una personalidad narcisista, lo crías en un ambiente donde favoreces esta patología (que no necesariamente es el maltrato y la crianza de padres narcisistas) donde de alguna manera inconsciente, los padres de este niño alimenten esta conducta?. Mi vida ha transcurrido entre observar las perversidades y crueldades que ejercía mi madre contra otras personas (especialmente su familia y pareja) y sufrir y seguir sufriendo directamente en mis propias carnes su crueldad y falta de empatía. La compasión es una palabra de la que no conoce su significado y estoy convencida que así se quede completamente sola, nada le hace más feliz en este mundo que humillar, maltratar a las personas a su alrededor y vivir en un eterno conflicto. Sin embargo mi hermana y yo somos perfectamente normales, no somos conflictivas, tenemos relaciones de parejas armónicas y tranquilas. Es decir no desarrollamos esta patología.
He sufrido también muy de cerca otro caso de narcicismo, pero en este caso de mi cuñada (me persiguen) En el caso de la familia de mi pareja, tres hermanos, los tres también muy distintos, los padres (mis suegros) yo diría más muy pasivos, quizás permisivos, pero eso si muy cariñosos y también trataron de inculcarles respeto y valores morales a sus hijos. ¿Qué pasa? Que la niña era desde pequeña muy conflictiva, caprichosa, todo lo que pedía había que dárselo porque sino la niña entraba en “estado de crisis” y los padres para callarla o calmarla le daban todo lo que pedía. Consecuencia, hoy en día ella es una persona conflictiva, egoista con problemas de pareja, ha tenido problemas con compañeros de trabajo y no sabe manejar la frustración. Mi pareja y yo cortamos relaciones con ella porque nos hizo la vida imposible. Este es otro caso donde la crianza de los padres no sé hasta qué punto contribuyó a desarrollar este tipo de patologías y si además existe una parte orgánica y genética que tenga un peso específico en estos casos. Por otra parte como los niños no vienen con un manual debajo del brazo ¿Cómo saber cuándo una familia o unos padres no están reforzando estas conductas ya predeterminadas en un niño y si hay alguna manera de evitar que se desarrollen?
Gracias por la respuesta a mi anterior comentario, definitivamente me convenció que sí, que es feliz viviendo de esa manera, así que poco hago con tenerle lástima.

navegante dijo...

Hola Carolina, es un punto muy interesante el que traes. Idealmente uno debería de tener un conocimiento psicológico tal de sí que permitiría el trabajo sobre los diversos rasgos narcisistas en sí para favorecer un buen ambiente para la crianza de los hijos. Todos tenemos rasgos narcisistas en algun grado u otro (ver por ejemplo las entradas de esta sección de "familia narcisista"), pero en un ambiente sano uno estaría en grado de lidiar inclusive con los diversos traumas a los que estamos sometidos en esta sociedad al procesar el trauma con nuestros padres, sin negarlo, minimizando así los efectos que el trauma tiene sobre nuestra personalidad. Para que un padre ayude a su hijo, tiene que ayudarse a si mismo primero porque como has dicho, muchos de padres alimentan ciertas conductas de una manera inconsciente. Conociéndose a si mismo, trayendo lo inconsciente a lo consciente, se pueden trabajar muchos rasgos narcisistas para así contrarrestar toda "alimentación inconsciente de conductas para con los niños". No es una labor fácil, se da la tendencia a "negar" ciertos aspectos porque tendemos naturalmente a defender nuestras heridas. Una lectura muy útil al respecto está disponible vía http://quantumfuture.net/sp/pages/programas.html
que dice así:

“Vamos a hablar hoy acerca de los programas y cómo los obtenemos y nos afectan a través de nuestras vidas amenos y hasta que aprendamos acerca de ellos, los examinemos, y tratemos con ellos cognitivamente.

“A medida que un infante se desarrolla, la naturaleza de sus experiencias de ‘momento por momento’ cambia en términos de intensidad (afecto / emoción). Durante periodos relativamente callados de baja intensidad afectiva, el infante absorbe todo tipo de información acerca de su medio ambiente – aprendizaje cognitivo. Este tipo de aprendizaje no tiene un mayor impacto en el sistema motivacional del infante.

“En contraste, el infante tiene periodo de alta intensidad afectiva. Éstos están usualmente relacionados a experiencias de necesidad o deseo por placer o comodidad, o un deseo/necesidad de alejarse de algo debido a miedo o dolor.

“Estos periodos de alta intensidad afectiva involucran el infante en desarrollo en aprender acerca de sus relaciones consigo mismo y otros (incluyendo el mundo en general), y son las experiencias que ponen en su sitio los circuitos de memoria cargados de emoción en el cerebro en desarrollo.

“Las estructuras cargadas de emoción y creadas bajo altos estados de afección son el fundamento de los sistemas motivacionales – lo que el individuo considera importante para la superviviencia, cómo obtener lo que se necesita, cómo evitar lo que es doloroso o amenazante a al supervivencia.

“Obviamente, el concepto más “ideal” de uno mismo y de otros es “otro perfecto y proveedor, y uno mismo perfecto y satisfecho” y tales imágenes se forman en la mente del infante como resultado de experiencias satisfactorias.

“Experiencias frustrantes, por otro lado, involucran un concepto del otro como abusivo o privativo y a uno mismo como necesitado y sin ayuda.

“Un infante cuyo protector es generalmente atento y proveedor PUEDE internalizar imágenes de un “mundo allá afuera y otros en él” sádicos y privativos debido a experiencias de frustración temporal o privación.

“Al mismo tiempo, un infante cuyo protector es generalmente negligente o abusivo puede haber tenido accidentalmente experiencias satisfactorias en los momentos adecuados que pueden llevar a una imagen interna de un mundo y otros en él amorosos y proveedores.

“Pero en general, debido a la duración del tiempo de interacción, podría decirse que un infante tendrá preponderancia a un tipo u otro y puede haber compensación, aunque incluso ello depende de la naturaleza genética del individuo.

“Lo primero que queremos considerar es el problema de los muchos ‘Yos’, conocido en términos psicológicos como “difusión de identidad”.

“La difusión de identidad se refiere a la estructura psicológica caracterizada por la fragmentación en lugar de la integración de las representaciones de uno mismo y otros, uno mismo en relación con otros, que es internalizada durante los años de crecimiento de una persona.

“La mayoría de la gente sufre de difusión de identidad en mayor o menor medida. Este problema es el foco del libro de Martha Scout ‘El Mito de la Cordura’, donde habla acerca de la disociación y cómo la hace la gente cuando son niños como una especie de mecanismo de defensa, y luego a medida que lo hacen, se convierte en una especie de hábito.

“Sin embargo, una persona puede disociar en cualquier momento cuando están pasando por un periodo duro que pone mucha presión sobre las emociones y el pensamiento. La cuestión es, que una vez que lo haces, se vuelve más fácil de hacer la siguiente ocasión y la siguiente y la siguiente…

“Ver la televisión, películas, leer (¡sí!), pornografía, juegos video, lo que sea, son modos comunes de disociar o de tratar con el estrés.

“La difusión de la identidad se convierte en un problema cuando lleva a emociones de una falta de valores u objetivos o un “yo central”. Esto quiere decir que la persona va a través de la vida sin creencias, valores ni metas consistentes; no tienen un sentido claro de dirección; y lo que es claro para ellos está determinado únicamente por la situación en la que se encuentran. Son como veletas, cualquier dirección en la que el viento sople, giran y van hacia allá. Si están con un grupo que hace esto o aquello, lo hacen sin pensarlo porque eso es lo que todos están haciendo.

“Creo que todos ustedes pueden ver fácilmente que la difusión de identidad se manifiesta en mayor o menor medida en prácticamente todo mundo.

“A continuación quiero considerar lo que se llama “probar la realidad”.

“En términos psicológicos probar la realidad involucra tres elementos:

1. La habilidad (capacidad) de diferenciar entre el ser de uno mismo y lo que no es uno mismo.
2. La habilidad de diferenciar orígenes de estímulos y percepción internos de externos.
3. La habilidad de conectarse empáticamente con los criterios de realidad socialmente convencionales.

“Ahora, obviamente nos enfrentamos con algunos problemas aquí con esta definición “estándar” que considera teorías de realidad con las que tratamos que NO son parte de los “criterios de realidad socialmente convencionales”. Pero, dejando eso de lado, vamos a usarlo como un concepto general con el cual trabajar, siendo lo importante que una persona tenga la habilidad de “observarse a si mismo” de modo más o menos objetivo.

“Ahora veamos los Mecanismos de Defensa Primitivos, también conocidos como programas, topes o “la mente del predador”.

“Los mecanismos de defensa son modos que aprendemos para tratar con estrés o conflicto a medida que nos desarrollamos desde la infancia hasta la adultez.

“Algunos estreses son ocasionados por conflictos entre nuestros impulsos, nuestras emociones, y el “mundo real”. Uno de los más básicos es el estrés temprano que un niño puede experimentar cuando está hambriento (impulso) y no se le da de comer. O, tienen frío o mucho calor, o tienen dolor y no hay alivio.

“Más adelante, un niño puede querer una galleta (impulso) y se le dice “no, no hasta después de la cena”, y aunque el niño no está sufriendo de hambre, hay un impulso por la galleta que es negada. ¿Cómo aprende el niño a manejar este estrés? Esa sería una manifestación de un mecanismo de defensa que es primitivo (infantil) o adoptivo (el niño está creciendo y aprende a esperar.)

“Entonces, una persona crece con todo tipo de presiones en competencia tanto de adentro como de afuera. Hay todo tipo de presiones competidoras de los estados emocionales e impulsos relacionados, las barreras de la realidad “allá afuera”, e incluso barreras internalizadas cuando el niño ya ha aprendido que esto o aquello no está bien y controla sus emociones o impulsos (o trata de) a pesar de que están en conflicto. (El niño quiere galleta, sabe que comerla antes de la cena es malo, entra en batalla consigo mismo acerca de si debe o no tomarla…)

“A medida que una persona crece de un modo más o menos normal, se mueven de sistemas de defensa primitivos contra estreses a sistemas de defensa más maduros. Se vuelven flexibles e interactivos con su realidad y pueden hacer uso de razón, humor, subyugación de impulsos para beneficios a largo plazo (incluyendo coexistencia pacífica con otros, como la madre que no va a estar contenta si toma la galleta antes de la cena.)

“Sin embargo, en mucha, si no la MAYORÍA de la gente, todavía hay algunos mecanismos de defensa primitivos que quedan “atorados” en su psique porque fueron impresos en momentos de gran susceptibilidad emocional. (O vulnerabilidad impresa, como se discute en la Onda, aunque no estamos hablando acerca de eso específicamente ahora.)

“Siempre se puede reconocer un Mecanismo de Defensa Primitivo por su rigidez e inflexibilidad – el hecho de que no se adapta a la situación REAL a mano.

Estos tipos de programas se originan en los más tempranos años de la vida de una persona, principalmente el primer año, y son el resultado del infante tratando de manejarse ante la realidad externa.

“Las defensas primitivas se organizan a si mismas alrededor de la estructura más simple que es “se siente bien, es bueno / se siente mal, es malo.” Eso es todo lo que el infante realmente puede saber.

“Entonces, un mecanismo de defensa primitivo está presente cuando una persona continúa organizando las cosas de este modo: negro y blanco, bueno y malo, y demás.

“Otro aspecto del mecanismo de defensa primitivo es que el infante – siendo un infante – no tiene concepto de si mismo. Está indefenso y es totalmente dependiente de alguien más que satisfaga sus necesidades.

“Entonces, el infante aprende acerca de si mismo en relación con cómo el mundo allá afuera interactúa con él. Si se siente mal y no hay alivio de este sufrimiento, aprende a percibir al mundo y a si mismo como “malo”.

“PERO, y aquí está lo importante: el sustrato instintivo humano está biológicamente dispuesto para DEFENDER al organismo. Si el infante está teniendo malas experiencias que impactan sobre el cerebro, poniendo presión repetida y concertada sobre algunas estructuras neurológicas diciendo “malo, malo, dolor, miseria, sufrimiento,” etc… entonces el cerebro, en cierto punto, se colapsa y pasa a modalidad defensiva, compensando activando otras partes del cerebro para “equilibrar” la situación.

“Ocurre una división.

“En otras palabras, el estrés severo o prolongado causa una caída mental y éste es un mecanismo protector del cerebro humano biológico.

“Una teoría dice que cuando esto ocurre, es debido al hecho de que el cerebro no tiene otro medio de evitar daño físico a sus células debido a fatiga o estrés nervioso.

“El cerebro humano está constantemente adaptándose reflexivamente a cambios en el medio ambiente y parece que éste es sólo uno de de sus mecanismos de defensa contra el estrés.

“El cerebro básicamente se revela contra la prolongación anormal del estrés.

“Mucho de lo que se sabe acerca de este mecanismo viene de la investigación de Pavlov. Y el hecho es que los cerebros humanos no son tan diferentes de los cerebros de los perros en ciertos aspectos.

“Mucho del comportamiento humano es el resultado de ciertos patrones de comportamiento implantados en el cerebro durante la niñez. Algunos de éstos pueden persistir casi sin modificación, pero la mayoría de ellos (excepto en casos extremos que discutiré más adelante) maduran y el individuo se vuelve capaz de adaptarse al ambiente actual.

“La gente aprende a comportarse de este o aquel modo (positiva o negativamente) en presencia de todo tipo de estímulos, específicos o generales.

“Pavlov mostró que el sistema nervioso de un perro puede desarrollar extraordinarios poderes de discriminación al crear sus “programas” de respuesta. A un perro se le puede hacer salivar a un tono de 500 vibraciones por minuto (señal de comida) pero NO a una frecuencia de 490 o 510.

“Los seres humanos no son menos complejos en su habilidad de asimilar inconscientemente tales programas de respuestas.

“Las respuestas condicionadas negativas son tan importantes como las respuestas condicionadas positivas ya que la civilización requiere que aprendamos cómo controlar nuestros impulsos casi automáticamente.

“Las actitudes emocionales también se vuelven condicionadas tanto positiva como negativamente: uno puede aprender a sentir repulsión automática contra cierto tipo de personas, comportamiento, etc., así como también atracción automática. Si estos programas están basados en información incorrecta, como a menudo están, ¡hay un problema!

“Pero volviendo al asunto de la división de la personalidad.

“Cuando el cerebro está estresado (y esto puede ocurrir de muchos modos) a un grado máximo, llega un punto que Pavlov llamó “inhibición trans-marginal”. Es decir, el estrés empujó al cerebro al punto de rompimiento y el cerebro tomó medidas de protección para inhibir más daño.

“Este proceso toma lugar en fases.

1. Fase equivalente: ésta es comparable a los reportes de gente normal que están en periodos de intensa fatiga debido al estrés (como en la guerra), que dicen que alcanzaron un punto en el que no había diferencia entre sus reacciones ante experiencias importantes o triviales. El cerebro está tan exhausto que está tratando de continuar a duras penas, pero no tiene suficiente energía como para hacer ninguna distinción.

“Si el estrés continúa, entonces llegas a:

2. La Fase Paradójica: Ésta es en la que el estímulo débil o las cosas triviales pueden provocar mayor respuesta que un estímulo más fuerte o algo importante. La razón para esto es que el estímulo fuerte sólo incrementa la inhibición (el apagar las reacciones) mientras que el estímulo débil puede producir una respuesta en el cerebro que no es inhibitoria.

“Si el estrés continúa:

3. La Fase Ultraparadójica: Respuestas positivas súbitamente cambian a negativas y negativas a positivas. Esto es algo similar a la histeria. Un adulto en tal estado es anormalmente sugestionable y las más improbables sugestiones o ideas pueden ser aceptadas como hechos.

“Y así es que, en tales estados de histeria interna, un infante puede revertir todo, dividirse, entrar en un estado de Identidad Difusa que, debido al afecto extremo (estado emocional), se vuelve más o menos permanente.

“Sospecho que pueden adivinar que tales programas pueden ocurrir en una sola ocasión. Un niño puede tener un evento seriamente negativo en una vida consistente de mayoritariamente eventos positivos, y tener un mecanismo primitivo de defensa serio (programa) que bien puede permanecer de por vida – o hasta que lo descubra y busque un modo de deshacerlo. (Llegaremos a eso.)

“En cualquier caso, cuando un infante se divide, el cerebro busca proteger un segmento idealizado de la psique del individuo o mundo interno de la agresión del estrés. La separación será mantenida a expensas de la psique. No hay integración de esa “parte disociada” con el resto de las auto-imágenes que el niño se formó a través de la vida. Cuando quiera que algo dispare esa parte específica del cerebro, algún estrés similar, el programa correrá y al diablo con todas las habilidades de aprendizaje y cognitivas del individuo.

“Siguiente problema con este tipo de división: ya que el cerebro la ha llevado a cabo como una maniobra de protección, ha más o menos “sellado” el santuario de su yo psíquico idealizado, ese programa no está sujeto a procesamiento cognitivo exitoso de la realidad externa, ni es capaz de leer con precisión procesos internos, incluidas emociones.

“Esto es lo que efectivamente ocurre cuando decimos que el intelecto usurpa la energía del centro emocional.

“El yo psíquico idealizado y escindido que es “bueno” (definido de ese modo por supervivencia), se impone a sí mismo (es muy fuerte debido al estrés extremo y la emoción que tuvo lugar al formarlo) sobre las percepciones del individuo acerca del mundo.

“Y como se formó a un nivel primitivo de la psique, tiene las características de un Mecanismo de Defensa Primitivo: se siente bien, es bueno / se siente mal, es malo; negro / blanco; yo bueno; otros malos; y demás.

“¡PERO esto no quiere decir que este mecanismo de defensa primitivo tenga ninguna racionalidad al respecto! Las opiniones son fuertes, pero no son estables. Las cosas son buenas o malas, pero lo que es bueno o malo depende de las circunstancias inmediatas.

“Si la persona siente que alguien cercano lo ha ofendido de algún modo, esa persona será relegada a la “lista negra” y todo acerca de ella o él que antes era percibido como bueno ahora será percibido como malo. La paciencia será vista como debilidad, falta de acción; la fuerza será vista como agresividad; y demás.

“Este mecanismo primitivo de defensa “bueno/malo” puede influir totalmente sobre el estado de ánimo de una persona. Una sola frustración que dispare el programa puede hacer que todo en el mundo “allá afuera” parezca triste, insípido, sin sentido, en contra de la persona que es, por supuesto, un mártir y que sólo busca el ideal del amor, la paz, la seguridad, la belleza, etc, etc.

“Entonces, la clave de que uno está corriendo un programa infantil (esto es, uno inculcado en la infancia) es que revela que esta categorización “buena/mala” de todo, y que hay poca flexibilidad en tratar con la realidad del momento. Bajo la influencia de tal programa, el individuo no es capaz de apreciar los sutiles claroscuros de la situación ni de tolerar ambigüedad. Esto lleva a distorsiones en las percepciones debido a que la realidad externa es filtrada – forzada a adecuarse – a través de la estructura interna primitiva y rígida de un infante.

“Ahora, todo mundo tiene algunos de estos programas infantiles – o trazos de ellos – que se disparan de vez en cuando. Es sólo cuando la persona continúa utilizando este tipo de mecanismos de defensa primitivos como la defensa PRIMARIA cuando adulto que existe un problema serio. Eso sería llamado un “desorden de personalidad”.

“Hemos sido testigos de manifestaciones de esto algunas veces aquí en QFS, y todavía más en el grupo cass. Es decir, cuando un individuo organizado primitivamente es confrontado con algo que no le satisface o le amenaza, ese objeto (persona, idea, grupo, lo que sea), es colocado en la categoría de “todo malo” donde queda segregado a salvo de cualquier cosa con connotación buena.

“Así es como mucha gente desordenada contiene su ansiedad. Pero obviamente, como hemos atestiguado (consideren el ex miembro S), es a expensas de la adaptación exitosa que podría llevarlos a una vida plena.

“Ahora, aquí está el giro: si el sentimiento no placentero proviene de uno mismo – si el yo encuentra que hay furia, enojo, odio, celos o inferioridad o lo que sea que sea considerado negativo – cuando una persona está operando a partir del mecanismo de defensa primitivo, el sentimiento debe ser negado como parte del yo y será experimentado como viniendo de “allá afuera”.

“Es decir, al momento en que la persona está en modalidad activa del mecanismo de defensa primitivo, incluso si alguna otra parte del cerebro se está sintiendo enojada o lastimada o lo que sea, esa otra parte del cerebro es disociada y esos impulsos, sentimientos, pensamientos, son negados, las relaciones personales con ellos son suprimidas, y son proyectadas hacia alguien más.

“Es decir: la división puede ser una forma primitiva de proyección cuando la parte negada del ser es experimentada como viniendo de un objeto externo (persona, grupo, lo que sea.)

“Hay otros mecanismos de defensa primitivos que emanan de una organización interna dividida:

“Identificación Proyectiva: ésta es una tendencia inconsciente a inducir en otro lo que es proyectada, Y a tratar de controlar a la otra persona que es percibida como manifestando esas características que la persona dividida está proyectando.

“Es decir, una persona que no puede tolerar que sus propias emociones de enojo y agresión inconscientemente provoquen y frustren su objetivo de modos sutiles y no sutiles que llevarán al objetivo a SENTIR de hecho esas emociones que la persona dividida se niega a sí misma.

“De este modo, la persona dividida puede tener la satisfacción de la expresión de tales emociones de un modo no-amenazante porque “no les pertenece”, y están, en cierto sentido, “en control” de la manifestación.

“Esta es una pista importante para tratar con la manipulación. Si conoces a tu propia máquina, si has trabajado sobre tus propios asuntos, y estás seguro de tus propias emociones en una situación dada, puedes poner atención a los cambios en tu propio estado que están siendo inducidos por la persona manipuladora y entender que lo que estás siendo manipulado para sentir es lo que el manipulador se está negando a sí mismo y no puede aceptar. Esto puede darte información acerca de su mundo interno.

“Ahora, tomen en cuenta que una persona que opera a partir del mecanismo primitivo de defensa como un modo primario, SÍ tiene una conciencia que alterna entre los diferentes lados de su conflicto interno, pero la negación les permite tolerar el asunto sin ansiedad. Pueden negar esto por este momento, negar aquello por aquel momento, etc. No tienen CO-consciencia del material contradictorio.

“En cualquier caso, regresando a manifestaciones más normales del problema. Si existe un mecanismo de defensa primitivo fuerte en la psique, se puede organizar alrededor de un “centro de creencia” del cerebro, y la creencia central puede ser “no valgo nada, no tengo remedio, soy malo”, pero esto tiene que ser proyectado hacia objetos externos, lo que deja a la persona en una condición habitual de esperar agresiones o dolor del mundo exterior.

“Si una persona tiene MÚLTIPLES programas no integrados de sujeto-objeto como éste, cada uno de los cuales determina la experiencia subjetiva de la persona en una infinidad de situaciones, en cualquier momento, entonces el mundo interno de la persona es una serie de experiencias discontinuas y esa persona tendrá muchas dificultades para comprometerse en relaciones, trabajo significativo, metas, valores, etc.

“Finalmente, existe otra situación en la que el individuo opera a partir de un mecanismo de defensa primitivo: la experiencia de “enamorarse”, una poderosa atracción sexual, etc., donde el “otro”, sin importar las circunstancias, es percibido como “todo bueno”.

“Este tipo de regresión explica el porqué individuos que en otras circunstancias serían maduros son capaces de pensamientos y acciones extremas e irracionales bajo la influencia de impulsos y mecanismos de defensa primitivos.”

Anónimo dijo...

No sé si habrá llegado mi anterior mensaje, me daba errores.

Se me olvidó comentarte que en al caso de mi suegra sí hubo causa, hubo abusos sexuales (sospecho que violaciones) por parte del padrastro de mi suegra.

En el caso de mi padre una madre que le decía constantemente que era un inútil. No sé si lo era realmente o se lo creyó, pero es un MIA.

Dicen que cuando repites mil veces algo al final te lo crees.

Te dejo algo que a mí me ha ayudado para mentalizarme:

http://www.gestamos.com/documentos/Padres%20narcisistas%20%20Climent.pdf

No podemos estar al lado de quien queremos si nos maltrata, porque eso es un sacrificio de tu propia vida. Los padres nos dan la vida y ella es nuestra, no para ser sacrificada, sino para vivirla. Ellos nos maltratan y no nos pueden querer. Así hay que asumirlo.

No podemos sufrir más y más sin límite, son ellos o nosotros y yo me debo a mi propia familia que me quiere y no me destruye.

Es muy doloroso y se sufre, pero hay que asumirlo.

Satine

navegante dijo...

Hola Satine,

Lo que dices son palabras muy sabias y gracias por el documento, es sin duda muy útil y lo enlazaremos.

Al parecer tu otro comentario se perdió en el ciberespacio, tu comentario anterior fue el primero que recibimos. ¿Podrías comentar de nuevo? Saludos!

Anónimo dijo...

Sí lo tengo. Lo reenvío. Estaba esperando por si salía varias veces o ninguna. :)


Hola de nuevo:

Soy la navegante que comentaba lo de la educación.

Pues creo que tampoco hay que ser absolutamente permisivos, porque es el polo opuesto.

Habrá cosas que no puedan ser y no quede otra, pero eso no quita el carmarles su frustración.

Otro caso es fastidiarles con todo para que la autoestima deteriorada de los padres, abuelos, etc...suba (eso lo veo constantemente), con la excusa de la educación.....

Comentas cosas que me resultan muy familiares.

Es curioso, a mí me ocurría algo parecido a lo que cuentas, en mi casa ser mujer era como un peligro asgurado al embarazo y eso daba pie a condenarte a vivir en una burbuja. Cuando lo que se debería hacer es educar en la responsabilidad, pero claro si quien te educa nunca es responsable de nada...

Una frase muy pintoresca de mi padre al ver a una chica en minifalda era decir: "luego dicen que las violan...". ¡Como si llevar minifalda fuera una llamada a la violación!. Cuando en realidad son las mentes perversas las que tienen un grave problema.

Mi madre también humilla y maltrata y como en tu caso y nada le hace más feliz y/o es su forma de existir.

Yo hasta hace muy poco he creído que eran unas buenas personas, con sus acciones extrañas, pero mi explicación era forma de pensar chapada a la antigua y demás, no le daba la explicación que ahora sé. Por eso no entendía muchas cosas.

Mi marido tampoco es narcisista (su hermano sí) y hemos hablado. En algo coincidimos los dos y es que ambos nos aislábamos de ese mundo que no nos gustaba. Ambos teníamos nuestro mundo de juegos e imaginación, creatividad....

Quizá también hay un componente genético, pero puede también que unos copien conductas y otros no lo hagan. Quizá hay a quienes se les anula y a otros no.

Hay muchas tendencias nuevas en educar de otra forma a las que se han venido haciendo.

Un libro muy bueno es el Carlos González "Bésame mucho".

Laura Gutman también está aportando excelentes libros: "maternidad y encuentro con la propia sombra"....

Laura Gutman http://www.lauragutman.com.ar/


En cuanto a la forma de nacer respetada están las asociaciones: Plataforma Pro-Derechos del Nacimiento y El Parto es Nuestro.

¡Las minorías se unen y protestan!. Los que no saben lo que está bien o está mal copiará.

Desde luego manuales no hay, pero sí algunas personas tienen lo que se llama el sentido común, que como dice Carlos González es el que menos escasea de todos los sentidos.

Nosotras/os aprendemos de los errores, quizá de algunos no, pero yo sí he rectificado en muchas ocasiones. Ellos/as no pueden rectificar jamás.

Alias: Satine.

Anónimo dijo...

Hay una película "El Manantial" que trata sobre la lucha entre el individualismo y el colectivismo.

En el colectivismo está representado el narcisismo, ya que necesitan de otras personas.

Al final de la película está el discurso de Howard Roark (espectacular), os dejo el enlace para que lo leáis.

http://es.wikiquote.org/wiki/El_manantial_%28pel%C3%ADcula%29

Comencé a interesarme por Ayn Rand y leí cosas interesantes.

Creo que el capitalismo también tiene su decadencia y sus cosas negativas. Pero hay que entender la época y de dónde venía esta mujer.

Ayn Rand tiene frases que me sorprendieron gratamente, como por ejemplo ésta:

"El egoísmo es una virtud. Para el objetivismo el egoísmo racional es una virtud, y cualquier forma de altruismo es inmoral, ya que no hay ningún motivo racional para poner las necesidades de los demás por delante de las necesidades racionales propias."

Dejo el enlace:

http://es.wikipedia.org/wiki/Objetivismo_(Ayn_Rand)

Satine.

Anónimo dijo...

Hay una película "El Manantial" que trata sobre la lucha entre el individualismo y el colectivismo.

En el colectivismo está representado el narcisismo, ya que necesitan de otras personas.

Al final de la película está el discurso de Howard Roark (espectacular), os dejo el enlace para que lo leáis.

http://es.wikiquote.org/wiki/El_manantial_%28pel%C3%ADcula%29

Comencé a interesarme por Ayn Rand y leí cosas interesantes.

Creo que el capitalismo también tiene su decadencia y sus cosas negativas. Pero hay que entender la época y de dónde venía esta mujer.

Ayn Rand tiene frases que me sorprendieron gratamente, como por ejemplo ésta:

"El egoísmo es una virtud. Para el objetivismo el egoísmo racional es una virtud, y cualquier forma de altruismo es inmoral, ya que no hay ningún motivo racional para poner las necesidades de los demás por delante de las necesidades racionales propias."

Dejo el enlace:

http://es.wikipedia.org/wiki/Objetivismo_(Ayn_Rand)

Satine.

navegante dijo...

Si, el ser muy permisivos conlleva al polo opuesto.

Como comentaba Elan Golomb, autora de "Trapped in the Mirror", el no ser narcisistas no quiere decir que uno tenga que ser un esclavo. Para el narcisista solo existe él mismo. Para la persona normal, está él mismo y los otros. Si no nacimos solo para servir o tomar, ¿cuanta atención o atención de sí es razonable y cuanto necesitamos? La fortaleza viene en el considerar a la otra persona y a sí mismo. La debilidad consiste en estar atrapados en la atención en solo uno o de ninguno.

Gracias por los enlaces y por compartir tus experiencias y aprendizajes.

Anónimo dijo...

Perdón por el protagonismo con los mensajes, pero ahora dispongo de tiempo en calma para escribir.

Mi padre ha optado por no perseguirnos, claro sigue con que nosotros somos así o asá (con discrección), pero no nos llama ni acosa.

En cambio mi suegra no nos suelta. Ya nos dio problemas cuando decidimos algunas cosas importantes en nuestra vida y no eran las que ella quería. En aquél entonces amenazó con suicidarse (hablamos de la narcisista mártir).
Ahora está utilizando a su marido (mi suegro) que ha sido víctima y ahora manipulado.

Yo quería a mi suegro, cuando entré en la familia la madre usaba a los dos hijos para acosarle. En aquél entonces yo no sabía que era acoso, pero sí notaba que se pasaban con él. Hablé con mi marido y le dije que se pasaban mucho sobre todo su hermano y su madre. Mi marido se dió cuenta y pasamos a apoyar a mi suegro nosotros dos porque nos parecía injusto lo que le hacían y decían. Mi suegro se sentía solidarizado porque le defendíamos. Sin saber ninguno nada del acoso, no teníamos información ni sabíamos nada.

Ahora ella le tiene absolutamente poseído (a su marido). Difamó a su hijo con mentiras y esas jugadas que hacen, sin ser las de mi padre.

Consiguió que el marido se medio pensara que tenía un mal hijo, etc...los mecanismos de proyección de mi suegra.

Ahora, desde que la hemos destapado ha echado el resto. Si mi marido habla con su padre y le dice que mejor no quedar para no llegar a las manos. Mi suegro interpreta automáticamente que su hijo le quiere pegar (alucinante).

Nosotros somos conscientes de que mi suegro es manipulado. Y yo quería que viese a mis hijas sin mi suegra.

Pero él comenta (por una manipulación con mentiras) que tiene que pegarme. Yo estoy muy sorprendida con ésta actitud.

Claro yo intentaba acercarle a las niñas y ya veo que es imposible por el grado de manipulación (no me fío). A parte con su hijo y conmigo ya se muestra perverso, hace comentarios hirientes, etc... Lo que comentan en el libro de Hirigoyen (que el sistema se vuelve perverso y que el manipulado es un alter ego del acosador).

Les comentamos que ella no podía venir a casa porque no la ha respetado (ha difundido calumnias) y que mi suegro sí.

Él se ofende y se autoincluye en no poder venir.

Pero nos dicen por teléfono hace poco que ésta semana venían a mi casa (¡se autoinvitan los dos!). Claro, por teléfono hay discusiones y les pedimos que nos dejen de momento tranquilos.

Ella comenta que nos lavemos el cerebro (literalmente) y que olvidemos todo.

Dentro de poco quiere venir como sea (hace tiempo que el que dirán se la echa encima = lo que más le importa) y está pensando en que alguien de donde vivimos se muera para venir a vernos.

Mi suegro una vez salió de su propia casa con un destornillador en la mano para "ajusticiar" al marido de una vecina (yo ahora sospecho que fue otra de las manipulaciones de su mujer).

La verdad es que estoy un poco asustada porque lo mismo se presentan en casa y le echa a su marido para pegarme/nos.

En principio hemos pensado que si vuelven a llamar decirles que no se pasen por casa que las cosas no están bien y que no es conveniente.

Intentaremos no estar para que no se den enfrentamientos, pero no sé si será posible por trabajo colegio de la niña mayor y demás.

Ella ahora está en su papel absoluto de mártir con las nietas. Como si las quisiese infinito, cuando ha sembrado celos y demás siempre que podía con los primos, aludiendo a que si uno era el favorito por ser niño, etc...

En muchas ocasiones se llevaba a mi hija mayor a parte de todos a una habitación y cuando aparecía yo, salía de donde estuviese con ella para volverme a esquivar (a mí ésto me tenía muy extrañada) porque era como si quisiese esquivarme, con lo cuál me intrigaba más y volvía a interrumpir.

No sé si se os ocurre algo para darle largas.

Mi marido y yo pensamos también decirles que no estamos bien para vernos(pero ésto va a ser peor). Porque con la excusa de: ¡mi hijo no está bien! (eso es la otra que le manipula, es decir yo)....(cuando su madre es la causa). A parte pensamos que aludir a que nos ponemos malos (como ocurre) sólo por teléfono la da igual, como ya hemos comprobado.

Si la decimos que no venga por si salimos mal. Ya sabemos la interpretación automática. ¡Que les queremos pegar!.

Y no sabemos como decirle que no y que sea peor. El caso es que no los queremos ver por el peligro que supone tal y como está mi suegro de manipulado. Y no tiene por qué imponernos su presencia.

Les comentamos una vez que quien no respeta nuestros derechos pierde todos sus derechos, pero es como hablar con muros del olvido.

Yo no sé por donde salir que sea más conveniente. Aunque desde luego nadie me impone su presencia, menos con amenazas y en mi propia casa. ¡Para mí es el colmo!

Satine.

Anónimo dijo...

Perdón. Hay un error en el mensaje y es que Carlos González comenta que el sentido común es el que MÁS (no que menos) ESCASEA de todos los sentidos.

Satine.

navegante dijo...

Hola Satine, al parecer comprendes bien tu situación y lamento mucho de que tengas que lidiar con ella. Tengo un par de pensamientos que tal vez puedan servirte...

Es toda una maniobra el establecer límites con personas patológicas, pero como bien dices, nadie tiene que imponerte su presencia, menos con amenazas y en tu casa. Es como tratar a una niña de 5 años, dando de por contado de que no entenderá la situación como la entiendes tu. Habría que aprender ha ignorar sus "gritos manipulativos" que solo buscan que llame tu atención, por ejemplo el que disperse mentiras acerca de ti, etc. Lo mejor es tomar conciencia de la situación y llegar a un punto donde puedas sentir de que ella no te está estresando en lo más mínimo a pesar de sus mentiras, dejando la importancia personal a un lado para hacerte la vida más fácil. Serviría el establecer una estrategia para lidiar con tu suegra donde tu y tu marido concuerden en cómo establecer límites, listando las posibles consecuencias y comparándolas con los beneficios. Tal vez haya consecuencias en el sentido de que si no te dejas manipular ella reaccionará mal porque no le permites que se alimente de ti (manipulativamente hablando), pero no hay nada como vivir haciendo respetar límites.

Anónimo dijo...

En cuanto a la difamación sé que jamás parará y lo tengo asumido, siempre lo hizo. Lo que me preocupa de la difamación es porque utuliza a su marido para llegar más lejos.

Si por teléfono no para y hay discusiones, pues en directo no queremos quedar porque supone un peligro. Pero a ella le da igual que le digas que no queremos verla, se apunta y listo. Un día aparece y si no la abro la puerta será la comprobación de que yo soy malísima (eso hasta me da igual), pero lo que me preocupa es que mi suegro no va a ver que hemos dicho NO y se ha vuelto a no respetar ese no. Verá que no le abro la puerta y se montará y mis explicaciones les dan igual.

A mí me hubiera gustado hacer un listado de cosas a respetar con cierto tiempo (esperando ver las conversaciones telefónicas si marchaban mejor). Pero eso es ya imposible, si no respeta el que no queremos verla siquiera...

Quizá hicimos mal en destaparla, porque ahí es cuando ha pasado al odio. Pero esperábamos que mi suegro entendiera el problema que tiene y buscar soluciones. Si él sabe quien es se hubieran podido marcar los límites entendiendo la situación. Pero ésto no ha sucedido.

Ya se quiso pasar por el colegio de la niña sin permiso y mi suegro la debió frenar porque no supimos más de esa visita "a arreglar unos papeles" cerca del colegio.

La frenan los escándalos y el que dirán, pero si echa a su marido al ruedo es una cohartada a su favor el que no les deje pasar ¡depués de venir a vernos! Fijaté que mala soy. Desde luego me da igual lo que piense o difunda, pero yo no quiero entrar en esa situación con mi suegro. Intento pensar con su mente (porque creo que es una ventaja para esquivarles).

Aunque me sabe mal cada vez que vengan al pueblo tener nosotros que salir de casa para no agravar la situación.

Espero que para Carolina mi camino andado le haga no destaparla, porque yo por ahí no he ido bien.

carolina perez dijo...

Satine, no sé qué tan cerca tienes a tus suegros. Pero a veces la única solución es poner tierra y/u océano de por medio. Yo a mi madre la tengo muy lejos y sin embargo a través del correo electrónico o el teléfono logra angustiarme a veces, entonces desconecto el teléfono y borro los mensajes sin leer ni siquiera y vuelvo a mi tranquilidad y ella entiende que está perdiendo su tiempo. Ya a estas alturas no podría vivir en la misma ciudad que ella. No dejes que te alteren la vida, si no los pueden enfrentar (que es muchas veces imposible) ignórenlos, evítenlos. Primero está nuestra salud mental y nuestras familias sanas. Yo no conocía a gente con padres narcisista, pensaba que mi caso era al menos raro y con esta página veo que somos tantos con historias tan similares…

Anónimo dijo...

Hola Carolina, me he sentido identificada contigo. Con mi madre tengo un caso similar, pero como ahora está mi padre y vive cerca mi hermano que es igual, pienso que no está sola. El día que lo esté será como te pasa a tí. Lo que ocurre es que mi madre ha pasado de padre a marido y no se desenvuelve sola en ningún sentido (no sé si en tu caso es igual), pero no podemos estar eternamente maltratadas por mucho que las queramos.

Éstas personas crean problemas de salud y tenemos que poner límite.

De todos los que nos afectan malamente estoy a una hora y media en coche. Antes estábamos en el mismo barrio y eran visitas constantes, llamadas mañana y tarde, no nos dejaban ni respirar.

Nos mudamos porque surgió así y ninguno de ellos quería, pero no obedecimos.

No podemos comenzar de nuevo porque estamos bien instalados en cuanto a trabajo y recién comenzando una nueva vida. Pero sí que nos hemos arrepentido de no habernos ido a "Tokio".

Cambiamos el número de teléfono fijo, porque aprovechaban con la niña mayor a hablarle comedidamente mal de nosotros.

¿Casos raros?, si ocurre en casi todas las familias.

En donde vivo no hay casa en donde no se de, incluso varios en la misma casa. Así ocurre, que se despedazan. La envidia no conoce fronteras, es un mal muy difundido por desgracia.

Lo que ocurre es que las víctimas no saben que ocurre porque no tienen información.

La mayoría de casos de divorcio (no sólo porque no aguantan las víctimas, los/las hay que el/la psicópata y/o narcisista se cansa también y busca otra víctima). Los ancianos en las residencias, claro no todos, pero en su inmensa mayoría es por eso.

Donde vivo que es un pueblo no hay casi nadie que no sea así. Alguno en alguna casa es víctima, pero escasísimos. Las relaciones son a cuchilladas, el dar a entender y decir sin decir es lo habitual. El no respetar las casas ni las vidas es exageradamente común, el chismorreo y el cotilleo es constante.

Yo antes no sabía que había una doble comunicación. Claro ahora casi me resulta imposible hablar con éste tipo de personas porque puedes decir cosas muy normales y los demás interpretan con maldad(para luego malmeter a terceros). Si me preguntan sobre algo, yo ya no sé qué decir ni por donde me viene.

Pero no es sólo una cuestión de lugar, son así la mayoría. Hasta ellos/ellas mismos/as me lo dicen: "casi todo el mundo es así". Quizá eso es lo que me tiene más perpleja.

Yo ya no puedo estar con muchísimos/as "amigos/as". Ni con familia, no sólo de padres, sino tíos, primos, etc...porque sé exactamente quién es quién y lo que hace cada uno. Veo como comienzan a enfermar las víctimas y me pongo mala. He intentado avisar a alguna para cumplir con mi conciencia, pero creo que es casi imposible que se den cuenta y si se dan, me da angustia causarles daño.

Mi conciencia me dice que si me quedo al margen es como si ayudara a los otros acosadores. Mi propia cuñada está enfermando por ésto, tiene a mi hermano, su padre y mis padres acosándola y están acabando con ella, yo intento saber cómo está a través de otras vícitimas de otros que no saben que lo son.

Me resulta todo tan complicado. No quiero meterme en la vida de nadie, pero siento un deber moral, por otra parte es mi familia a quienes tengo que "delatar"....

¿Tu no ves a otros/as, lo que hacen y con quienes?. Porque yo ahora lo veo casi todo. Al poco de estar con alguien, si es narcisista lo detecto, sus poses, su indiscrección, sus preguntas, su desvergüenza, sus humillaciones...

carolina perez dijo...

Si ciertamente los pueblos pequeños son infiernos grandes; pequeños laboratorios de la conducta humana. Yo siempre he vivido en ciudades grandes donde prácticamente no conoces ni el nombre del vecino del frente. Y la verdad es que en la familia, mi madre es la única con esas características típicas narcisista, pero como dije en otro comentario existe otro “tipo de fauna “en el resto de la familia. A mí lo que siempre me sucede, es que observo el comportamiento de las madres de otras familias entre mis amistades y encuentro que con todos los defectos que puedan tener, se comportan como madres y me muero de la envidia porque yo no he conocido lo que es tener una “madre normal” y nunca lo sabré, es doloroso pero hay que asumirlo, ¡es lo que hay! De todas maneras siempre tendré un amor odio con mi madre y quizás tampoco yo sería una “mejor persona” de haber tenido una de estas” madres normales”, quien sabe.
En mi humilde opinión Satine, debemos cuidar de nuestras familias directas, nadie escarmienta en cabeza ajena, esas víctimas que están a tu alrededor tienen los mismos mecanismos de defensa que tenemos todos, así que ya asumirán sus problemas. Pero es una cruzada muy grande defenderte de tantos “monstruos” y defender a otros de ellos. Pero te entiendo, mi cuñada (que es la persona más parecida que he conocido a mí madre) tiene una niña, que es una hermosa joven con quien me siento muy identificada porque ha sufrido mucho en manos de su madre, pero es muy difícil abordar un tema tan complejo con una víctima de esta características, ella sola debe recorrer un camino muy largo y dolorosos donde encontrará algún día un punto de paz y de reconciliación con su dolor, nos pasará a todos… Un abrazo

Anónimo dijo...

En un pueblo es todo más descarado y visible. Pero la ciudad es el sitio ideal para éste tipo de personas, ya que pasan desapercibidas más fácilmente y encuentran más vícitmas. También hay que tener en cuenta que de los pueblos emigraron a la ciudad.

Hay edificios que resultan ideales caldos de cultivo, por ejemplo los que tienen patios comunes de juegos. Allí el chismorreo es el mismo. Es una problemática de personas y de sociedad. Se le ha denominado sociedad psicopática.

De todas formas cuando se produce en la familia se da en la intimidad, aunque luego trascienda la imagen que el acosador/a desea.

No creas que hay tantas madres normales. Muchas personas pueden parecer excelentes, pero para descubrir su verdadero "yo", se necesita tiempo y saber qué es lo que tienes que ver. En poco tiempo todas pueden ser magníficas.

En mi opinión no todos disponen de las mismas herramientas, ya que yo lo descubrí por casualidad. Sin información no puedes verlo. Puede que con la información uno/a se niegue a verlo, pero eso ya es problema de cada uno/a. Yo en el caso en el que he hablado he dado las herramientas, pero no he dicho quienes eran, esa parte no me corresponde. Pero si callase y no hiciese nada estaría siendo testigo mudo/a (en parte contribuyendo no haciendo nada)y no quise serlo.

Yo lo hice con una persona mayor y enferma que no sabe ni qué le ocurre. Fue un deber moral conmigo misma.

Creo que la única defensa posible para las víctimas está en la información. El silencio y la ignorancia son un arma muy poderosa para los acosadores que desde luego utilizan. Así pues las vícitmas debemos usarla también y acercarla a otros. El averiguar quien es quien no nos corresponde.

Presenciar un maltrato psicológico hacia un niño/a por parte de sus padres es terrible. Por eso en parte he decidido no ver más a mi cuñado. Me dan muchas ganas de...ya supondréis qué.

Satine

Anónimo dijo...

Todavía estoy asombrada de todo lo que acabo de leer, me llevó años entender a mi familia y está todo escrito aquí!!
Son geniales todos los comentarios, gracias.

Anónimo dijo...

Hola, creo por lo que he leido aquí y en infinitas páginas más que mi padre padece narcisismo. Es una persona complicada y muy difícil de conocer a fondo (a veces me sigue sorprendiendo), manipula y es capaz de pisar a sus propias hijas por sentirse él bien, hay mucho más pero no quiero extenderme mucho. Mi madre es una sombra suya, hace todo lo que dice y piensa lo mismo que él, no creo que ella sea una mala persona pero se hace al ser una marioneta de mi padre pues ha llegado a discutir con nosotras (3 hermanas) incluso a echarnos de casa por arreglar una discusión con él. Ha intentado separarse pero nunca lo ha conseguido y ha vuelto con él arrepentida. A estas alturas no creo que ya tengan remedio porque ellos jamás reconocerían un problema suyo y además odian a los médicos y a los psicólogos.
Escribo aquí porque últimamente me he dado cuenta, a base de estrujarme la cabeza para analizarme lo más objetivamente posible, de que dentro de mí (por genes o por educación) está una semilla de mi padre que lucha con mi lógica.
Me explico: mi yo interior siente envidia y rencor, es vengativo, ansioso y desea mal a las personas que quiero para situarse por encima y ser la más guapa, simpática, lista, feliz, etc. no hace falta decir que no lo consigue.
Por otro lado, mi cabeza lógica combate día y noche con mi yo interior y pelea contra la envidia y aplaca los malos deseos contra los demás, a todo momento me estoy corrigiendo a mí misma pero nunca consigo limpiarme del todo.
No sé qué hacer y me siento perdida porque estos sentimientos me invaden de tristeza y pena, es como una gran angustia que arrastro a dondequiera que vaya.
Además, tengo un novio que me quiere mucho y yo lo quiero a él, es muy maduro mentalmente (no tiene este tipo de problemas) y me ayuda (sin saberlo porque me da vergüenza contárselo por miedo a qué vaya a pensar de mí).
Por favor, si sabéis algo que me pueda ayudar os lo agradecería.

Muchas gracias por adelantado y por hacer estas páginas pensando en ayudar a la gente. Muchas gracias.

navegante dijo...

El que tengas la iniciativa para verte objetivamente demuestra que eres una persona de gran coraje y valor. Muchas personas se pasan en negación con respecto a sus propias “sombras” o partes obscuras de si, se ponen en defensiva ante la mínima insinuación de que no podrían ser perfectas. Y si, todos tenemos nuestros lados obscuros… El negarlos es un obstáculo para nuestro crecimiento personal y nos hace susceptibles a desilusiones. Además, tus padres suenan a que fueron realmente muy tóxicos, puedes extenderte en tu historia todo lo que quieras, especialmente si esto te ayuda a aliviar el peso que cargas desde la infancia.

La comunicación abierta entre pareja es una experiencia sanadora que ayuda a que la intimidad entre dos personas crezca cuando eres aceptada por tu pareja incondicionalmente. Si tu novio te ama no pensará menos de ti cuando estás tratando de superarte. El miedo que sientes puede venir realmente solo de ti. En este blog encontrarás información muy útil que te puede ayudar a sanar, incluyendo el material sugerido, por ejemplo “Mujeres que corren con lobos” y otro material que iremos subiendo. Pero te aconsejamos también de contactar a un terapeuta para que puedas recibir ayuda en este proceso de sanación. Citamos aquí un poco del libro “Trapped in the Mirror” (Atrapado en el espejo) de Elan Golomb, uno de nuestros libros preferidos que puede ayudar a poner en perspectiva nuestras luchas y miedos:

[inicio]Trapped in the Mirror, (Atrapado en el espejo),
E. Golomb, 1992

Cap 18: Mandar a casa el introyecto negativo.

[…] Los hijos de narcisistas necesitan aprender a discriminar y no absorber cada opinión negativa y directiva que reciben. Una vez nos abrimos demasiado. Luego pasamos a cerrarnos casi por completo y a ponernos la defensiva. El encierro conlleva al aburrimiento y a la ausencia de emoción. Debemos encontrar un equilibrio en donde las cosas entren en un nivel consciente y sean sujetas a una evaluación antes de que las aceptemos como parte de nuestro ser. No necesitamos absorber lo que no nos parece válido.

En difícil encontrar el equilibrio. Nos hemos criado dentro de extremos y no conocemos el término medio. Cuando la vida es fácil, este último se establece fácilmente. Cuando la vida es difícil, necesitamos trabajar para hallarlo. […]

El introyecto negativo es, en parte, la voz de su (de usted) padre narcisista, atacante y restrictivo, cuyo pensamiento se ha instalado en su mente. No es una parte integrante de su persona, sino un extraño hostil que lo observa con un ojo crítico. No se le escapa casi nada a su búsqueda de control. Lo critica a usted con comentarios tales como “Eres un fracaso”, y “¿para qué intentarlo siquiera?”. La depresión que usted siente le da más poder a esta fuerza. Hace que rechace toda apreciación y no confíe en el afecto. Sus demandas llenas de castigo y sus argumentos paralizantes impiden que uno intente cambiar.
Queremos satisfacer a este juez que nadie invitó y que suena casi como nuestros padres narcisistas. Sucumbimos a sus mensajes, a los pensamientos que odiamos y casi creemos. Queremos rechazar esa influencia miserable pero carecemos de la mínima noción sobre cómo hacerlo. Entonces aceptamos con resentimiento esa presencia, como un hecho que forma parte de la vida.

[…]

Obtener logros y luego perderlos puede ser más doloroso que el hecho de no lograr nada, y es por esta razón que muchos hijos de narcisistas hacen tan poco. Funcionar apenas nos defiende de las pérdidas. Nos han enseñado a sentirnos responsables por el destino, en lugar de hacer lo que podamos y dejar que los resultados sean los que deben ser.

[…]

Erradicar [el introyecto] en forma deliberada requiere de reflexión y esfuerzo. Debe identificarlo como algo externo al usted mismo. Mientras lo vemos como nuestro, estamos en desventaja. Si lo vemos como un no-ser, una identificación que nos conduce a adoptar papeles, sentimientos y comportamientos inaceptables, entonces podremos trabajar con él. Pero etiquetarlo de no-ser es difícil, ya que inconscientemente vemos al introyecto como un aspecto de nuestro padre/madre narcisista. ¿Qué hacer cuando la lealtad hacia nuestros padres se opone a la lealtad hacia nosotros mismos? Nos han enseñado a no ponernos nunca en primer lugar. El padre narcisista nos llamaba egoístas si lo hacíamos.

A veces vemos al introyecto como una parte de nosotros mismos, y otras no. […] La batalla puede durar toda una vida, pero no eso es necesario.

[…]

El agente atacante y extraño entra por primera vez en nuestra realidad cuando somos bebés y necesitamos el amor de nuestros padres. Si son críticos y narcisistas, su mirada desaprobatoria y su boca enfadada comienzan a herirnos desde adentro. A medida que crecemos, el introyecto negativo nos impone estados limitantes con los cuales nuestro ser está en desacuerdo, pero está acorralado y es su prisionero. El introyecto quiere tener el mando, y contrariamente a una consciencia que conduce a una comodidad razonable, él le quita seguridad al ser. A pesar de su efecto negativo, una idea infantil de que esto puede conducir al amor nos mantiene atados los unos a los otros. De niños, el amor de nuestros padres tardaba en llegar, pero no conocíamos ninguna otra manera de obtenerlo.

Un adulto se harta de su introyecto y piensa que es dañino. Desea liberarse pero halla muy difícil hacerlo. Es posible que no sea consciente de que una parte se su personalidad que aún es un niño se aferra a comportamientos infantiles e ignora las consecuencias de tales actitudes. Las expectativas infantiles pueden estar escondidas en el inconsciente y sólo ser detectadas por inferencia, por ejemplo en el contexto de nuestros sueños.

[…] [Las personas invadidas por el introyecto] sufren de repeticiones en sus vidas pero no notan que su comportamiento sea adictivo, lo cual los obligaría a intentar cambiar.

[…]

Todos tenemos deseos infantiles. Sin embargo, para darnos cuenta de nuestro potencial, debemos enfrentarnos solos con el hecho de que ahora el padre narcisista no puede satisfacer adecuadamente nuestras necesidades, del mismo modo que no pudo hacerlo durante nuestra infancia. Si nos aferramos al comportamiento infantil, continuaremos viviendo en una tierra de ensueños llena de deseos y expectativas ilusorias, adictos a el deseo imposible de que el padre narcisista satisfaga nuestras necesidades.
El introyecto utiliza los valores de nuestros padres. Si ellos son narcisistas, tales valores no pueden conllevar a la felicidad del hijo. Lo que no sabemos es que muchas de nuestras creencias nos fueron inculcadas como si fuesen propagandas, lo que hace que justamente nos sea difícil saberlo y rendirnos. Hace falta más que la introspección para verlas. Necesitamos la ayuda de amigos, un terapeuta, terapia de grupo, gente que comparte las mismas batallas pero que no está atada a las mismas limitaciones. Esas otras personas también sufren por su propio trabajo sobre su inconsciente. Juntos, todos trabajan para reducir el poder del introyecto negativo.

[…]

El introyecto es despiadado. En muchas ocasiones, usted tendrá que luchar contra su fuerza, la cual desea oprimir el ser. El introyecto se activará y volverá a bajarlo de un golpe. Esta posición que usted se verá asignada es lo que el padre narcisista desea.

[…]

Aún en una situación extrema, está mal pensar que el narcisista va a estar listo para satisfacer sus esperanzas y necesidades cotidianas, mucho menos las extremas. [Uno nunca recibe lo que pide de un narcisista]. No se ataque a usted mismo por desear tal o cual cosa. Usted es un estudiante en la escuela del auto-castigo. Su introyecto se volverá en su contra suyo no hay suficiente consideración y amor. Necesitar amor materno y protección de parte de quienes carecen de ello no es excusa para que usted se ataque a sí mismo.

[…]

Encuentre personas que pueden dar y recibir amor. Atráigalos a su vida. ¿Está usted siendo asfixiado por narcisistas? ¿Necesita aprender a reconocer una persona que lo apoyará en tiempos felices o en una emergencia? Si encuentra amor disponible, las garras de su introyecto no se colgarán de su cuello.

Si bien no nos damos cuenta, pasamos toda la vida separándonos de nuestros padres. Cuando estamos necesitados emocionalmente, nuestra necesidad de amor paterno/materno vuelve a recobrar fuerzas. Pensamos que esta necesidad debería hacernos infelices, ya que nuestra mente narcisista es en vano. Nos dice que las necesidades infantiles son eternamente infantiles. Pero la gente ES eternamente infantil y está eternamente en crecimiento. Es la resistencia a este proceso lo que crea problemas. El proceso de maduración nunca acaba. Es la inmadurez la que nos dice que ha terminado. El narcisista frena su modelo de crecimiento con una opinión de perfección, y así nunca madura. Negar partes del ser sobre las cuales se necesita trabajar significa esconderse detrás de un estado limitado.

Los hijos de narcisistas deben luchar por obtener la independencia de los padres narcisistas que viven dentro de ellos. Tales padres tratan a sus hijos como seres imperfectos y rechazados, o bien perfectos y conectados con los padres. […] Los padres narcisistas no aseguran la adultez de sus hijos como gente independiente. El padre no puede concebir tal tipo de relación.

[…]

Existe un conflicto lleno de culpas entre el amor hacia nuestro ser y el amor hacia un padre. ¿Podemos vivir sin restricciones siguiendo al pie de la letra las palabras de nuestro padre según como éste las expresa en nuestro introyecto? No tendríamos introyectos así si nuestros padres no hubieran rechazado nuestras partes humanas básicas siguiendo sus propias presiones irracionales. Manteniendo el lazo con una visión negativa del ser mantiene vivo al introyecto. Necesitamos creer en nuestro valor instintivo y nuestro derecho al error si queremos liberar el introyecto.

Nuestros padres narcisistas nos ven como un proyecto de recuperación. Nosotros expresamos introyectos negativos heredados de sus propios padres, quienes los rechazaban. Tales introyectos los mantuvieron alejados de una capacidad de respuesta humana para con nosotros; una pesadilla transmitida de generación en generación. Gracias al conocimiento, intentaremos frenar el traspaso. No haremos perpetuar sus decisiones, ni siquiera en nosotros mismos. Es una batalla. La de toda una vida.

Su usted quiere cambiar su modo de pensar para sentir menos pena, pero se escapa de la pena introducida por el introyecto negativo, su pena aumentará. […] La pena aumenta en proporción con la magnitud del miedo.

[…]

Si usted nota un problema en su conducta, este no es equivalente a lo que su ser vale realmente. Un narcisista confunde su conducta con su ser, lo que lo convierte en alguien incapaz de ver las dificultades.
[…] Enfréntese con lo que le da miedo, y hágalo hasta que el miedo se agote. Si lo que teme es la voz de castigo de su introyecto negativo, no salga corriendo, no discuta ni llore ante su ataque. La adulación por miedo le otorga poder. Usted lloraba para inspirar lástima en sus padres. Es la intimidación de la inseguridad lo que confirmaba su grandeza. Ellos se sentían alagados por el poder que tenían sobre usted.
[…] Si usted apoya al introyecto dejando que sus comentarios peyorativos lo golpeen, está intercambiando castigo por la esperanza de ser amado. Si abandona la búsqueda de la libertad, siempre sentirá la falta de amor. Una y otra vez lo intenta, pero una vez que se rinda a la búsqueda de amor del narcisista, se sentirá vacío, lo cual es hiriente y le hará preguntarse de qué vale vivir. Es hora de hacer el duelo de lo que nunca recibirá. Al hacer el duelo usted acepta que el padre narcisista nunca le dará tanto amor como el que usted necesita. No hay más chances de obtener el amor que siempre estuvo ausente. Una vez que haya sufrido la pérdida, va a poder avanzar. Una pérdida conocida sana con el tiempo.

Al venir de una infancia se penas frecuentes, con un contacto físico mínimo y de poca comprensión, usted apenas si puede tolerar sus sentimientos. Duda y vuelve a la voz destructiva del introyecto o escoge una pareja narcisista.

[…]

Los hijos de narcisistas se crían creyendo que poseen características que los hacen especiales y no dignos de ser amados. El padre narcisista se focaliza en los defectos de sus hijos para justificar su incapacidad de dar. Más tarde el hijo se siente herido por las palabras del introyecto porque cree en las palabras de sus padres. Al exagerar sus propios defectos, mantiene esa descripción intacta.

[…]

Un padre narcisista proyecta sus defectos inaceptables y secretos en sus hijos, y siente una falta de amor por alguien tan arruinado. Su hijo se alarma y se deprime cuando algo le sale mal. Sus defectos justifican una vida problemática. No sabe que vive dentro de una imagen inculcada.

Usted necesita desarrollar una actitud inquisitiva y neutra. […]Si permanece atento a su introyecto sin ansiedad innecesaria, logrará un cierto grado de separación.

Escuche pensamientos negativos sin aceptarlos automáticamente como verdaderos. Un método no defensivo también es útil con un padre crítico. La objetividad da más logros que la lucha. Si usted pelea, es rechazado como alguien infantil. Cuando su conducta es neutra, es más probable que se tenga en cuenta su punto de vista. Escuche y decida lo que es verdad, y hasta qué punto. Puede que necesite consultarlo. Si recién comienza a auto-evaluarse y se siente fácilmente demolido, comparta el comentario con otra persona o grupo en cuya opinión confía.

La creatividad puede ayudarlo a sanar.

[…]

Los padres narcisistas destruyen nuestra creatividad con un “¿Es lo suficientemente bueno?”. ¿Bueno para qué? […] Por creatividad me refiero al hecho de permitir que sus deseos y visiones lo inspiren. Si usted se siente conmovido por lo que llega a su mente, algo emergerá para expresar su estado interior. […] Los hijos de narcisistas son entrenados para que no confíen en su inconsciente. Todo lo que hacen debe satisfacer un estándar externo. A pesar de ese velo, nuestras vidas internas esperan para que las dejemos nutrirnos. La creatividad llega si estamos abiertos y si somos receptivos. Somos más que la opinión aprendida.

Los padres narcisistas nos enseñaron a sobrevaluar lo que recibíamos de su parte y a denigrar nuestro ser y todo lo relacionado con él. Era bueno ser como ellos y lo malo provenía de nuestras propias ideas. […]
Sus (de usted) valores pueden ser suyos propios y no estar atados en forma compulsiva a medidas externas, tales como las de sus padres narcisistas, lo cual puede incluir el dinero, la fama, la belleza, la inteligencia, el poder. Podemos dejar de conducir nuestras queriendo causar una buena impresión en nuestra comunidad narcisista.

Nos valoramos menos de lo que los demás nos valoran. Como todos, cometemos errores. Estos no merecen una condena […] sino que están ahí ara que aprendamos de ellos. El humor y el coraje son buenos compañeros. Cuando ve sus dificultades y su tendencia a exagerar la culpa, el humor hace que sea más fácil cambiar.

[…]

Los padres narcisistas hieren mucho a sus hijos, quienes se vuelven propensos a sentirse atacados. Creemos que toda la gente nos quiere hacer daño, y ese es un error muy difícil de erradicar, puesto que siempre estamos agregando ejemplos a nuestra lista. Tal modo de pensar desaparece cuando dejamos de ver enemigos por todas partes, listos para atacarnos.

[…]

Su vida con [sus padres narcisistas] compuso su visión. Ellos eran destructivos en su necesidad de ver las cosas a su modo. ¿Tenían la intención de herirlo a usted con su ignorancia agresiva e invasora, o era simplemente un espejo de su propio mundo interior? Yo creo que es lo último [Nota: El autor nunca habla de la psicopatía], ya que no había nada ni nadie fuera de sus vidas. No tenían ninguna intención de herirlo a usted mientras intentaban satisfacer sus deseos y responsabilidades. Sentían que usted era una extensión suya. […] Estaban tan desesperados con su propia situación que no podían ponerse en su lugar. Si usted llegaba a quebrar su sueño de ser protectores, eso desataba un mal humor increíble.

Y ahí sí podían tener la intención de herir o ser malos. […] En el narcisismo, lo bueno tiene que ser idéntico. El hijo contradice la infalibilidad si escoge otro camino. Entonces lo atacarían porque en su auto-centrismo desesperado, no comprendieron sus motivos.

[…]

Usted va creciendo pero todavía reacciona ante la gente como si ésta quisiera herirlo. La libertad llega al dejar de ver intenciones de maldad en donde no las hay.

Reténgase antes de concluir la presencia de una intención malvada. Dude de su suposición y, antes de sacar cualquier conclusión, obtenga los hechos que pueden motivarla.

[…]

Tenemos miedo al cambio y repetimos comportamientos que arruinan nuestras vidas. […] Cuando tratamos de cambiar, lo hacemos tan a paso de tortuga que el cambio nunca llega, o nos apuramos tanto que tampoco ocurre. La velocidad de la luz nos protege de caer en una trampa, de sentirnos acorralados, heridos. Tenemos miedo de oír el llanto de lo que tuvimos que abandonar, una expectativa de nuestros padres hipersensibles que reaccionaban de más ante nuestros cambios. Aprendemos de esto que todo lo que hacemos es doloroso. […] Nos preocupamos todavía más cuando cambiamos un hábito conocido. ¿Vamos a perder a nuestros amigos? Buscamos y encontramos respuestas de dolor. Nos apresuramos por encima de nuestros sentimientos, tan llenos de ansiedad, culpa y dolor.

Al cambiar, se gana y se pierde algo. Debemos hacer el duelo de nuestras pérdidas […] La pena adicional que sentimos es lo que inflingimos sobre nosotros mismos anticipando las reacciones críticas del punto de vista de nuestros padres.

[…]

Con padres controladores que necesitan tener razón y mantener el mando, no aprendemos lo que necesitamos. Quedarnos o irnos, cambiar o ser iguales. Nos vamos de casa como fugitivos asustados, dominados por nuestro introyecto negativo. Necesitamos escucharnos a nosotros mismos. […]
[…]
NO se sorprenda si el estrés activa la voz de su introyecto. El hijo de narcisistas atribuye falsamente el valor de su serr a los resultados, lo cual crea una preocupación desesperada. […]

La falsedad del narcisista consiste en creer que debe parecer perfecto y que no necesita ayuda. Los padres narcisistas le dijeron que debía ser capaz de manejar sus propios problemas, mientras que al mismo tiempo, lo hallaban incapaz de adaptarse. Esta actitud pasa por alto el hecho de que los esfuerzos útiles se ven bloqueados por aspectos de la propia personalidad.

Usted puede ver sólo lo mejor y considerarse perfecto, o sólo lo peor y sentirse un inútil. Sus padres lo han entrenado a verse así, para darse el gusto.
[…]

La soledad no es eficaz al realizar este trabajo. […] Al exponer sus debilidades uno se fortalece. Aprende lo que desea saber. No avanzamos si nos focalizamos en nuestra propia imagen. Queremos cambiar de alguien que se odia a sí mismo y rechaza la ayuda y el hecho de exponerse, a alguien que se ama a sí mismo, acepta errores y trabaja abiertamente para superar las dificultades.[fin]

-----

[inicio]"Es extremadamente doloroso para un hijo de narcisistas descubrir que se
ha convertido en lo que más odia, que ha incorporado de sus padres
exactamente los rasgos que más lo hirieron. No nos gusta ver esas
características en nosotros mismos. A veces, el hijo de un narcisista desarrolla una ceguera con respecto a su comportamiento, del mismo modo que lo hicieron sus padres, quienes no son capaces de ver la verdad. Sin embargo, si el hijo de narcisistas desea adquirir autonomía y respeto a sí mismo, estos rasgos deben ser reducidos en gran medida , y hay que
desarrollar una sensibilidad interpersonal."
[...]
"Inclusive un adulto que posee un cierto entendimiento intelectual del comportamiento dictatorial y retorcido de sus padres puede abandonar sus propias percepciones y objetivos, uniéndose a sus padres. [...] En los hijos adultos que han desarrollado un ser bastante autónomo, la sumisión
ocurre sobre todo en presencia de los padres. Para aquellos que no ha desarrollado un carácter lo suficientemente autónomo, este
comportamiento sumiso continuará a lo largo de toda su vida, tanto como respuesta al padre interno negativo como a las presiones del padre real.
[...]
Imagine ser criado en una habitación cuyas paredes están torcidas. En lugar de ser rectangulares, tienen forma de trapecio, y cambian continuamente de forma, aunque sea levemente. La única ventana es una hendidura ubicada muy alto y con un vidrio que deforma la visión. Todo
lo que uno vea a través de esa ventana parece difuso e indistinto. Esto es lo que sucede con la percepción de la realidad cuando uno vive con padres narcisistas. Los padres narcisistas no solo ven las cosas
idiosincrásicamente, diferentes de la realidad, [...] sino que además
insisten en que uno las vea como ellos. Insisten porque cada diferencia en la percepción de sus hijos es vivida como un ataque personal.
Destruyen metódicamente los intentos de sus hijos por desarrollar otra
percepción propia."
"... debemos exponer nuestras heridas al Sol. Para los hijos de familias narcisistas es muy difícil abrirse, ya que temen verse expuestos a críticas e imaginan que el enemigo está cerca. Si estamos solos, el
enemigo lucha dentro de nuestra mente y ve nuestra vulnerabilidad,
producto de las heridas. Dejamos que las heridas permanezcan en la
oscuridad, sin curarlas y cubriéndolas detrás de lienzos psicológicos.
[...]
La gente siempre trata de sanar sus heridas pero los esfuerzos pueden verse limitados por mecanismos de defensa de auto-protección y contraproducentes, de los cuales no son conscientes. [...] Sin importar cuán difícil sea, es mejor luchar por sanar. Es posible que necesitemos una ayuda externa para ayudarnos a liberarnos. Sin ayuda, con frecuencia sólo desarrollamos una pequeña parte de nuestro potencial. Podemos
llegar a lograr un buen nivel de competencia en ciertas áreas mientras que el resto de lo que somos permanece bloqueado por la falta de confianza que nuestros padres nos tuvieron y la cual creimos estaba justificada.
Un resultado defensivo terrible consiste en establecer una existencia emocionalmente robótica en la cual no sentimos pena por nuestra infancia ni nos damos cuenta de los placeres de la vida. Sin sentimientos y siendo neutrales, nos plegamos a la prohibición de nuestros padres que optemos por ser una persona separada de ellos." [fin de la cita]

Anónimo dijo...

No estoy deacuerdo en muchas cosas:

"Los padres narcisistas hieren mucho a sus hijos, quienes se vuelven propensos a sentirse atacados. Creemos que toda la gente nos quiere hacer daño."

Los padres perversos narcisistas sienten envidia. Hay un dicho popular que dice que "si la envidia fuera tiña cuantos tiñosos habría."

Envidiosos y por lo tanto perversos narcisistas es algo habitual y no es algo que un hijo proyecta en todas las personas, sino en todos los perversos narcisistas-envidiosos que se encuentra y son innumerables (la tiña).

El hijo de padres narcisistas tiene un radar para detectarlos, identifica perfectamente a los perversos narcisistas. No son ilusiones.

Hay quien ha comentado que son ejércitos de ellos (eso también es por algo).

Esto:

"Tal modo de pensar desaparece cuando dejamos de ver enemigos por todas partes, listos para atacarnos".

Éste párrafo está de más y es no querer reconocer que la sociedad es psicopática (de lo que muchos profesionales están hablando) o no querer ver la tiña (del dicho), en definitiva, es no querer reconocer una situación real, similar a decirle a las vícitimas (te lo inventas todo).

Los perversos narcisistas tienen rasgos concretos y definidos y si un listado inmunerable lo cumple son perversos narcisistas.

Sería como describir a la perfección un chupachús y negar que fuese un chupachús. Absurdo.

En cuanto a éste párrafo:

¿Tenían la intención de herirlo a usted con su ignorancia agresiva e invasora, o era simplemente un espejo de su propio mundo interior?
Yo creo que es lo último.

Pues no sé qué experiencia tendrá. Pero cuando un perverso narcisista intenta buscar la ruina económica premeditadamente o arriesga la vida de su hijo por hacer un favor a cualquier vecino y quedar bien. Cuando difama, calumnia, enfrenta a unos con otros....vaya no diría lo que comenta en su párrafo.

Tengamos en cuenta que para ellos somos cosas y no personas.

Cuando comenta: "No tenían ninguna intención de herirlo a usted".

Perdone pero hay suicidios, depresiones y enfermedades por padres narcisistas. No me diga que es que los hijos fueron débiles o invenciones suyas (hay implicados profesionales de victimología.

Eso sólo lo diría un narcisista para encubrirse o alguien que no sabe de que está hablando.

Esos hijos muertos (que los hay y habrá y no sólo hijos) tenían unos asesinos morales a su lado y esa es la realidad. Alguien que mata sin mancharse no puede decirse que sea lo que está comentando.

Menos mal que no tenían la intención de herir ni ser malos, pero hay muertes por ellos y eso es innegable.

La gente es gente y entre ellos hay una plaga de perversos narcisistas (lo de perversos se lo saltó).

perverso es súmamente malo y matan sin mancharse las manos ¿que no se lo proponen? eso da hasta lo mismo, las muertes se suceden y existen y detrás hay causantes de éste tipo.

No estoy deacuerdo.

Podemos decir que no hay intención de robar, pero si un robo se produce ¿en qué queda la intención?.

Yo se lo diré: es un robo.

SATIN

Anónimo dijo...

Negar la existencia de la realidad:

Siglos atrás, quien fue -independientemente de sus errores- el más grande de los filósofos, planteó la fórmula que define el concepto de existencia y la regla de todo conocimiento: ‘A es A’: una cosa es sí misma. Nunca has comprendido el significado de esta aseveración. Estoy aquí para completarla: la Existencia es Identidad, la Conciencia es Identificación.
“Sin que importe lo que se está considerando, sea un objeto, un atributo o una acción, la ley de la identidad se mantiene. Una hoja de un árbol no puede ser una piedra al mismo tiempo, no puede ser toda roja y toda verde al mismo tiempo, no puede congelarse y quemarse al mismo tiempo. A es A. O, si lo quieres en un lenguaje más sencillo: no puedes conservar la torta y al mismo tiempo comerla.
“¿Quieres saber qué está mal en el mundo? Todos los desastres que han asolado al mundo provinieron del intento de los líderes de ignorar el hecho de que A es A. Toda la maldad secreta que te espanta encarar en tu interior y todo el dolor que has debido soportar, provienen de tu propio intento de ignorar el hecho de que A es A. El propósito de quienes te enseñaron a ignorarlo fue lograr que olvidaras que el Hombre es el Hombre.

Comentaré otra versión:

Un hijo perverso narcisista de padre perverso narcisista no puede reconocer que es perverso y se enmascara mintiéndose a sí mismo.

El hijo narcisista no aceptará jamás que es como su padre y justificará la actitud del padre porque es la suya propia.

A cualquiera que quiera destruir su identidad ideal, le adjudicará la culpa buscando las maneras más intrincadas para hacerlo.

"La culpa es de la víctima", que ve perversos donde no los hay, es porque su actitud no es la correcta, etc...

Eso lo haría un perverso narcisista porque lo que defiende es el mismo interés de todos los que son como él. El hijo no enfrenta la realidad.

Ayn Rand:

Si usted quiere propagar una idea ultrajantemente malvada (basada en doctrinas tradicionalmente aceptadas), su conclusión debe ser desvergonzadamente clara, pero su prueba ininteligible. Su prueba debe ser una madeja tan liada que paralizará la facultad crítica del lector -una madeja de evasiones, equivocaciones, ofuscaciones, circunloquios, non sequiturs, frases inacabables que no llevan a ninguna parte, asuntos colaterales irrelevantes, cláusulas, sub-cláusulas y sub-sub-cláusulas, pruebas meticulosamente largas de lo obvio, y grandes pedazos de lo arbitrario arrojados como verdades evidentes por sí mismas, referencias eruditas a ciencias, a pseudo-ciencias, a lo que jamás llegarán a ser ciencias, a lo que no se puede investigar, a lo incomprobable -todo ello descansando sobre un cero: La ausencia de definiciones.

Como el Chupachús.

Jamás podremos llegar a un acuerdo.

navegante dijo...

Hola Satine,

Las entradas de esta sección "familia narcisista" enfocan el narcisismo desde un punto de vista no patológico. Se trata de aquellas familias donde ningun miembro de la familia tiene una personalidad narcisista "perversa" o patológica como trastorno de la personalidad per se. Todos los miembros de la familia son normales, y sin embargo muchas personas padecen de ansiedad o depresión entre otras cosas cuando crecen en dichas familias. Esto es porque la familia como un todo se tiene rasgos narcisistas y muchas de las dinámicas son inconscientes. Esto queda mejor aclarado conforme se va leyendo todas las entradas, y esperamos subir otras más en las semanas que vienen.

El narcisismo maligno entra mejor en la otra sección de "psicopatía y narcisismo" como trastornos de la personalidad.

Anónimo dijo...

Si es patología o no es un tema que se está discutiendo entre los profesionales de la psiquiatría

(definir psicópata o perverso narcisista. Entre éstas discusiones de profesionales también se encuentran perversos narcisistas que tienen poder e influyen en lo que se da por válido ante toda la sociedad). Eso implica que los intereses son evidentes. Negar ésto es negar el sol.

El narcisismo primario no es una patología. El resto sí (explico).

¿Todos los miembros de la familia son normales?.

Esa afirmación no puede hacerse.

¿Por qué?. Por dos motivos:

1.- Porque los profesionales son engañados por perversos narcisistas. (en el libro de Hirigoyen se habla de ello).

2.- Otra posibilidad más que no puede descartarse es que hay perversos narcisistas en muchos sectores, el médico social es uno de los más comunes.

Todos los perversos narcisistas tienen una causa común (se defienden entre ellos) aunque también se rechazan en entre ellos.

Supongamos que muchos psiquiatras son perversos narcisistas (que los habrá y eso es evidente, ya que la profesión no está exenta de padecerlo).

Supongamos que hay muchas familias que van a diferentes psiquiatras perversos narcisistas.

¿Cree que verá un perverso narcisista verá su propia enfermedad en otros?. Conteste por favor de forma concreta.

¿Cree que todos los profesionales que NO son perversos narcisistas verán a todos y cada uno de los narcisistas de una familia?. Contesta a la pregunta por favor.

Yo desde luego no lo creo. Su vida se basa en el engaño. Son hipócritas (se mienten así mismos).
La dificultad para detectarlos es evidente. Su subsistencia (su imagen) se basa en el engaño.

Me he debatido muchos años intentando averiguar el grado de malignidad de cada uno de ellos/as en la práctica.

Llegué a la conclusión de que lo único que les diferencia son sus habilidades.

Cualquier narcisista (exceptuando el primario) a cualquier precio tratará de susbsistir. No tienen remordimientos ni conciencia (ninguno de ellos).

Atentan todos ellos contra la ley de la integridad moral.

Y eso significa que se saltan la ley destruyendo la identidad de otros individuos. Eso es un atentado contra la ley y las personas que no la padecen.

Pongo un ejemplo que puede ser perfectamente real:

Los narcisistas crecen hundiendo a otros individuos a los que envidian.

A un individuo que cumpla con las características de vícitima le hunden entre todos los narcisistas o perversos narcisistas y lo hacen. eso es así.

¿Por qué lo hacen?. Porque les recuerda todo lo que no son y es una visión insoportable, un "objetivo" a destruir.

He conocido a infinitos, tantos como hay y todas las víctimas que he conocido tienen varias salidas no muy buenas:

1.- Someterse por miedo.
Eso es llamado asesinato psiquico.
Destruyendo la psiquis de un individuo, se destruye a la persona (prohibido por ley).

2.- Rebelarse.
La vícitima se aleja físicamente o sufrirá agresión psiquica en cada ocasión que vea a su agresor.
Por ley está prohibido (aunque la realidad es que se produce). Si puede demostrarlo, entraria la justicia, pero sabemos que las pruebas no son tangibles, hablamos de psiquis.

3.- Muerte de la victima.

No hay ni una sóla posibilidad más.

No he conocido depresiones ni suicidios sin agresiones físicas detrás. Otra cosa es que no fuesen detectables por la medicina, la ciencia, la justicia....

Demuestrenmé cada punto que ésto no es así y contesten a mis preguntas por favor.

navegante dijo...

Hola Satine,

No quiere decir que tus puntos no sean válidos, por el contrario, son muy válidos en cuanto al narcisismo. Inclusive algunos lectores han comentado en esta sección sus experiencias que apoyan tus puntos. Solo que el abordaje en esta sección es para aquellos que podrían decir que su infancia fue "normal". No significa que haya sido una infancia feliz, pero al menos dentro de lo "normal" hay personas con conciencia que a veces han sido heridas durante su propia infancia (a causa de un narcisista por ejemplo) por lo que pueden ser padres con comportamientos que son dictados por dichas heridas sin que necesariamente sean totalmente conscientes de esto. El resultado es que las necesidades de los padres están por encima de las necesidades de los hijos. En la introducción se extiende más este abordaje:

[inicio]La Familia Narcisista. Introducción

Stephanie Donaldson-Pressman, Robert M. Pressman
Introducción
La Familia Narcisista - Diagnóstico y Tratamiento
Editorial: Jossey-Bass

El Enfoque

La Familia Narcisista es un libro escrito por terapeutas para terapeutas. Es para aquellas personas valientes que, en la vida cotidiana, llevan a pacientes a aquella lucha misteriosa, privada y hasta a veces hermosa, que llamamos terapia.
Los autores son dos terapeutas que han trabajando en las trincheras. Esas salas a prueba de ruido, moderadamente cómodas y en las cuales, los pacientes esperanzados y los terapeutas esperanzados, se juntan durante más o menos una hora. Al igual que muchos terapeutas, hemos luchado con pacientes que eran bastante reacios al tratamiento. Buscamos libros, talleres, palabras de sabiduría por parte de nuestros colegas, siempre con la esperanza de encontrar respuestas al porqué de estas barreras que existen y a cómo saltarlas.

La información que más nos ayudó para esto, está inevitablemente orientada hacia la acción. Está bien que haya razones y teorías, pero lo que queremos saber ahora, es cómo aplicarlas, qué hacer detrás de esas cuatro paredes, cómo ayudar al cliente. Este libro da un avance de un nuevo punto de vista, al trabajar con una población de pacientes un poco extraña y difícil. No da una nueva categoría de diagnóstico, sin embargo, sugiere una línea en común que une a individuos quienes, dependiendo del día en el que se los entreviste, podrían indistintamente ser diagnosticados como con una variedad de desórdenes de la personalidad (como estar al borde de la locura, ser hiper ansiosos, narcisitos, paranoicos y dependientes) o hasta se los podría catalogar como persona con algún síndrome clínico y con desórdenes clínicos, como por ejemplo una personalidad múltiple, que sean distímicos o que tengan stress post traumático. Además, el modelo de La Familia Narcisista, provee un marco de trabajo para los terapeutas, con el cual pueden ayudar a individuos que comparten estas características.


...siga leyendo haciendo un click en el título...


Una Vista Más Amplia

Las relaciones entre las experiencias de la infancia y su efecto a veces permanente en el comportamiento adulto, han fascinado a observadores del comportamiento humano durante mucho tiempo. De un particular interés ha sido el impacto de la familia de origen de una persona en el desarrollo personal. En esta última década, el concepto de “hijos adultos de padres alcohólicos” (ACOA [N. de T.: en sus siglas en inglés]), nos ha ayudado a entender los efectos casi previsibles de haber sido criado en un sistema familiar alcohólico. Como terapeutas, muchos de nosotros hemos trabajado durante años con individuos que sufren de lo que parecía ser una baja autoestima imposible de cambiar, o una incapacidad para sostener una relación íntima y/o caminos bloqueados en la comprensión del ser de uno mismo. El concepto de “hijos adultos de padres alcohólicos”, abrió una nueva puerta para la comprensión de estos problemas.

Terapeutas-autores como Woititz, Black, Gil, y Bradshaw (entre otros) han dado imágenes vívidas de cómo las personalidades de los hijos están moldeadas de una manera especial por la familias alcohólicas.(1) Los textos que se han producido sobre este tema, han esclarecido un camino mucho más amplio para la recuperación de hijos de padres alcohólicos. También ha crecido la sensibilidad de los terapeutas en cuanto al impacto de la crianza en una familia alcohólica en el desarrollo de la personalidad. En una época, los terapeutas pocas veces hacían preguntas directas en cuanto al comportamiento que tenían los padres de los pacientes cuando bebían. Hoy en día, estas preguntas ya se exploran de manera rutinaria en una entrevista inicial de evaluación.

Recientemente, un nuevo grupo de textos se ha creado. Sobrevivientes de abusos han escrito libros, tanto para focalizar la atención en la devastación causada por el abuso físico y sexual, pero también para dar una validación y una guía a otros sobrevivientes, ya sean hombres o mujeres. Laura Bass y Susan Davis, han articulado el trauma del abuso sexual, así como las técnicas que ayudan a la recuperación. Su texto, es un texto de referencia que se llama “El Coraje de Curarse” [N. de T.: “The Courage to Heal”]. Mientras que Steven Grubman-Black fue uno de los primeros que atacó el mito de la invulnerabilidad de los hombres ante el abuso sexual, en una narrativa conmovedora que se llama “Niños Rotos / Hombres Que Reparan” [N. de T.: “Broken Boys / Mending Men”](2). De hecho, muchas librerías ofrecen muchos más libros de auto ayuda para estos sobrevivientes, que libros para hacer dieta. Y, hasta este momento, es algo básico en la industria editorial.

Vínculos en Común

En nuestro trabajo en los Estados Unidos, en el Centro Psicológico de Rhode Island, junto con el beneficio de trabajar con hijos adultos de padres alcohólicos y con modelos de abuso, llegó una especie de confusión. ¿Qué pasa con individuos que tienen los mismos rasgos que los hijos adultos de padres alcohólicos, pero cuyos padres ni los violan, ni les pegan? Es verdad, hubo una disfunción en sus familias, pero el vínculo que los une fue más elusivo. Entre hijos adultos de familias disfuncionales, pero no alcohólicas o no ofensivas, encontramos un cuerpo de rasgo de personalidades previamente identificados con el modelo de los hijos adultos de padres alcohólicos. Esto incluía, por ejemplo, una depresión crónica, una indecisión, una falta de confianza en sí mismo.

Dentro de la población, encontramos unos rasgos de comportamiento en común, como por ejemplo una necesidad crónica de gustar, una incapacidad para identificar sentimientos, necesidades, deseos y una necesidad de validación constante. Este grupo de pacientes sentía que se merecían todas las cosas malas que le habían sucedido, mientras que las cosas buenas que les habían sucedido eran probablemente errores o accidentes. Tenían muchas dificultades para ser asertivos y privadamente sentían una especie de rabia penetrante, la cual tenían miedo que saliera a la superficie. Se sentían como tigres de papel, por lo general muy enojados, pero muy fácil de derrotar. Sus relaciones interpersonales se caracterizaban por falta de confianza y sospecha al borde de la paranoia, intercambiados -a veces- con episodios desastrosos de una apertura y confianza total y falta de juicio. Se sentían crónicamente insatisfechos, pero estaban llenos de miedos de ser percibidos como caprichosos o quejumbrosos, si expresaban sus verdaderos sentimientos.

Muchos de ellos podían retener su rabia por períodos extremadamente largos, pero luego explotaban en asuntos relativamente insignificantes. Tenían un sentimiento de vacío e insatisfacción en cuanto a lo que lograban. Esto también se encontraba entre individuos que podrían haber sido vistos como muy exitosos. La lista de gente incluía a profesionales que estaban obsesivamente envueltos en sus empresas, pero que eran incapaces de lograr algo en un nivel en el cual alcanzarían una cierta satisfacción. En las relaciones, estos individuos se encontraban en repetidas situaciones sin salida.

Dado que estos síntomas fueron tan bien definidos en los textos populares sobre los hijos adultos de padres alcohólicos, le pedimos a algunos individuos de familias disfuncionales no alcohólicas, que leyeran estos libros como si fueran este caso de personas, como por ejemplo el libro “Hijos adultos de alcohólicos”, escrito por Janet Woititz o el libro “Haciendo crecer la pena” [N. de T.: “Outgrowing the pain”] de Elianna Gil.(3) Los clientes volvían identificándose de alguna manera con ese síndrome, pero no del todo con los ejemplos de padres que bebían o que eran brutales. Algunas cosas en el modelo sonaban a verdad -por ejemplo: negar los sentimientos, el sentirse vacío, el hecho de tener modelos recurrentes inefectivos de interrelación personal-, pero todo esto no era suficiente para que los pudiesen ayudar.

Mejorando el Sistema Antiguo

Hicimos dos cosas para tratar con las discrepancias entre los ejemplos de los rasgos de personalidad sobre las causas de los hijos adultos de [padres] alcohólicos y las experiencias verdaderas de nuestros clientes. Primero, al leer los libros de autoayuda, les pedimos a los clientes de familias no abusivas y no alcohólicas, que reemplacen la palabra “alcohólico” o “abusivo” por “disfuncional”. Segundo, les aseguramos a estos clientes, cuyos recuerdos de la infancia todavía eran muy vagos, que estos libros que les recomendábamos iban a serles de mucha ayuda, a pesar de que las experiencia personales no parecían corresponder exactamente a sus descripciones.
Las substituciones y aseguramientos ayudaron. De este modo, al reconocer que los términos tales como “hijos adultos del alcoholismo” o “del abuso” eran demasiado restrictivos, los textos comenzaron a cambiar. Variaciones de términos que no se limitaban a referirse a un tipo específico de disfunción (por ejemplo “hijos adultos”) comenzaron a aparecer. La misma pregunta, sin embargo, siguió rondando: ¿Qué es lo que pasa realmente en estas familias, que causa estos problemas psicológicos en común, que antes catalogábamos como rasgos de hijos de adultos de padres alcohólicos? La pista principal fue que, en la ausencia del abuso con el alcohol, otras formas de padres disfuncionales parecían producir los mismos síntomas, por ejemplo: en el incesto, el abuso físico, la negligencia emocional o la ausencia física.

Un Punto de Vista Emergente

Cuando comenzamos a tratar de rastrear los rasgos en común que comparten los sistemas parentales de los sobrevivientes, identificamos un modelo de interacción que hemos llamado “la familia narcisista”. Sin importar la presencia o la ausencia de un abuso que se pueda identificar, hemos encontrado un rasgo pervasivo, presente en todas las familias: la necesidad del sistema parental de tener la prioridad por sobre las necesidades de los niños.

Hemos hallado que, en la familia narcisista, las necesidades de los niños sólo son secundarias con respecto a la de los padres, pero por lo general son problemáticas para estos últimos. Si uno quiere rastrear la familia narcisista en cualquiera de las escalas del desarrollo bien conocidas (como por ejemplo la de Maslow o la de Ericsson), uno ve que las necesidades más fundamentales del niño, aquellas de confianza y seguridad, no están satisfechas.(4) Además, la responsabilidad de la realización de estas necesidades, cambia del padre hacia el hijo. En esta situación familiar, el niño debe ser reactivo a las necesidades de los padres, en lugar de ser lo que corresponde, es decir, que los padres deben responder a las necesidades del niño. De hecho, la familia narcisista está consumida en tratar con las necesidades emocionales del sistema parental.

En la familia narcisista se contrata a los niños en el proceso de satisfacer las necesidades de los padres. En una familia en la que el padre es un adicto a la cocaína, tanto la esposa como los niños bailan alrededor del padre para no inducir conflictos. Cuando la mamá está al borde de la locura, hay una especie de danza similar entre el esposo y los niños. En una familia incestuosa, los niños son protegidos del atacante, quien nunca se confronta con el esposo o la esposa. El esposo o la esposa de un padre con traumas, pone toda la energía en sostener el status quo y en enternecer o ablandar a su pareja, todo esto perjudicando a sus niños.

En la familia narcisista, el comportamiento del niño está evaluado no en términos de lo que dice sobre lo que él o ella esté experimentando o necesitando, si no en su impacto en el sistema parental. Por ejemplo, en una familia saludable un niño que recibe una mala nota en un boletín, alerta a los padres acerca de la presencia de un problema. La situación es luego examinada en términos de las necesidades del niño y de su desarrollo. Por ejemplo: ¿el trabajo es demasiado duro? ¿El niño está bajo stress? ¿Necesita ayuda: un tutor, apoyo o algo así? En la familia narcisista, sin embargo, el mismo problema es examinado en base a las dificultades que esto presenta para los padres. Por ejemplo: ¿El niño es desobediente, haragán, avergüenza? ¿O quizás está buscando sólo una atención excesiva?

En este ejemplo, la familia saludable reaccionaría expresando una preocupación por los sentimientos de niño, presentando su mala nota, no como una falla personal, sino como un problema que debe ser resuelto. En la familia narcisista, sin embargo, las reacciones de los padres le indican al niño que sus sentimientos tienen una importancia limitada o ninguna importancia en lo absoluto. [En este caso] el niño no TIENE un problema, él ES un problema. Yendo un poco más lejos, el niño no tiene necesidad (por ejemplo, de un tratamiento para la dislexia, para la ansiedad, una tardanza en el desarrollo, presión, etc.), si no que se le pone una etiqueta (haragán, holgazán, estúpido, el payaso de la clase, disparate, etc.) Las consecuencias de las acciones de los niños en los padres, son de una importancia primordial. Con el tiempo, estos niños aprenden que sus sentimientos tienen un valor muy pequeño o hasta negativo. Comienzan a desprenderse de sus sentimientos, a perder el contacto con ellos. Por lo general, esta negación de sentimientos es funcional para el niño, ya que expresarlos sólo alimenta el fuego. En lugar de entender, de reconocer, de validar SUS propias necesidades, estos niños desarrollan un sentido exagerado de su impacto en las necesidades de sus padres, de hecho, se convierten en un reflejo de las necesidades emocionales de sus padres. Las necesidades del padre se convierten en un blanco en movimiento en el cual el niño refleja un sentido de error o falla, sienten que ellos son los que se equivocan. Además, no llegan a aprender cómo validar sus propios sentimientos y cómo satisfacer sus propias necesidades. Con el tiempo, los niños sufren un adormecimiento semi-permanente de sus sentimientos. En la edad adulta estos individuos pueden no llegar a saber lo que sienten, excepto por ciertos grados de desesperación, frustración y insatisfacción.

El camino hacia la recuperación, el cual planeamos en el Capítulo Cuatro, se delinea en cinco etapas separadas. Esto incluye la comprensión de los pacientes de que no son responsables por el sistema de acciones que los padres les inculcaron durante su crianza, ni que los podrían haber controlado. También incluye, sin embargo, su comprensión de que una vez adultos tienen el poder de controlar su recuperación y que, de hecho, son responsables de esto. En otras palabras, un niño con una familia disfuncional, está moldeado por la disfunción de su familia, pero una vez que es adulto ya no necesita que esta disfunción lo defina.

¿Por Qué Ejemplos de Casos?

Este libro está salpicado de ejemplos de casos, contrariamente a estudios de casos. Nuestro sentimiento es que luego de haber pasado horas con sus propios pacientes, puede ser que los terapeutas no deseen invertir tiempo leyendo transcripciones de sesiones de otros, para deducir algunos conceptos. Por lo tanto, los ejemplos que hemos abreviado corresponden a ilustraciones auténticas, con la información para identificar limpiada para proteger la confidencialidad.

Para acomodarnos a diferentes situaciones y para hacer que el texto sea más fácil de leer, hemos variado las voces de los autores de vez en cuando, por ejemplo, refiriéndonos alternativamente a ellos como “nosotros”, “yo”, “el terapeuta”, etc. Del mismo modo, al presentar ejemplos también hemos variado los pronombres “él”, “ella”, “ellos” para que el texto fluya más fácilmente.

Hemos evitado usar las situaciones extremas en cuanto nos fue posible. Los peores casos son relativamente fáciles de comprender. Si, por ejemplo, a un paciente le cae un balde de agua fría a propósito por parte de alguno de sus padres cuando es niño, no es difícil entender porque las heridas emocionales existen. Sin embargo hemos hallado que las historias que presentan los pacientes, por lo general son mucho más sutiles. No es necesario que el niño sea severamente abusado, para recibir un trauma. Hemos observado individuos cuya historia de la familia de origen no fue tan dramática, pero que sin embargo se ven seriamente afectados. Estos individuos provienen de familias narcisistas, en las cuales la disfunción fue pervasiva y, sin embargo, encubierta.

Se espera que estas ilustraciones sirvan de aparatos mnemónicos, es decir, de ganchos en los cuales atar los conceptos. Los casos fueron elegidos con matices netamente diferentes de comportamiento disfuncional dentro de la familia narcisito, que puede variar entre algo realmente obvio hasta algo confusamente sutil. Al igual que en la naturaleza, en que los elementos existen muy rara vez en su forma pura, por ejemplo el oxígeno se encuentra mezclado con una docena de otras sustancias en el producto que llamamos “aire”, del mismo modo son los rasgos de la familia. Si bien podemos hacer referencia a una familia incestuosa o con problemas de alcohol, unas crianzas disfuncionales por lo general muy raramente son presentadas por el paciente en su forma pura, al contrario, los problemas tienden a ser multidimensionales. Los ejemplos de casos van a ayudar a los terapeutas a reconocer elementos claves de la familia narcisista, a pesar de que se encuentren en forma encubierta.

Presentando el Marco de Trabajo

Nosotros consideramos que la psicoterapia es un arte de curación, una mezcla de técnicas, estrategias y una alquimia personal diseñada para portar una especie de alivio y para aumentar en el crecimiento del cliente.(5) Para aquellos que poseen una mente científica, esta orientación puede olerles un poco a folkismo o algo inexacto, un proceso que suena más a una anécdota. Claro, hay desórdenes para los cuales las pruebas empíricas han apoyado un tipo de tratamiento más que otro. Por ejemplo, en el tratamiento de las fobias simples, se dice que la intervención sobe el comportamiento, juntando aproximaciones sucesivas con una inhibición recíproca, funcionan en más del 90% de los casos.(6) Lamentablemente, los textos publicados tienen muy poco de estos casos en los que hay una estrategia de tratamiento que se apareja con los desórdenes que se pueden reconocer. La psicología y el trabajo social son ciencias suaves.

Y, sin embargo, aquellos de nosotros que estamos en este terreno, continuamos investigando, leyendo, yendo a talleres, hablando con colegas clínicos y buscando supervisión. Todo esto con la esperanza de ayudar, mejor a nuestros clientes. Para mejor o para peor, nuestros métodos de tratamiento muy pocas veces se ponen bajo escrutinio, principalmente nos la ingeniamos para encontrar técnicas que correspondan a nuestra propia personalidad y a las necesidades de nuestros clientes.

Ciertamente existe una necesidad de validación de las modalidades de tratamiento. En la formulación de una hipótesis inválida, el investigador debe primero tener un marco de trabajo, una orientación o una dirección en la cual va a explorar. La presentación de la Familia Narcisista es la exposición de tal marco de trabajo. Es el desarrollo y la implementación de este modelo hipotético, que nos ha sido de tanta ayuda a los autores, al trabajar con una población específica de pacientes. El marco incluye: (1) Una hipótesis de formación de síntomas y las secuelas en el comportamiento, (2) sugerencias para estrategias de tratamiento. No contiene -ni tampoco es la intención que contenga- unos estudios que validen francamente estos puntos.

En cuanto a nuestro punto de vista, este libro tiene dos puntos fuertes. Primero, postula una causa más amplia (y menos misteriosa) que alguna vez ha sido reservada muy estrictamente a los casos de los niños adultos del alcoholismo, y que luego se fueron expandiendo hacia niños de familias disfuncionales. Al hacer eso este libro propone una teoría para explicar por qué tantos individuos poseen síntomas similares, a pesar de que sus contextos pueden parecer muy diferentes, y que, sin embargo, están desprovistos de un abuso identificable. En segundo lugar, este libro provee una fórmula para tratar terapéuticamente con esta población. Los autores han detallado estrategias que han hallado muy benéficas para trabajar con una población que muy a menudo se muestra refractaria al tratamiento.

En conclusión, los autores están tratando de exponer un modelo de tratamiento práctico, orientado hacia la acción y dirigido a los terapeutas. Si bien una vista positiva, la validación y el apoyo al paciente, son aspectos críticos de la terapia, el terapeuta en este modelo es una fuerza preactiva en el proceso. No estamos presentando este modelo como una nueva teoría del estudio del ser (para usar la terminología de Kohut), sino que estamos sugiriendo que presenta la posibilidad de un punto [de partida] para comenzar a formular una teoría.(7) Creemos que el modelo de tratamiento de la familia narcisito es un paso necesario hacia la evolución de los procesos terapéuticos.

NOTAS

1. John Bradshaw, Healing the Shame That Binds You (Deerfield Beach, FL: Health Communications, 1988); Claudia Black, It Will Never Happen to Me (Denver, CO: MAC Printing and Publications, 1987); Eliana Gil, Outgrowing the Pain (New York: Dell, 1988); Janet G. Woititz, Adult Children of Alcoholics, expanded version (Deerfield Beach, FL: Health Communications, 1990).

2. Ellen Bass and Laura Davis, The Courage to Heal: A Guide for Women Survivors of Child Sexual Abuse (New York: Perennial Library, 1988); Steven Grubman-Black, Broken Boys/Mending Men (New York: Ivy Books, 1992).

3. Gil, op. cit.; Woititz, op. cit. 4

4. A. H. Maslow, Toward a Psychology of Being (New York: Van Nostrand, 1962); E. H. Erikson, Identity: Youth and Crisis (New York: W. W. Norton, 1968).

5. Hilde Bruche, Learning Psychotherapy: Rationale and Ground Rules (Cambridge, MA: Harvard University Press, 1974).

6. J. Wolpe, The Practice of Behavioral Therapy, 2nd ed. (New York: Paragon Press, 1973).

7. Jeffrey Berman, Narcissism and the Novel (New York: New York University Press, 1990), p. 26.[/fin]

Entiendo tu posición, no quería invalidar tu punto de vista, pero hay otros tantos que sufren por causas más sutiles en manos de personas que no son abiertamente patológicas. Todos en este mundo tenemos rasgos narcisistas, pero hay un porcentaje que lo manifiesta patológicamente. Tenemos secciones para ambos casos, aunque la mayoría de las personas que nos escriben han sido víctimas de personas patológicas con máscara de cordura.

Chu 楚林 dijo...

Hola Satine,

El problema aquí es que estamos hablando de dos cosas diferentes, como bien ha tratado de explicarlo Navegante. Tal vez la confusión se deba a la falta de una terminología específica.

En la sección "narcisismo" de este blog, estamos tratando de compartir textos que, lamentablemente, solo están disponibles en inglés. Si sabes leer en ese idioma y tienes la posibilidad de acceder a esta literatura, te recomendamos:
Myth of Sanity (de Martha Stout)
Trapped in the Mirror (de Elan Golomb)
The Narcissistic Family (citado más arriba)
The Drama of the Gifted Child (de Alice Miller. Está disponible en español - El drama del niño dotado)

Estos son solo algunos. Si te interesa, con gusto te enviaremos una bibliografía. Esperamos poder traducir mucho más material en el futuro.

Todos estos libros hablan de una "cadena narcisista" que se propaga de generación en generación. Los padres y abuelos fueron criados por gente que manifestaba ALGUNOS rasgos narcisistas, pero que por lo general, eran producto de una herida emocional no procesada, tras la cual el padre o la madre intentaba compensar el vacío con sus hijos. Los autores hacen hincapié en que no se trata necesariamente de narcisistas perversos como los que tú has descrito muy bien.

Como dijo Navegante, todos tenemos ciertos rasgos narcisistas. En la gente con conciencia moral, se trata de vacíos emocionales que podemos ir curando gracias a la terapia y al conocimiento, a fin de volvernos menos predatorios y más conscientes. En los casos que tú describes, la patología es mucho más importante. Ahí entraría el debate de si se trata de algo congénito o no, por ejemplo, como en las diversas teorías sobre psicopatía.

Espero que ahora puedas notar que no se trata de una contradicción, sino de dos conceptos diferentes tratados con el término "narcisismo". Perdón por la confusión, si antes no fuimos claros.

Saludos.

Anónimo dijo...

Creo que una cosa es tener rasgos narcisistas (normalidad) y otra cosa es el narcisismo (perversos).

Entre un perverso narcisista y un lo que llamar�an ustedes narcisista encontr� diferentes grados de malignidad entre ambos en sus acciones, pero no encontr� remordimientos ni conciencia en ninguno.

Podr�a darse el caso de que cuando acuden pacientes (v�citimas) y los profesionales detectan a/ a los narcisistas causantes de las problem�ticas de las v�ctimas, los que to llano perversos narcisistas sigan terapia y dem�s (diciendo que s� a todo) por cuestiones de poder pero no una verdadera rehabilitaci�n sino como una emulaci�n de su rehabilitaci�n.

Por m�s que he buscado narcisistas como los que describen con remordimientos y conciencia no los encontr�. S� diferencias de habilidades malignas.

Creo tambi�n que en general se trata a los pacientes-victimas, pero no a los causantes.

Por otra parte muchos autores hablan de la imposibilidad de rehabilitaci�n de los agresores y es m�s hablan de que causa perjuicios porque mejoran habilidades malignas.

Satin.

Anónimo dijo...

Reflexioné sobre lo que han escrito y....

los narcisistas con perversos en sí mismos, porque crecen a base de hundir a otra persona, a base de aniquilar la psiquis de otro. Da igual si lo hacen con intención o es instintivo, se saltan la ley de la integridad moral, nada más perverso (aniquilar a un individuo)con o sin intención.

Y sigo pensando que ésto que proponen:

"Un resultado defensivo terrible consiste en establecer una existencia emocionalmente robótica en la cual no sentimos pena por nuestra infancia ni nos damos cuenta de los placeres de la vida. Sin sentimientos y siendo neutrales, nos plegamos a la prohibición de nuestros padres que optemos por ser una persona separada de ellos".

Es decirle a una víctima hazte su igual para neutralizarle.
Una víctima jamás podtá no tener sentimientos, jamás.

Porque es decirle a la víctima aniquilaté para poder estar con un narcisista. Es descabellado.

También veo que han culpabilizado a las víctimas de invenciones respecto de su narcisista (nada más lejos de la realidad).

Es aplicar: negar la existencia de la realidad de que A es A.

Lo siento pero no puedo estar deacuerdo por ley ni por moralidad.

navegante dijo...

Hola Satine,

Tienes el derecho de tener tus propias visiones y opiniones con respecto al tema basado en tu experiencia y conocimiento. Sin embargo te invito a que leas las entradas con una mente abierta teniendo en cuenta que este material se trata en la psicología no necesariamente bajo la etiqueta de “narcisismo”, sino que también se encuentra en literatura acerca del trauma, trauma que no necesariamente es drástico y obvio, sino que puede ser más sutil. El “Drama del Niño Dotado” es un ejemplo, la autora Alice Miller aborda el tema en la versión actualizada del libro sin utilizar necesariamente el término narcisismo. Otro ejemplo es “Children of Trauma” de Middleton-Moz. Saludos.

Anónimo dijo...

Estamos discutiendo cosas diferentes.

Claro que el narcisista sufrió un trauma y que éste pudo ser fuerte o sutil. Pero para él/ella fue tan importante que se rindió volviendose igual que su agresor.

Claro que está muy bien que investiguen en la linea de sus traumas para intentar encontrar respuestas o salidas.

En todo ésto estoy totalmente deacuerdo.

Con lo que no estoy decuerdo es que con que a una víctima se le diga que si quiere estar con un narcisista niegue sus sentimientos y así el agresor no tendrá poder sobre él. Esto es ilegal en sí mismo, es pedirle a una víctima que renuncie a ser ella misma en favor de otro. Atenta contra la integridad moral de un ser humano y hace que la víctima imite a su agresor, es como decirle a la víctima hazte su igual (eso es ilegal e imposible) porque el narcisista es así ya por naturaleza y la víctima estáría fingiendo lo que no es, estaría en una posición débil SIEMPRE y si estuviese siempre en esa actitud (cosa imposible) se haría tan hipócrita como su agresor narcisista.

Es negar lo que siente o ayuda a la víctima y ponerse a favor de su agresor narcisista.

Es lo que ha venido haciendo la psiquiatría y que Hirigoyen denuncia, errando constantemente con ésta actitud.
Satin.

navegante dijo...

Es un buen punto y algo a dejar claro para que no se preste a otra interpretación. Algunas víctimas se encuentran alienadas de sus sentimientos como producto del trauma, a modo de sobrevivir, pero una vida sin sentimientos no es vida. Por lo que parte de la recuperación en este caso es volver a la conexión de los sentimientos.

También no tenemos que dejar que por nuestras emociones por el psicópata "perdamos la cabeza". Lo que sucede es que proyectamos nuestros sentimientos en personas patológicas que realmente no presentan estos sentimientos. En este caso no se trata de negar los sentimientos, sino de reconocer que los sentimientos vienen de uno y no del psicópata.

Anónimo dijo...

De ahí que les llamen muertos vivientes. De ahí que digan que necesitan de su imagen aparente para sobrevivir.

Según la ciencia partes del cerebro que regulan las emociones están reducidas. Por eso entre otras cosas son crueles.

Esto se produce en la infancia. La narcisista más pequeña que he conocido tenía dos años y medio, (he visto más pequeñas sin posible confirmación)ahora tiene más habilidades típicas de narcisista (no hablo de rasgos).

Por eso es tan importante desarrollar la parte emocional en los bebés y niños. Porque después ya no hay vuelta atrás.

Recuperar emociones del cerebro que han sido reducidas a mínimos es muy difícil.

Por lo que he visto imitan la compasión para no sentirse descubiertos, pero no la sienten.

Niños que no lloran, que no aman, que no ríen. Gesticulan como actores de un teatro, pero sobradísimamente se les ve que no lo sienten.

Un/una narcisista (he conocido de ambos géneros) fue en su infancia víctima y posteriormente se hizo agresor.

La perversión viene dada cuando intentan anular a cualquier individuo. Eso se produce en un intento de recuperar la autoestima que perdieron o anularon, pero ésto nunca se consigue y se queda en un anular lo que envidian para que no les recuerde lo que les falta.

Por eso es tan importante la autoestima de los niños.

Les dejé una entrevista de Punset en donde se decía que había que prestar más atención a los bebés y niños.

¿queremos que no se den narcisistas en un mañana?. Pues para eso hay que hacer que el bebé y posterior niño tenga una buena autoestima.

¿cómo se hace?. Es sencillo. Valorar lo que hacen, proporcionarles apego (niños dependientes y con apego son niños independientes del mañana).

Pero a los bebés se les rompe el apego desde que nacen. Nacen y son llevados a una sala aparte (hasta hace poco se hacía), Muchos se están dando cuenta que romper vínculo madre-hijo sin una causa que lo justifique es un atentado contra ese vínculo.

Cuando se separa a un bebé de su madre están rompiendo algo tan sagrado que ni tan siquiera son capaces de entender muchos profesionales de la salud.

¿pero y más tarde?. Más tarde se les deja en guarderías, fuera del apego madre-hijo.

Desde luego no se pueden perder derechos incuestionables, pero como decía en la entrevista de Punset, hay que buscar nuevas soluciones.

El bebé separado de su madre siente auténtico miedo. Su superviviencia o no dependen de que su nadre o con quién está vinculado afectivamente esté cerca. Para él es así.

Ahí está la solución del mañana.

La de hoy para los narcisistas...recuperar emociones que en su cerebro han sido aniquiladas....me parece bien difícil. Pero si han inventado una especie de neurotrasmisores para que personas ciegas puedan ver....no se puede decir no hay solución, se puede decir: no la hemos descubierto todavía.

Les dejo con mis aportaciones mis conocimientos con ellos y son muy extensos, me he pasado años observándoles, puedo detectarlos con una facilidad asombrosa y no es difícil y les puedo decir que la mayoría de la población es así.

hay que ver quienes son, no quienes fingen ser.

Gracias por leerme y Lean a John Galt (Fragmento de la rebelión de Atlas), él ya supo que ocurrió y lo expone claramente.
Satin

Anónimo dijo...

Otro apunte más:
¿Y cómo se puede ayudar a las víctimas de hoy (no las narcisistas).

Pues como se hace en éste foro es una buena linea. Explicando a la víctima con quién está. Ser sinceros y explicarles que de momento no tienen solución, son así. Explicarles el por qué. explicarles como aquí se ha dicho todos los métodos que utilizan , estupendo).

Y....una vez dado el conocimiento a la víctima. Ella decidirá no mediante un lavado de cerebro de su agresor.

Elevarle la autoestima perdida y comprender su situación dándole toda la veracidad que merece a sus sentimientos y explicaciones.

Un saludo.
Satin.

Anónimo dijo...

Maltrato infantil, comentario de Liliana Pauluzzi,
de Rosario, Argentina.
Querida Gabby:
Como esperabas oir mi voz con respecto al maltrato infantil, aquí respondo. Pero no con mi voz sino con la de alguien que considero debe ser leído y circular por todas partes y es Alice Miller en su libro "Por tu propio bien" en el epílogo de la segunda edición intenta clarificar lo expuesto en su obra en los siguientes puntos:
" 1- Cualquier niño, niña viene al mundo para crecer, desarrollarse, vivir, amar y expresar sus sentimientos y necesidades.
2- Para desarrollarse, el niño, la niña necesita la ayuda de adultos que, concientes de sus necesidades, l@ protejan, l@ respeten, l@ tomen en serio, l@ amen y le ayuden a orientarse.
3- Cuando se frustran las necesidades vitales del niñ@, cuando el adulto abusa de él, ella, por motivo egoístas, le pega, l@ castiga, l@maltrata, manipula, desatiende o engaña sin la interferencia de un testigo, entonces la integridad del niño, niña sufrirá un daño irreparable.
4- La reacción normal a una agresión debería ser de enfado y dolor. Sin embargo, en un entorno perjudicial, al niñ@ se le prohibe enojarse y, en su soledad, el dolor le resultaría insoportable. El niño, la niña, debe entonces ocultar sus sentimientos, reprimir el recuerdo del trauma e idealizar a su agresor. Más adelante no sabe que le ha pasado.
5-Desconectados de su causa original, los sentimientos de enfado, impotencia, confusión, añoranza, aflicción, terror y dolor conducen a acciones destructivas contra otros (comportamiento criminal o asesinatos masivos) o contra uno mismo (adicción a drogas, prostitución, desórdenes psíquicos y suicidios).
6-Las víctimas de las venganzas de los agresores son a menudo sus propios hijos e hijas, utilizados como víctimas propiciatorias. En nuestra sociedad esta agresión está aún legitimada, incluso tenida en alta estima, mientras la sigamos llamando educación. Es trágico que los padres peguen a sus hijos e hijas para evitar sentir lo que sus padres hacían con ellos, ellas.
7- Un niño o niña que haya sido maltratad@ no se convertirá en criminal ni mentalmente enfermo si, por lo menos una vez en su vida, encuentra una persona que comprenda que no es el niño, la niña maltratad@ e impotente el que está enferm@, sino su entorno. Hasta tal punto el conocimiento o la ignorancia de la sociedad (parientes, asistentes sociales, terapeutas, profesores, profesoras, doctores, doctoras, psiquiatras, funcionarios, funcionarias, enfermeros, enfermeras) pueden salvar o destrozar una vida.
8- Hasta ahora la sociedad ha protegido al adulto y culpado a la víctima. Ha contribuído a ello la ceguera ante teorías que se amoldan a los patrones educacionales de nuestros bisabuel@s, en la que l@s niñ@s eran criaturas dominadas por la maldad y los impulsos destructivos, inventaban falsas e imaginativas historias y ofendían o deseaban sexualmente a sus inocentes padres. En realidad cada niño, niña tiende a sentirse culpable y responsable de la crueldad de sus padres debido a su constante amor por ellos.
9- Gracias a la utilización de medios terapéuticos, ahora somos capaces de verificar empíricamente que las experiencias traumáticas de la niñez se almacenan y afectan durante toda la vida. Además, en estos últimos años las mediciones electrónicas de la vida intrauterina y del recién nacid@, revelan que el niño, la niña, desde el principio, sinte y aprende tanto la crueldad como la ternura.
10- La luz de este nuevo conocimiento revela la razón lógica de todo comportamiento absurdo, desde el instante en que las experiencias traumáticas de la niñez emergen de la oscuridad.
11- El aumento de nuestra sensibilidad hacia la normalmente negada crueldad con l@s niñ@s y los efectos de este aumento, acabarán con la violencia transmitida de generación en generación.
12- Las personas cuya integridad no ha sido dañada en su infancia y que han recibido de sus padres protección, respeto, sinceridad, serán jóvenes y más tarde adult@s, inteligentes, sensibles, fuertes y perceptiv@s. Sentirán alegría de vivir y no necesitarán dañar a otros o a sí mismos, ni cometer asesinatos. Utilizarán su fuerza para protegerse, pero no para atacar a los demás. No podrán más que proteger a los más débiles y por tanto a sus propios hij@s, pues es exactamente lo que han experimentado y porque vivenciaron ese conocimiento en lugar de la crueldad. Ell@s seguramente no podrán entender que alguna vez otras personas necesitaran una inmensa industria de guerra para sentirse seguros en este mundo"
Hasta aquí Alice Miller, la incorporación del femenino lo agregué yo, en la traducción de la edición que tengo no está, aunque los estudios de género no están incorporados, creo que el aporte de Alice Miller es de un incalculable valor. Si a esto le agregamos el texto de Estella Welldon "Madre, virgen, puta. Idealización y denigración de la maternidad", quien dice: "La sociedad espera que las madres se comporten como si estuvieran provistas de una varita mágica, que no solo la libera de anteriores conflictos sino que también las equipan para que manejen las nuevas emergencias de la maternidad con habilidad, precisión y destreza".
Y en cuanto a los factores socioeconómicos adentrarnos en el pormenorizado estudio de José Manuel Martín Medem "La guerra contra los niños" en el que se reúne y describe la violencia que nuestro mundo, que se dice civilizado, ejerce sobre la infancia.
Dice en su contratapa:
"Ocasionalmente, la prensa ha revelado asesinatos, secuestros, mutilaciones, tortura, ha denunciado al explotación laboral y sexual de niñ@s en países del Tercer Mundo, o el tráfico de órganos infantiles hacia Europa o Estados Unidos. No se trata de hechos puntuales, de anomalías. Mafias bien organizadas controlan el negocio de la prostitución infantil, las adopciones ilegales o el tráfico de órganos ante la indiferencia o la complicidad de numerosos gobiernos. Lo que José Manuel Marín Medem califica de "guerra contra los niños" es una guerra que se libra en toda América Latina, en Asia y Africa, pero también en el orgulloso primer mundo. Cerrar los ojos a esa guerra, ignorar lo que está sucediendo, pretender que se trata de simples rumores y exageraciones nos convierte, inapelablemente, en cómplices por omisión de los más abyectos crímenes: los que se cometen sobre la infancia"
Queridas amigas espero que con la transcripción de algunas voces que al menos a mí me han ayudado a comprender un poquito más este tema haya presentado mi posición. Creo que por más esfuerzos que se haga, desde las buenas voluntades, en un país como el nuestro, se dista muchos de realizar
políticas en favor de la infancia y de la humanidad. A veces siento que las acciones que podamos realizar en forma dispersa y separada, son como gotas de agua en el desierto, pero no pierdo las esperanzas de que entre muchas gotas juntas podamos formar un oasis.
Un beso a todas Liliana
© 2001, Liliana Pauluzzi
RIMA: Red Informativa de Mujeres de Argentina.
URL de este archivo: http://www.rimaweb.com.ar/infancia_adolescencia/comentario_lpauluzzi.html
Puede reproducirse en internet citando la fuente y/o directamente linkeando a la dirección antedicha. Para publicación en papel por favor comunicarse con la autora o el autor.
http://www.rimaweb.com.ar/infancia_adolescencia/comentario_lpauluzzi.html

Satin

Anónimo dijo...

Incluso los psiquiatras, psicoanalistas y psicólogos clínicos tienen un miedo inconsciente de culpar a los padres de los trastornos mentales de sus clientes. Según Miller, los profesionales de salud mental también son criaturas de la pedagogía negra internalizada en sus propias infancias. Esto explica por qué el mandamiento "Honrarás a tus padres" ha sido uno de los blancos principales en la escuela de psicología de Miller.[5]

Miller llama al electroshock para tratar a la depresión "una campaña en contra de los recuerdos". También critica el consejo de los psicoterapeutas a sus clientes de perdonar a sus padres abusivos.


Satin

navegante dijo...

Interesante la información, ¡gracias! Lamentablemente Miller no habla acerca de la psicopatía y no sería el caso de atribuirle una infancia difícil como causa de "criminalización" a alguien que es una persona psicopática. Independientemente de si la infancia fue "normal" o "traumática", un psicópata tendrá un retraso afectivo y personalidad psicopática. Pero el trabajo de Alice Miller es admirable y útil, sobre todo en caso de "trauma" y su efecto en la personalidad de una persona sin personalidad psicopática.

Anónimo dijo...

Si la psicopatía es un trastorno mental o no está siendo discutido por los profesionales.

Yo creo que son ambas cosas:
1.- Saben lo que hacen (luego son imputables por ley).

2.-Tienen el trastorno narcisista (enfermedad mental).

No he conocido a ni un sólo psicópata que en su infancia no hubieran malos tratos (y conozco muchísimos). Otra cosa es que no fueran detectados o que a la sociedad no le interese destapar ésto.

¿Por qué?. Pues evidente. Hay profesionales y sociedad (psicopática) que padecen del mismo mal y lo tratan de considerar normal porque ellos son igual y hacen lo mismo con sus hijos y se destaparían así mismos.

Sigo pensando que la genética es la manera más fácil de deshacerse del tema. Otra cosa es que sus partes del cerebro que regulan las emociones sean diferentes (anuladas), no que no las tuvieran cuando nacieran.

Yo creo que hay otro apunte más y es que no todas las vícitmas son anuladas y convertidas por cuestión de carácter.


Satin.

Anónimo dijo...

Hola:

He navegado mil veces en busca de tranquilidad. Poco a poco he caido en la cuenta (digo claramente, ya tenia sospechas) de que vivia una relación con un individuo narcisista..claro producto de una familia de esas características.

Aunque me he distanciado de el despúes de 4 años de relación, la depresión ha sido dura. Van ya seis meses...y aunque consciente estoy de que el era muy dañino para mi persona y mi familia, le he buscado, pero cada vez mas claro tengo que no debe haber arreglo, porque es una persona dañina.

Que hacia uffffff¡¡¡ todo loq ue dicen. muy cuidadoso de su persona...manipulador egoista, malintencionado en sus comentarios nsensible a los sentimientos de los demas (de nadie)..eso me estuv lacerando cuatro años. Y bueno... pues esque soy dependiente emocional, seguro que lo atraje.

Ahora esta lejos de mi...no puede explotarme (aun lo intentaaa¡¡) se ha escondido porque aun con sus padres es cruel, mentiroso, chantajista, manipulador. No les da ni su dirección y es su único hijo.

Si me dolió mucho pedirle que se fuera de mi casa y de mi vida. Aun lloro diario por la sensación de abandono y tristeza. Pero obvio en un narcisista el hecho de que yo le haya puesto las maletas y le haya por fin hechado en cara todas sus crueldades, falta de empatía y responsabilidad me hicieron merecedora de su lapidario silenci, aborrecimiento ausencia absoluta.

Ahora y sufriendo aun se que no fue por mi. Que si no se atiende seguira repitiendo con otras personas esos patrones. Y que lo unico que generan es dolor insatisfacción.
Trato de superarlo. vivir mejor. aunque tengo momentos de debilidad y quisiera buscarle. Estoy aun en eso. he visto las referencias.
las consultare.
Saludos
Vicky

Chu 楚林 dijo...

Hola Satin:

Tenés razón. La genética podría ser un factor determinante en muchísimoas casos. Robert Hare también realizó estudios con imágenes cerebrales, y cuando presentó los resultados sobre los psicópatas, ¡algunos científicos pensaron que no se trataba de cerebros humanos! Carecían de emociones.

Pero, obviamente, es muy difícil lograr realizar pruebas genéticas con estas personas. Y los psicópatas en los campos de la ciencia se han encargado de que así sea. Entonces, dadas estas limitaciones, tal vez sea más importante aprender lo que más podamos acerca de la conducta de un psicópata, el narcisismo patológico (que no quedaría necesariamente demostrado en un análisis de su genética), etc. Ya que, con o sin un test genético, podremos aprender a protegernos de ellos.

Chu 楚林 dijo...

Hola Vicky, y gracias por haber compatido tu historia. Decís: "soy dependiente emocional, seguro que lo atraje". Bueno, como decimos siempre, "no eres responsable de lo que te sucedió pero sí de hacer algo al respecto".

Tampoco sos responsable del tratamiento de tu ex. Si él no quiere (o no puede) curarse, no hay nada que puedas hacer, lamentablemente. Quizás ni siquiera sufra, y sólo sienta "que le falta su comida (energética)". Si sufre, entonces tendrá que decidir por cuenta propia tomar medidas.

En cuanto a la dependencia emocional, eso sí puedes transformalo. En otro comentario recomendamos los siguientes libros:

Sobre psicología en general, para conocerse mejor a uno mismo y volverse más auténtico e inmune a los predadores:

Myth of Sanity - Martha Stout
Trapped in the Mirror - Elan Golomb
The Narcissistic Family - Stephanie Donaldson-Pressman and Robert M.
Pressman
Children of Trauma - Middelton-Moz
Drama of the Gifted Child - Alice Miller (también disponible en español bajo el título "En drama del niño dotado")
Unholy Hungers - Barbara E. Hort

Sobre psicopatía, narcisismo perverso y manipulación:

In Sheep's Clothing - George K. Simon
Mask of Sanity - Hervey Cleckley
Sociopath Next Door - Martha Stout
Without Conscience - Robert Hare
Snakes in Suits - Robert Hare and Paul Babiak
Predators - Anna Salter
Women Who Love Psychopaths - Sandra Brown y Liane Leedom

Lamentablemente, no contamos con demasiado material en español, pero trataremos de traducirlo. Ya hemos citado a varios de estos libros en nuestro blog, por lo que antes puedes leer los artículos para hacerte una idea de cuáles son los que pueden llegar a interesarte. Cada uno aporta una pieza más para armar el rompecabeza de este mal que tando daño causa a la sociedad.

Recordemos que la mejor venganza es ser feliz:-) ¡Ánimo! Es posible sanar estas heridas, y vale la pena.

Saludos.

Anónimo dijo...

Hola Chu..

Daré la vuelta a la genética (no creo que sea un gactor genético).

¿entre qué edades se desarrolla más vertiginosamente en el cerebro las emociones?

Te lo diré: desde antes de nacer hasta los 6-7 años.

Lo que ocurre en ese tiempo es vital para la salud mental del bebé.

Su autoestima se forja en esos años: en distinguir el bien del mal, en el respeto, en los valores....

Conozco muchos psicópatas y todos ellos han sido aniquilados en la infancia. Asesinaron su autoestima por mal trato físico, psicológico...

Satin.

rosa maria dijo...

hola, he leido bastante de todo lo que se ha escrito aqui.estuve casada durante 27 años,con un psicopata.lo aleje de mi vida sin saber que lo era,era mi vida la que corria peligro.despues al estar lejos de el vi la realidad y me ha costado bastante asumirla fue muy doloroso el antes y el despues tbn. no voy a entrar en detalles de su personalidad solo lo mas relevante falta de empatia envidia ,odio rechazo ambiguedad, mentira,incomunicacion,parasitismo etc en realidad mi consulta es por el despues demi y de mis hijos yo tenia una linda relacion con mis hijos la que ahora esta dificilteniamos buena comunicacion y bastante confianza pero ahora siento que los puentes estan cortados tbn siento desorientacion de algunos de ellos mis hijos son 3 de 25, 23 ,20 la ultima es mujer creo que echan de menos ese hombre fuerte poderoso que nos manejaba como queria y en cambio se quedaron con una madre muy dolida que por mas que trato de no hablar de el siempre sale en cualquier circunstancia me cuesta no hacerlo aunque ya es mucho menos llevo 1año y medio separada no se yo siento que esto es por lo menos un tiempo mas. en fin todos estamos con miedos reprimidos,han salido inseguridades y ataques hacia mi por tratar de mostrarles la realidad en que estuvimos no les gusta que me informe dicen que estoy pegada yo siemto que mi recuperacion mas grande a sido conocer la verdad, bueno espero su respuesta a y otra pregunta es sano tener lazos con el¨, me refiero a mis hijos adios y gracias

Anónimo dijo...

Hola sólo quiero que alguién me ayude, tengo 30 años y ahora sé que mi madre es una narcisista maligna, no sé como actuar, pues todavía me siento atada, desdeseparada estoy, tengo mil dudas sobre mi misma.

Chu 楚林 dijo...

Hola:

Les rogamos nos disculpen por la demora en responder a sus mensajes. Nos comprometemos a responder a todos a la mayor brevedad.

También les agradeceríamos mucho si aquellos/as lectores/as que dejan un comentario anónimo firmaran al final de sus mensajes con un pseudónimo de su preferencia, a fin de facilitarnos a todos seguir sus relatos con más continuidad y responder en forma individual. ¡Gracias!

Chu 楚林 dijo...

Vamos por orden:

Satin:

Anteriormente, establecimos la diferencia entre la sociopatía y la psicopatía con rasgos genéticos. Tú estás hablando de sociópatas, en cuyo caso el "gen psicopático" puede o no estar presente, pero el entorno, la infancia y el abuso desempeñan un papel importantísimo en el trastorno de la personalidad. Como verás, en muchos de nuestros artículos, varios expertos han descubierto que sí existe la psicopatía innata. Sin importar el contexto familiar en que se crie un niño, presenta una anomalía cerebral que nada puede curar. NO ES CAPAZ de desarrollar una personalidad empática, ni de sentir amor ni compasión.

Seguramente, algunos de ustedes hayan vivido u oído hablar de casos en que los padres hicieron todo lo posible, y la familia fue dentro de todo sana, pero aun así el hijo o la hija siguieron desarrollando una personalidad psicopática. No se puede hacer nada contra la genética más que suministrar ciertas drogas que permitan evitar que la persona se convierta en un peligro mayor para su entorno. Imagina a una persona que ha nacido sin un brazo. Se le podrá colocar una prótesis, pero nunca contará con la misma movilidad ni las mismas conexiones neurológicas que las de una persona con una brazo normal.

Durante mucho tiempo, al no comprender este problema, los psiquiatras y psicólogos intentaron justificar la maldad en estos psicópatas afirmando que todo se debía a un entorno abusivo durante la infancia. Sin embargo, hoy al ciencia está demostrando lo contrario.

Una prueba es que mucha gente que ha tenido una infancia terrible decidió superarla y convertirse en mejores personas. Por lo tanto, es extremadamente importante que dejemos de justificar a los psicópatas.

La infancia es, en efecto, un momento crucial en el desarrollo de la personalidad, y el maltrato o una situación patológica puede generar muchísimos rasgos narcisistas severos o sociopáticos. Todos los niños del mundo merecerían vivir en un ambiente sano y lleno de amor. Si así fuera, habría muchas menos personas malvadas y manipuladoras en nuestra sociedad. Pero lamentablemente, no dejaría de existir ese 6% de psicóptas congénitos que, repito, NO SON como el resto de la gente.

Chu 楚林 dijo...

Hola Rosa María:

No estamos capacitados para proporcionarte una respuesta completamente satisfactoria. En primer lugar, te recomendamos fervientemente consultar con un terapeuta. En segundo lugar, tan solo nos atrevemos a formular ciertas hipótesis y a ofrecerte un comentario basado en lecturas, consultas con profesionales y otros casos similares al tuyo. Pero no olvides que cada situación es un mundo, además de que no contamos con los datos suficientes acerca de tu problema.

En lo que concierne a tus hijos:
En uno de nuestros comentarios en Los rasgos psicopáticos - Doctor Hugo Marietán, hablamos de la disociación. Te invitamos a leerlo. Ante el dolor, es posible que tus hijos hayan decidido negar todo lo malo en su padre. Y tendrá que salir de ellos querer destapar el sufrimiento reprimido. Tú podrás ayudarlos si obras con el ejemplo, sanándote a tí misma y actuando en consecuencia.

En cuanto a si es bueno o no que ellos sigan en contacto con su padre, puedes limitarlo en tu hija menor, pero los otros tres ya son mayores de edad, por lo que tememos que no puedes hacer nada concreto al respecto.

Es normal que te lleve tanto tiempo hacer el duelo, sobre todo porque ves a tu hijos sufrir y lamentablemente no podrás borrar a tu ex de tu vida. Sin embargo, mucha gente ha logrado desapegarse con el tiempo y salir adelante. Algo que funciona en muchos casos es evitar todo contacto personal con la persona, y limitarse a la comunicación escrita. Si cuentas con los medios necesarios, no estaría de más tener un abogado.

La comunicación escrita te permitirá:
1. Conservar una prueba de absolutamente todo lo que haga o diga tu ex, en caso de que algún día lo necesites para defender tu caso frente a la justicia, o que tus hijos, si quieren superar el trauma, necesiten ejemplos concretos.
2. Podrás reflexionar y dejar reposar tus respuestas, evitando así dejarte llevar por las emociones. Recuerda que una persona como la que describes sólo se alimentará de tu sufrimiento.
3. Podrás regular mejor el contacto y evitarlo al máximo.

Por último, tal vez lo que más puedas hacer para ayudarte a ti misma y a tus hijos es hacer terapia y seguir leyendo este blog u otras páginas y libros. Dedes poder recuperar tu fuerza interior. Tus hijos necesitan ver gracias a ti que es posible tener una relación sana y salir adelante. Necesitan una madre fuerte que se quiera y se respete a sí misma. Ese será el mejor regalo que puedas ofrecerles. Si haces todo lo posible al respecto, aunque lleve algunos años, puede que llegue el momento en que te entiendan y vuelvan a acercarse.

Debido a la poca cantidad de datos, es muy difícil juzgar a este hombre. Siempre debemos tener en cuenta que puede tratarse ya sea de un caso de narcisismo severo o de psicopatía. En el primer caso, todavía es posible que todos los afectados aprendan de esta dura lección. En el último, a pesar de lo doloroso que sea, a veces algunos hijos de familias similares poseean también rasgos psicopáticos congétinos o adoptan una conducta psicopática con el tiempo. De todas formas, si aprendes a respetarte y a conocerte, podrás distinguir conductas manipuladoras y frenarlas, aunque sea en tus propios hijos.

Espero que esta respuesta te haya aportado algunas ideas para reflexionar, pero no pretendemos poseer la respuesta. No dudes en seguir dejando comentarios aquí y sobre todo, en consultar con un terapeuta.

Rosabb dijo...

Hola. Hace unos dias, por fin me rendí. No puedo hacer nada.
Llevo 25años compartiendo mi vida con un narcisista 100%. Le conocí con 18 años, y viniendo yo de una familia bastante desestructurada, creí encontrar en el la salvación a mi soledad.
No pude caer en sitio peor. Todo lo que ustedes exponen como características del narcisismo, !las tiene todas, todas! Yo me he psado cuatro años en el psicólogo porque consiguió hábilmente hacerme creer que la culpa era mía. Allí fui dándome cuenta que quizá él también podía fallar en algo, pero me quedé en eso.
Hace dos años, aconsejada por una psicologa le dije que fuera a una consulta para evitar al menos la hecatombe de nuestra relación, el final al que íbamos enfilados. Fue. El psicólogo le dijo que era una terapia larga lo que necesitaba. Y no volvió. Yo, ya solo con la intención que puso en ir una vez, le dí el beneficio de la duda durante dos años más. Hasta hace una semana. En una discusión en la que EL, como siempre, ni me escuchaba ni dejaba de hacer zapping mientras yo era un baño de lágrimas y súplicas, dijo una de esas incoherencias para culpabilizarme tan absurda, que "Ví" literalmente como se desmoronaba del trono, ya sin ninguna posibilidad de volver a subir. Y me eché a reir.
Ahí acabó una "maravillosa relación" de 25 años. Yo haré una terapia corta para desengancharme totalmente y poder separarme sin sufrir demasiado.
El no lo admite y está esperando a que se me pase, ahí subido en lo alto. Error.
Aun así, necesito que ustedes me dieran un pequeño empujón, un comentario alentador, algo que haga que me reafirme más aún en mi decisión. Entiéndanme: son 25 años de dependencia total a un dios. Necesito un aliento. Gracias

Chu 楚林 dijo...

Hola anónimo del 4/10:

¿Aún vives bajo el mismo techo que tu madre? ¿Tienes la posibilidad de consultar con un terapeuta? ¡Te lo recomendamos!

En estos casos, cuando recién descubres algo así sobre tus padres, lo mejor es NO actuar. Cualquier cosa que le digas para mostrarle la verdad, puede ser utilizada en tu contra. Hasta que no sientas que ella tiene deseos de enfrentar ese lado oscuro, es mejor ni mencionarlo. Puede que ocurra algún día como puede que no. Pero lo importante es que te cures a tí misma y que analices bien tu infancia.

Lamentablemente, todos tenemos un cierto grado de narcisismo. En algunos se manifiesta en una patología grave, y en otros en manipulación y en sufrimiento. Ahora tienes la oportunidad de verte por dentro y de descubrir cuáles son aquéllos valores o conductas que te inculcó tu madre, hacer el duelo por la infancia llena de amor y compasión que seguramente no tuviste, y comenzar a darte lo que te faltó.

Otro consejo es que cuando te sientas lista, también analices la personalidad de tu padre. En muchas familias existe un narcisista maligno y un cónyuge pasivo, temeroso o indiferente. Si ese es el caso, habrás aprendido ciertas conductas también de él. Todo eso está en ti, pero puedes cambiarlo y convertirte en quien realmente deseas ser. Vale la pena el esfuerzo.

Si puedes limitar el contacto con tu madre mientras atraviesas esta etapa, te facilitará la tarea. Si no, entonces sería conveniente que adoptaras una conducta neutra. Puedes limitar su manipulación sin necesariamente acusarla o enfrentarla. Por ejemplo, negándote amablemente a cumplir con requisitos que no te parezcan razonables, y decir que lo haces porque necesitas tiempo para otra cosa. No siempre es fácil, y tendrás que evaluar tus posibilidades conociéndo a tu madre. Pero es posible.

Otro ejercicio que puedes intentar es ver en qué sentido el ejemplo de tus padres repercute hoy en día en el modo en que te relaciones con tus amistades, tus compañeros de trabajo, tu pareja, etc. Verás muchos paralelos. Ten en cuenta que todo lo que descubras fue aprendido, y no innato. Podrás cambiarlo si así lo deseas.

Si lees inglés, un libro que creo te ayudaría mucho es "The Narcissistic Family", de Robert y Nathalie Pressman. En la barra lateral izquierda de este blog encontrarás algunos capítulos traducidos, y próximamente publicaremos el resto del libro.

Los autores proponen una analogía interensante que comparto a continuación: la familia es como un pozo de agua contaminado. El hijo siempre trata de volver al pozo. Utiliza una copa, un balde, una olla, etc., pensando que esta vez en agua será potable. Pero nunca lo es. Después de un tiempo de terapia, se siente un poquito más fuerte, y regresa al pozo. Eso es contraproducente, porque aún tiene esperanzas de que la situación sea diferente. Lo que debes intentar es construir tu propio pozo, y fortalecerte mucho. Más tarde sabrás cómo tratar mejor con tu madre. En algunos casos graves, lo mejor es alejarse por completo, aunque duela. En otros, se llega a un punto en que comprendes por qué tus padres hicieron lo que hicieron, logras perdonar pero no olvidar, y aprendes a darles lo que necesitan sin por lo tanto vaciarte emocionalmente. Pocos lo logran, pero si luchas por conocerte, no hay ninguna razón para que no lo logres. ¡Ánimo!

Espero que esto haya respondido a tu pregunta. Pero no dudes en especificar aquello a lo que te refieres con las dudas sobre ti misma si necesitas aclaraciones. ¡Sigue luchando! El primer paso es ver el lado oscuro, y ya lo estás haciendo. Dolerá pero saldrás más fuerte. :-)

carolina perez dijo...

Rosabb. Mi caso no es el de una pareja narcicista sino una madre narcicista (puedes leer mi caso en comentarios anteriores). Y en mi humilde opinión la terapia que necesitas puede ser más larga, porque necesitaras averiguar ¿porque te atrajo este tipo de persona?, ¿que cosas en tu caracter atrae a una persona como esta? porque ellos son como depredadores, saben detectar a las personas que son manipulables por ellos. Te lo digo para que no seas presa de otro narcicista o del mismo del que estás escando. Un abrazo y todo mi ánimo. Y lo que te puedo decir es que busques toda la ayuda posible para superarlo.

Rosabb dijo...

Hola Carolina.
Gracias. Es la primera vez que un desconocido me da su apoyo y eso me ayuda mucho. Gracias.

Mira, mi niña, yo he estado cuatro años de terapia. Esa es la razón por la que empecé a descubrir que quizá toda la culpa no era mía. Efectivamente, vengo de una familia hecha polvo y tengo problemas de dependencia muy marcados, de inferioridad y una autoestima que da pena.
Abusando de la confianza que me da este lugar, que para mí, desde ayer que lo conozco es una isla en mi desierto, voy a contar mi historia. Son las cinco y media de la mañana y a partir de ahora voy a tener que saber de una vez como soy, porque NUNCA he podido realmente saberlo. Este es mi patético recorrido por la vida.
Como decía anteriormente, a los 18 años conocí a mi marido. Le ví serio, responsable y una salida maravillosa a mi familia totalmente disfuncional.
A los cuatro meses de salir, ya empezó a rechazarme sexualmente. Yo lloré, supliqué y me humillé hasta lo indecible para obtener al menos esa muestra de cariño. El no es muy dado a los gestos de ese tipo . A los pocos años consiguió enfriar mis besos y mis abrazos y hace ya 7 u 8 años que también !Por fin! dejé de pedir sexo. Me ganó esa batalla y anuló del todo mis deseos. Cuando le preguntaba que por qué no hacíamos el amor, las excusas eran de lo más variopintas e increíbles: cuando estaba embarazada es que estaba embarazada. Cuando no, es que tenía trabajo, o consideraba que se podía llegar al vicio, o !Agárrate!, me decía que yo no le daba muestras de cariño, !El! que había conseguido castrar todos mis impulsos cariñosos. Cuando me dijo eso fue una puñalada directa al corazón.
Su corazón es de hielo. Mis embarazos han sido horribles siempre, pero nunca he tenido verdaderas muestras de cariño por su parte en esos dificilísimos momentos. Durante todos estos años, por mi parte, mi comportamiento ha sido inadecuado totalmente: le miraba el móvil, le registraba la cartera.buscando algo que me explicara por qué yo no conseguía que me quisiera. Bueno, hasta hace bien poco en realidad yo creía que me quería. A su manera. Buscaba quizá la razón por la que no quería acostarse conmigo. Un día fue especialmente duro cuando una mañana yo intenté acercarme sexualmente, me rechazó como de constumbre y le sorprendí masturbándose en el baño. Como siempre, yo exageraba, no estaba bien de cabeza.
Las relaciones con las demás personas empezaban bien, estupendamente. El era una persona muy agradable....hasta que alguien cometía el error de criticar algo suyo, aunque fuera veladamente. Cuando esto ocurre, tiene dos reacciones: o se enfrenta directamente a esa persona y le lanza un latigazo con alguna de sus debilidades, o bien, "desaparece" socialmente y se engancha al mando de la tv.
Todo el mundo va contra él. Todos. Siempre critica a los demás y piensa que tienen oscuras intenciones. Cuando alguien dice algo, tiene la curiosa facultad de buscar una razón totalmente demencial a eso que ha dicho, y ver unas intenciones malvadas en cada acto.
Estar con el es una losa en la espalda. En Navidades, vacaciones o en una visita de mis amigos (porque el no tiene ningun amigo), yo vivo con una tensión constante. No sé que va a decir, no sé qué le va a molestar, y temo su reacción que puede ser desde humillar a un familiar (mio o suyo, eso le da igual, la verdad)hasta directamente echarlos de casa. Si no hay ningún incidente y pueden irse más o menos indemnes, yo me siento profundamente agradecida y llego a creer que todo puede ir bien, que no es tan malo.
También me ha engañado el tema económico. Su dinero es mío, es generoso con su dinero. Como se suele decir "no me falta nada". Eso lo he confundido con cariño. Creo sinceramente que tampoco me ha sido infiel. También lo he confundido con cariño. Necesitaba tanto sentirme querida que he visto amor donde no sé lo que había.
¿Alguien sabe qué hay en esa actitud? Yo ya no me creo que sea por buenos sentimientos.Me ayudaría saber que se esconde detrás de eso.
La familia, mis amigos, le aguantan por mí. Dicen que no me sienta mal cuando les habla con tanto desprecio, que ellos pueden soportarlo. Pero yo no. Ya no puedo. Para mí es doloroso ver como maltrata a gente que no le agrede para nada, Y que ha cometido el error de querer quererle únicamente. Se cree con derecho a pedir favores una y otra vez, pero cuando llega el momento de corresponder, si lo hace, es con nimiedades.
No se.......son tantas tantas tantas cosas.
Cuando le he dicho que me iba a separar, ha dicho que vale, que haga lo que quiera. Nunca ha hecho nada por salvar la relación, ni lo ha intentado siquiera.
¿Y mis hijos? Tengo tres. Tienen 20, 13 y 2 añitos. Los dos mayores me han dicho en repetidas ocasiones que le deje. Con ellos no es mejor: a mi hijo solo le dice cosas buenas cuando aprueba. El resto del tiempo le insulta y le manda hacer trabajos que es imposible que un chico sepa hacer. El dice que su padre se lo mandaba a el y que le obligaba a hacer trabajos eléctricos, cambiar persianas, etc a la vez que le llamaba inútil y que todo eso le ha venido muy bien. Que está muy orgulloso de su padre.
La niña de 13 años, ni siquera existe. Llega, la da un beso y se acabó. No sabe ni que curso hace. Dice que eso es cosa mía. No habla con ella, no la escucha y no la contesta cuando ella intenta una conversación.
La chiquitina solo sirve para enseñar su foto de "familia numerosa" a quien quiera verla y presumir no sé de qué con ello.
Me necesita a tiempo total. Me obliga a colocar a los niños con familiares para poder disponer de mí. Cuando tiene que contarme algo, tengo que dejar todo y escucharle. Solo habla de su trabajo. Es un aburrimiento, pero es la única manera de poder mantener una conversación con él. Tiene que estar siempre activo. Cambiamos de piso a menudo, y siempre lo arreglamos por completo, o bien arreglamos mi casa del pueblo, o hacemos una piscina.....el caso es no estar parado. Siempre estoy tan liada que no puedo ni siquiera pensar en mi situación real hasta ahora, como he explicado en mi anterior mensaje.
Lo mio ha sido toda la vida una huida hacia delante. Necesito parar ya, no puedo más, quiero quitarme esta losa pesadísima de encima de mi cabeza.
Me parece que he hecho un relato un poco inconexo. Perdón. No voy a corregir nada del texto, porque esto es realmente mi pasado: una vida inconexa.
Gracias.

Rosabb dijo...

Hola de nuevo.
Una cosa que quería comentaros es lo que me ha decidido a abandonarlo totalmente (me refiero a mi marido): me pregunté qué echaría de menos si no estaba conmigo, ¿dormir sola? Llevo 8 años haciéndolo. ¿Sexo? Ja. Gestos de cariño? No sé lo que es eso. Fines de semana al cine? puedo ir sola o con mis hijos. Conversación? Solo hablábamos de su trabajo o de alguna reforma de casa. Apoyo? El que me exigía a mí.

¿Qué puedo echar de menos?

Chu 楚林 dijo...

Hola Rosabb:

Muchas gracias por haber compartido tu historia y haberte abierto a confiar en este espacio. Te recomiendo que sigas leyendo los artículos que hemos publicado y los que publicaremos próximamente.

Iré por partes, con la esperanza de animarte en esta dura situación:

1. Tu propio pasado: Carolina ha hecho un comentario muy atinado. No subestimes el trabajo interno que tienes por delante. Hasta ahora, la terapia te ha llevado lejos, si estás decidida a tomar la decisión. Pero volver a estar sin pareja después de tantos años puede presentar otros desafíos. Podrás ver muchas cosas en ti misma que ahora ignoras, y necesitarás apoyo.

Hablas de tu familia, de tu problema de dependencia, de inferioridad y autoestima. Ahora puedes ir más lejos y ver bien a fondo las causas. Convertirte en esos padres ideales que no tuviste, y darle lo que necesite a la niña que sigue viviendo dentro de ti. Por eso recomendamos tanto los libros sobre el narcisismo familiar.

Otra cosa que saltó a la vista fue que mencionaste haber sentido que tu pareja era un dios. Además de haberlo conocido desde tan joven y con todo su carisma, te aconsejo buscar siempre el porqué. ¿Qué te faltó en tu familia para que necesitaras a alguien que te salvara? ¿Puedes convertirte tú misma en ese dios, esa madre y amiga protectora? Ese debería ser el objetivo. Y nunca es tarde para hacerlo.

3. En cuanto al "comportamiento inadecuado" del que hablas. Es normal, si el diálogo con tu pareja era imposible. Si aprendes profundamente esta lección, nunca tendrás que llegar a ese punto de desconfianza ni rogar por obtener amor de nadie.

4. Las relaciones íntimas: Si bien es más frecuente que este tipo de individuos tengan una libido muy alta, él puede haber utilizado su indiferencia sólo para humillarte, porque sabía que te dolía. Ahora puedes verlo y valorarte.

5. Esta persona parece ser totalmente incapaz de cuestionarse a sí misma, ya sea por su propio pasado injusto o porque está en su naturaleza ser así. Es mejor entonces no querer hacerlo entrar en razón. Si un día se da cuenta de lo que hizo y está en sus capacidades cambiar, lo hará sin la ayuda de nadie más que de un profesional. No es tu responsabilidad.

6. Preguntas qué hay detrás de su conducta. Pues bien, aunque sea doloroso admitirlo (y tú con más datos podrás juzgar mejor), es probable que esos "buenos gestos" no hayan sido más que el mínimo esfuerzo necesario para mantenerte atada. El dinero crea dependencia, y te quita a tí mucha autonomía. La fidelidad puede deberse simplemente a que prefería hacerte sufrir con indiferencia, o a que no tuvo oportunidades, o a que es demasiado "vago" como para poner esfuerzo en una aventura. Y que tengas que agradecerle si en las fiestas se comporta civilizadamente, ya es el colmo. Ninguno de estos gestos son una demostración de cariño. Tendrás que ir aprendiendo lo que de verdad lo es, y lo encontrarás en ti y en los demás.

7. La actitud de tus familiares y amigos, lamentablemente es tan frecuente como contraproducente. En casi todas las sociedades existe el principio de que es mejor no discutir, dejarse pisotear, dar la otra mejilla, etc. Ahora no necesitas eso, sino aliados. Ojalá los encuentres en tu entorno.

8. En tu último comentario dices que dudas llegar a extrañarlo. Bueno, yo te recomendaría imprimir eso y leerlo muy seguido. Puedes hacerte una lista de todo lo que te ha dañado, y recordarlo cuando te surjan dudas. Porque 25 años de ilusión y justificación no desaparecen fácilmente. Otro buen recordatorio será el artículo Por qué usted sólo recuerda lo bueno de una relación mala.

9. Tus hijos: Corres con una gran ventaja y una doble responsabilidad. La ventaja es que ellos mismos ven que tu marido no te merece, y sabrán entender la separación. La responsabilidad reside en que no se trata sólo de ti, sino del daño que les causaría que sigas con su padre, si ya los está lastimando tanto. Sólo te tienen a tí como modelo, y ahora te toca darles el mejor de los ejemplos para que ellos puedan curar también sus heridas y no cometer errores similares en sus relaciones futuras.

He aquí un ejercicio que puedes intentar: cuando dudes, ponte en el lugar de tu hija adolescente. ¿Qué le dirías si conociera a una persona como tu marido? ¿Que le aconsejarías con amor y ternura para que no sufra? Eso mismo debes aconsejarte a tí misma, por ti y por tus hijos.

10. Una gran ventaja es que tu marido no se está oponiendo a la separación. No quiere decir que siempre vaya a ser así, ya que en la mayoría de los casos tarde o temprano utilizan miles maneras de manipular para que su ex regrese, o para lastimar. Pero mientras tengas la posibilidad, puedes planear un futuro lo más sano posible para todos. Esta vez no será escaparse, sino reconstruir tu vida.

Si sabes leer el ingles, te recomendamos leer "Deep Therapy in the Fast Lane". Puedes buscarlo y descargarlo de Internet. Es el relato de una mujer con una situación bastante parecida a la tuya, casada de muy joven. Explica cómo logró reencontrarse con esa "niña interna" lastimada que llevaba dentro y darle lo que necesitaba. De todas formas, próximamente publicaremos un pequeño resumen en español.

Mucha fuerza en esta lucha. Un saludo afectuoso.

Rosabb dijo...

Gracias.
Voy a leer el comentario varias veces, porque cierto es que en estos días han vuelto a mi mente las excusas y las justificaciones hacia el. Que poder más grande!
Voy a llevar a cabo todos los consejos que me aporta, y que merecen muchas lecturas, sobre todo por el cariño y el conocimiento que veo en ellos.
Gracias por su fuerza. Y les tendré al tanto. Llevo tres dias que VIVO en este blog. Eso me está ayudando increíblemente.
Interiorizaré todo esto y les cuento.
Un beso enorme para todos.

Chu 楚林 dijo...

Hola Rosabb:

Me alegra que te hayan servido los comentarios. Sí, estaremos agradecidos si nos sigues manteniendo al tanto. De cada paso de uno de ustedes, nos beneficiamos todos.

Qué bueno que cuando vuelven las excusas y las justificaciones las veas por lo que son, y no bajes los brazos. Es un logro importantísimo. Mantente alerta, y lo conseguirás.

Para aquéllos que nos han preguntado si sería posible crear un grupo de discusión relacionado con los temas del blog: Lamentablemente, por ahora no contamos con un equipo lo suficientemente grande, pero mantenemos su idea en mente. Haremos todo lo posible por lograrlo. Pero pora ahora, preferimos concentrarnos en traducir más material importante y responder a cuantos más comentarios podamos. Disculpen la incomodidad que les significa tener que chequear los comentarios cada día, y les rogamos nos tengan un poquito de paciencia. Mientras tanto, puede suscribirse al lector RSS de comenarios, para poder enterarse de cuándo se publican nuevas opiniones. Un grupo de discusión será muy posible y benéfico para todos si contamos con más material. Eso nos ayudará a todos a analizar estudios, y no sólo nuestra opinión, que puede parecerles subjetiva si no la corroboramos.

Por favor sigan compartiendo sus historias. Millones de gracias por su apertura y sus ganas de salir adelante. Ayúdennos a difundir esta información si estiman que les ha ayudado. Una buena manera de hacerlo es creando un blog en el cual pueden citar artículos, contar sus experiencias en forma anónima, o cualquier otra idea que se les ocurra. Queremos que esta información sea gratuita para todos.

Gracias nuevamente, y sigan luchando por ser felices a pesar de la heridas.

Anónimo dijo...

Después de una vida de completo sufrimiento, de poco más de un año en tratamiento psicológico para intentar superar algo de lo vivido y comenzar un estilo de vida más tranquilo y placentero, llevo unos días buscando información sobre lo que hasta ahora nunca me había planteado como enfermedad: la personalidad de mi maltratador. Gracias a esta búsqueda he dado con vuestro blog y me encantaría participar en él pues pienso que los artículos que publicáis pueden ser de gran ayuda para la comprensión de todo aquello que a las víctimas nos ha tocado vivir. Además encuentro mucha similitud en los testimonios publicados de hijos víctimas de familias narcisistas con los que yo misma he sufrido.

Espero armarme pronto de valor y compartir mi historia con ustedes por si a alguien puede resultarle de ayuda.

Gracias, ánimo y mucha suerte a todos los que pretendan iniciar una vida nueva/buena.

Grace dijo...

Hola,
Soy Grace y estoy en pareja con un hombre cuya “ex” encaja perfectamente en la descripción de trastorno de personalidad “narcisista”.
Simplemente para dar algunos detalles que pueden servir: habrán convivido unos 7 años, tuvieron una niña que ahora tiene 8 años y se separaron por iniciativa de ella cuando la nena tenía casi 3 años. La iniciativa de la separación fue de ella, pero mi marido no lo objetó. Él nunca la buscó ni intentó volver, sino que por el contrario, y ella no manifestó interés tampoco (abiertamente). Él cuenta que ella cambió su actitud hacia él luego de separados: como si le tuviera bronca.
Ellos tienen muchas discusiones por los descuidos de la madre hacia la niña, por las intromisiones de la madre y porque según su punto de vista “ella hace todo” (y no hace nada).
Él me conoció a mí unos tres años después de su separación. Hace tres estamos juntos y tenemos un bebé de 1 año y medio.
En un inicio me llamó la atención el desapego de la madre hacia su hija y la necesidad de la niña de buscar un rol materno: siempre me preguntaba: vos sos mi mamá? Desapego que se transformó en celos cuando comenzamos a convivir y formar una familia.
Problemas desde siempre: celos (nunca directos y jamás reconocidos), intromisión en nuestra familia (trata a mi marido como si fuera una porquería, pero hace lo posible por mantener contacto con toda su familia), boicoteos permanentes (siempre hay una escusa para molestar y estar ahí), pone escusas para evitar mi presencia en actos, cumpleaños, etc., según ella porque no corresponde porque yo no soy la familia de la nena.
Estas actitudes mejoraron un poco cuando tuvo una pareja (le habrá durado una año de novia y menos de uno de convivencia). Al separarse se exacerbo totalmente y es insoportable.
Yo estuve leyendo todo el material que me parece super interesante. Pero las preguntas que quería hacer son:
1. Cómo podemos proteger a la niña de esta madre que le está reventando la autoestima y le lava el cerebro, sobre todo tratando de evitar lo más posible no exponer poner a la niña en conflicto de lealtades (por lo menos de nuestra parte – nuestra psicóloga nos dijo que le podemos hacer muy mal si le damos a entender que su mamá está equivocada)? Cito algunos ejemplos concretos:
• Ella busca sentirse en familia con nosotros, se siente muy bien y feliz en familia (la madre está totalmente sola, ya que tampoco tiene buena relación con su familia), pero la madre le boicotea nuestra relación y le dice por ejemplo que yo no soy su familia, que no me diga “mamá postiza” ni nada (ella busca constantemente un rol materno y necesita sentirse incluida con nosotros y su hermano).
• No se ocupa de su salud y boicotea nuestros esfuerzos por tratar de cuidarla: no hace los procedimientos solicitados por médicos, le corta el antibiótico, no se encarga de cosas que dice se va a encargar. Para colmo nos contradice diciendo que es médica y ella sabe (es oftalmóloga y ha cortado antibióticos con esa escusa, comenzado antibióticos con estados claramente virales, etc.).
• Boicotea sus estudios, por ejemplo, tiene muchos celos que yo me ocupo mucho por el inglés de la niña (ya que su madre la deja sola) y ahora que la niña no quiere ir a inglés porque le representa un esfuerzo, le dice que si no quiere no vaya a clases, que la va a cambiar de instituto, etc.
2. Cómo podemos protegernos nosotros de ella? No soporta vernos juntos como una familia y siempre que hay un acto o algo, busca conflictos, nos oculta información para que no vayamos, etc. y para la niña es muy importante que vayamos (ella lo manifiesta).
3. En los casos de actos, cumpleaños, etc. Sería mejor hacer fiestas separadas? El sueño de la niña es que estemos todos (sobre todo que sus amigas vean a su hermanito), pero por otro lado la incomoda mucho la actitud de su madre.
Nosotros somos una familia muy linda, yo me hago cargo de las carencias de la nena lo más que puedo (ya que esta mujer no es ni deja ser), del seguimiento de la salud de la niña nos estamos encargando nosotros. En la parte educativa nos es más difícil porque obviamente la nena no quiere estudiar, prefiere jugar y el boicoteo es más indirecto.
Desde ya muchísimas gracias y el material que tienen me parece super interesante.

Paloma dijo...

En primer lugar quiero darles las gracias porque la información que publican me está siendo de gran ayuda para clarificar un poco mis problemas y, en cierto modo, para entender mi propia vida. Como les decía hace un par de días, "después de una vida de completo sufrimiento..." y aunque no sé si estoy preparada aún, voy a tratar de dar una visión general de mi historia con la me gustaría ayudar a otras personas que hayan iniciado el camino de la búsqueda de la confianza y la seguridad en sí mismas para conseguir sentirse libres.

Hija de una familia de clase media y con dos hermanos más, siempre he sabido que mi vida no era como la del resto. Mi padre, persona de un autoritarismo ridículo, siempre nos ha tratado como a una especie de niños-soldado con atribuciones superiores a las que un niño puede asumir. El maltrato al que nos ha sometido ha sido tanto de carácter físico como psíquico: menosprecio, humillaciones verbales en público y en privado; castigos desproporcionados; palizas por cualquier cosa que contrariara su "orden". Siempre nos trató como si le estorbáramos aunque no tengo ninguna duda de que nos necesitaba para jugar a ser el "gran jefe de la tribu". Nunca hubo tranquilidad en mi casa ni sensación de estar a salvo, el peligro siempre estaba dentro. Proteccionista hasta límites asfixiantes, sobre todo conmigo (mujer y la mayor de los hermanos). Mientras viví bajo su mandato nunca pude tomar una decisión sobre mi propia vida (ni de estudios, ni de trabajo, ni prácticamente sobre nada). Me destrozó la infancia, la adolescencia (no he llegado a saber lo que es la rebeldía de esos años en carne propia, ni idea), mi primera juventud... El problema es que siempre callé, siempre aguanté, siempre fingí que mi vida era corriente aunque no viviera como el resto de la gente con la que me relacionaba. Las consecuencias de todo esto y después de más de 10 años en los que no convivo bajo el mismo techo que mis padres son las siguientes: padezco algo parecido a crisis depresivas desde hace tiempo. Llevo en tratamiento psicológico desde hace poco más de un año y afortunadamente me encuentro algo mejor. Pero lo verdaderamente curioso de todo este asunto es que aún trato de llevar una vida aparentemente normal manteniendo oculto y en el fondo de mi ser mucho, muchísimo sufrimiento. Tengo trabajo, me relaciono normalmente con los demás (en apariencia sólo pues tengo un elevadísimo sentido del ridículo), soy extrovertida... ¡Pero vivo oculta en ese disfraz que yo misma he tejido! Trato de mantenerme distanciada de mi familia sin que se note mucho (la simple presencia de mi padre me perjudica a nivel nervioso y me produce ansiedad); tengo pareja la cual, aunque es consciente de gran parte de mi situación y me apoya en todo, no sabe (o eso creo) el sufrimiento real en el que vivo; con mi familia política tengo un trato perfecto y cordial pero haciendo equilibrios de todo tipo para que tengan el menor trato posible con mis padres. Sufro desde hace años las quejas que mucha gente me da de mi padre (tengo yo muchas más que todos ellos, al fin y al cabo me ha destrozado la vida) y aún así las aguanto estoicamente. También y aunque lo desearía, hace muchos años que descarté por completo formar una familia convencional: vivo huyendo de mi padre pero no sabría cómo afrontar que mis hijos lo tuvieran que hacer también ni como protegerlos de él mismo.

Mi padre: egocéntrico, no tiene ningún amigo, peleado con el mundo (no se habla con gran parte de su familia, con cada uno de ellos por una razón aún más ridícula que con el anterior), en los últimos años ha trabajado en diferentes empresas a las que ha demandado incluso antes de dejar el trabajo, por muy diversas razones peregrinas. Para mi desgracia ahora trabaja en la mía (en otro centro de trabajo) y ya empiezo a sufrir las consecuencias de sus actos... Es muy trabajador, cumplidor, exageradamente simpático y cariñoso con las personas con las que inicia una relación laboral, simpatía y cariño que se torna en odio y menosprecio a la menor contrariedad... Sus aficiones: adquirir productos en oferta "que no consumen en casa" y acumularlos para después obligarnos a quedárnoslos y volver a comprar más (reponer). Otra afición: ganarle el pulso a la Administración presentando solicitudes de todo tipo, recursos, quejas... Tomar nota de todo lo que acontece en su día a día ¿?... ¿Empatía? No creo que sepa ni que existe esa palabra. Lo peor de todo es que nos culpa de malos hijos, de "despegados", de que "pasamos de él"... (¿Incongruente? Narcisista creo yo).

Mi madre: no existe. Mujer sin vida propia. Absorbida y mediatizada completamente por mi padre. Una gran sufridora. Lo defiende aún sabiendo que nos ha destrozado la vida. Dice que hay que tener mucha paciencia con él.

Yo misma: no quiero existir.
Mi mayor deseo: dejar de sufrir. Aspiraciones: vivir tranquila, desaparecer de aquí.
Anhelos: ser invisible.
Autoestima: no sé lo que es.

A pesar de todo he decidido darme una oportunidad. Ahora que he comprendido que no puedo cambiar el pasado ni tener el padre que desearía, necesito "perdonarme" y tratar de vivir en paz conmigo misma.

Disculpen el tono empleado si en algún momento no ha sido acertado Gracias por su atención y por la información que aportan. Un saludo afectuoso de todo corazón.

Grace dijo...

Hola soy Grace (mensaje del 30/11/08) nuevamente,

Quería aprovechar para clarificar un poco más mis preguntas, en relación al caso de nuestra familia, la hija de mi marido y su madre narcisista.
Teniendo en cuenta nuestra situación actual, y el hecho que sepamos que la madre de la niña de mi marido es narcisista y las consecuencias que sus actitudes tienen en la niña, su autoestima y los problemas que podría esto traerle:
1. qué podemos hacer para tratar de evitar los daños lo más posible?
2. qué actitudes deberíamos tener con la niña?
3. cómo podemos explicarle que no está mal que nos quiera, que lo exprese (ella está comenzando a sentir conflicto de lealtades y no se atreve a expresar sus sentimientos hacia nosotros delante de su madre, siente culpas por estar cómoda con nosotros, reprime su necesidad de compartir con nosotros si interfiere la madre, etc).
4. cómo deberíamos lidiar con la madre?
5. qué mensaje deberíamos tener con la niña cuando de haber actitudes de la madre totalmente negativas, las cuales copiarlas / o seguirlas sería perjudicial para la niña – tratando de evitar los conflictos de lealtades y dobles mensajes – lo más posible:
a. por ejemplo, este año, sabiendo que todos los años viajamos para festejar mi cumpleaños la pasamos muy lindo y todos esperamos ese momento (incluyendo a la niña), le creó un paseo ese fin de semana a unas cabañas. Era claro que la niña quería venir con nosotros pero que no podía decirle eso a su madre, entonces actuaba como si quisiera ir con ella. En este caso puntual decidimos viajar una semana después y finalmente fuimos todos juntos y allí la niña pudo manifestar su alegría. Pero llegado el caso: cómo podríamos explicarle o lidiar con esta situación?
b. Otro ejemplo, el día de la familia en la escuela, la madre ocultó una nota para que mi marido no se enterara del festejo. No sabemos que le dijo a la niña porque ella a excepción de todas las veces no nos preguntó si íbamos a ir pero sí nos contó del festejo y que iría con su mamá. Su mamá el día antes del festejo invitó a mi suegra (la madre de mi marido) y le dijo a ella que no le había dicho a mi marido porque él iría conmigo y yo no soy la mamá ni la familia de la nena….. en este caso puntual, como la niña no nos había pedido que fuéramos, decidimos que lo mejor para ella era no ir (ya que la actitud de la madre ante nuestra presencia iba a generar muchísimas presiones), mi marido le comentó a la niña que en algunas ocasiones iría su mamá y en otras nosotros….. La historia terminó que la madre buscó una excusa para no ir (ya que estaba sola) y la niña se perdió el festejo del día de la familia (no pudo expresarnos que le hubiera gustado que la llevemos ya que no iba con su madre)
c. Casos más difíciles son aquellos eventos donde finalmente vamos todos: es muy claro que la niña no sabe cómo comportarse. Nosotros no le ponemos ningún tipo de presión y dejamos que se maneje como sea más cómodo para ella: por un lado ella manifiesta que es muy importante para ella que nosotros vayamos (por ahora y mientras la madre no la domine aquí también), ya que somos su imagen de familia (mismo ella expresa que quiere que yo también esté presente) pero por otro lado se la nota muy incomoda delante de su madre (se paraliza, la mira como esperando aprobación para poder saludarnos, etc.): tendríamos que hablar con ella? Sería mejor que no fuéramos? Estamos haciendo bien al ir?

Yo tuve una amiga narcisista (que quería como a una hermana) durante casi toda mi infancia, y adolescencia: fuimos juntas al primario, secundario y universidad. Su personalidad fue exacerbándose y mostrándose a lo largo de los años, hasta que me di cuenta que era una persona tóxica. Fue entonces que decidí que le deseaba lo mejor, que yo tenía la esperanza que pudiera evolucionar y darse cuenta (y esperaba que no lastimara a más gente) pero lejos mío, ya que siempre hacía algo para arruinar al otro: era como el escorpión que no podía contra su naturaleza y su propio ego.

Es por eso que yo siempre identifiqué a las actitudes de esta personas con las de aquella amiga (las acciones que tomaba ya eran previsibles), decidí investigar y encontré esta página.

Al conocer los manejos de estas personas, al haber visto a mi amiga destruir a personas cercanas (sobre todo sus novios) y al ver las mismas actitudes en esta madre con su niña (viendo al caso de la hija de mi marido), me preocupa mucho las consecuencia que podría tener con esta niña que es una dulzura y un angelito, pero en quién ya veo problemas de autoestima, y ha manifestado obsesiones (usar pañitos femeninos – o papeles porque decía que sentía siempre mojado: fue a una psicóloga que dijo que era por “culpas” – nunca explicó que culpas – de la niña por sentir un gran Edipo hacia el padre) y también está comenzando a manifestar anormalidades en su forma de relacionarse (no quiere que la toquen, no da besos sino que es ella quien saluda, pero por otro lado demuestra mucha necesidad de efecto y contención).

Estos son algunos ejemplos, pero me pareció que no estaban muy claras mis preguntas. Desde ya muchísimas gracias!!!!

Anónimo dijo...

hola, no se si mi familia, mis padres o uno de ellos, tiene este problema. Ninguno de los hijos (tengo 2 hermanos varones mayore que yo, yo tengo 34)pudo independizarse. Todos (menos mis padres) hemos estado en manos de psiquiatra y psicologo. Parece o parecia una flia normal..es increible cuando leo las caracteisticas, como me identifico con tantas..pero quiero ser cuidadosa y objetiva. Despues quiza me anime a dar mas detalles. Lo que destaco es el no saber lo que siento, la rabia, la inseguridad y todo lo demas. Tengo mucho miedo ya que tengo una hija de 4 años y no quiero que me este pasando esto, o quiero saberlo si es que es asi. Disculpen si no soy muy clara. Muchas gracias por leer y ojala esto sea lo que estaba buscando.

Augusta dijo...

Hola Grace, me llama mucho la atención tu comentario, no soy una especialista que te pueda dar el mejor consejo pero me pregunto si te has planteado el ser la tutora legal de la niña..? y mas allá de eso, el ser una madre para ella.. que tantos daños se pueden evitar a la niña mientras viva con esta persona? o que tanto se pueda probar que le esta causando un daño psicológico a la niña..? que tanto estén dispuestos tu y tu marido a tomar acciones y hacerse cargo de la niña o seguirle el juego a la señora esta. Desafortunadamente la niña es la que está sufriendo las consecuencias. Reciban abrazos.

Anónimo dijo...

Hola, ten una pregunta que haceros.
Pero antes os cuento que yo corté radicalemnte con mi familia, con ayuda de una psicóloga, de acuerdo que ma siento sola y triste, pero pienso que se me pasasrá. Mi problema es creo que ahora, aunque me vayan bien las cosas, creo que estoy a la defensiva frente a ciertas personas en las que no acabo de confiar, y que estan fuera de ese entorno. Por lo cual pienso que me he quedado bastante tocada respecto a mi personalidad anterior, y que no confio mucho ya en la gente, sobretodo en los que quieren ir de amigos. Y francamente no creo que sea bueno, pero no sé cómo remediarlo, pues a la vez no quiero remediarlo. Vaya que me he quedado muy confusa en mis relaciones afectivas, y sólo confio en las amigas que han estado allí en todo momento y lo han vivido todo conmigo.
Me gustaría hacerme una autocrítica pero no sé, o no me atrevo. Desde luego, si hay algo que siento es que he cambiado en cuanto a dar afecto y recibir, sea del tipo que sea. ¿cómo puedo saber cómo he cambiado después de esto?y ¿cómo mejorar mis relaciones de afecto? Gracias. Lima

Anónimo dijo...

no logre entender en si cual es la pregunta porque de verdad no das detalles.. pero si el motivo de la separacion de tu familia fue porque era narcisita o psicopata, creo que ninguna persona que este bajo la infuencia de este tipo de seres queda compeltamente normal, ya va depender del daño y de como se instalo en la persona, solo tu sabes como eres ahora y como eras!! pero el tiempo ayuda

Anónimo dijo...

Siento no haberme explicado bien, pero es que como digo estoy confusa. Mi pregunta es ¿cómo puedo evaluar los daños psicológicos producidos? ¿Y cómo puedo remediarlos? Gracias, Lima

Anónimo dijo...

Hola a todos. Aquí Luci. ¿Han visto la peli “Como una imagen”? Uno de los personajes me parece que es la estampa del narcisista y quería corroborarlo con algún comentario. La película es francesa, (Comme une image) del 2004, dirigida por Agnès Jaoui (también guionista y actriz) y el personaje en cuestión es Étienne Cassard, escritor exitoso y padre “ausente”, interpretado por Jean-Pierre Bacri. La primera vez que la ví, que no tenía idea qué significaba narcisismo, me impactó mucho. Me sentí enormemente identificada pero no entendía porqué. Tiempo después, atando cabos, caí en la cuenta que la relación padre-hija que allí se muestra tiene mucho que ver con la que viví yo, y con el narcisismo en la familia.

Que el 2009 haya arrancado bien,

Luci

Anónimo dijo...

Hola, realmente quiero agradecer la información que subiste en este artículo, soy hija de una madre narcisista y aún vivo con ella por falta de recursos para poder alquilar algo y irme de una vez por todas de mi casa. A los 17 años padecí una fuerte depresión por las constates agreciones que ella impartía hacia mi, durante toda mi infancia me dijo cosas horribles siempre desmereciéndome y haciendome sentir que no valía nada. Odiaba a mis amigos (realmente una madre debe estar muy enferma para que le suceda algo así) me llenaba la cabeza con lucubraciones irreales sobre ellos, decía que eran envidiosos de mi y falsos. Hoy soy una persona que con constante inestabilidad, con falta de confianza en mi misma, con sentimientos de culpa constantes y necesidad reiterada de ser aceptada por los demás. A los 21 años sufrí nuevamente de una depresión que logré superar trabajando y estudiando, saliendo de mi ambiente familiar el mayor tiempo posible. El año pasado mi papá fue asesinado en la puerta de mi casa, fui testigo de esto y estuve un mes con una licencia post traumática durante dos meses. A pesar de todo esto sus maltratos continúan, tengo una hermana con serios trastornos de personalidad debido a las secuelas que dejó su maltrato. Quisiera saber si hay algún grupo de víctimas de este tipo para poder pedir ayuda, a pesar de las depresiones que sufrí nunca intenté suicidarme, a pesar de todo lo que vivi en mi vida sigo amandola y tengo esperanzas de que algún día voy a ser felíz. Te agradezco mucho toda tu información y te dejo mi mail.


María Paz

all_youneed_islove@hotmail.com

Anónimo dijo...

Hola, muy interesante todo lo que he leido aquí. Se refleja por completo la historia de mi hermana. Creo que tiene personalidad narcisista, lo descubri hace años buscando por internet, en mi afán de saber qué demonios le pasaba, porque el daño que me ha hecho siempre vivirá conmigo y como a pesar de todo es mi hermana, al igual que mis padres intentamos pensar que las cosas que hace y dice las hace porque está loca, con la esperanza de poder decir que no es mala persona, que sólo está enferma, aunque yo realmente tengo mis dudas. No comparto la visión que dáis desde el punto de vista del hijo, porque aunque ella tiene una hija aún es muy pequeña y yo solo puedo dar mi visión de hermana. Siempre he temido por la niña que sufriera con su madre lo que he sufrido yo, aún no puedo hablar con ella, pero seguro que lo hago cuando sea mayor, espero poder hacerlo.Empiezo a ver que inevitablemente no podré evitarle el sufrimiento porque creo que mi hermana se comportará con ella como con el resto, empiezo a verlo. Nosotras nos llevamos 8 años y medio, se puede decir que la destroné porque era hija única y creo que nunca me lo perdonó, siempre me ha odiado, una especie de relación amor-odio muy extraña.Me ha tratado muy mal, de pequeña puedo decir que aún la queria de forma inocente y no me daba cuenta de mucho, con el tiempo aunque aún no puedo decir que no la quiera, la verdad es que es muy triste pero no sé exactamente qué siento hacia ella, creo que confusión y un cierto sentimiento de que es mi hermana.Tengo 30 años en la actualidad y podria escribir un libro, soy la única persona que le puedo poner un nombre a lo que le pasa, lo cumple todo, es impulsiva, altamente manipuladora hacia todos, no se relaciona con nadie de quien no pueda obtener un beneficio, es cruel, se hace la víctima, es muy fria y calculadora, no se sabe poner en el lugar de otros, su vida gira en torno a ella, ella y nada ni nadie más y además se asegura de que todos la sigan para que eso no cambie, se frustra mucho cuando no consigue lo que quiere y básicamente se podria decir que solo se quiere así misma.Yo he pasado por muchas fases con ella, la seguía, intentaba no contradecirla, me alejaba, volvía...cada vez que volvía sólo recibia un ataque constante, desprecio, insultos, gritarte de repente...cuando hay alguien presente llora y a esa otra persona le dice que no sabe por qué actúa así, que son los nervios, el estrés...una vez su marido le gritó después de presenciar su trato hacia mi y le dijo: ¿pero qué te pasa? ¿Por qué tratas así a tu hermana?el dijo dejala ya!ya está bien!no sé qué te pasa con tu hermana!yo me callé y me fui medio avergonzada con mi secreto porque sé lo que le pasa.Ella se fue cabreada luego le lloró a otra persona de la familia y dijo que no sabia por qué se comportaba así. Después estuvo deprimida porque se sentia descubierta, en cuanto se quedó a solas conmigo siguió...Es agresiva y he llegado a tener miedo de ella. Yo decidí alejarme de ella, después de otras historias parecidas de humillaciones, insultos...en pbúblico a veces, pero desconocidos, sino se cuida bien de que nadie lo vea, porque yo la percibo con una gran maltratadora, desde pequeña en mis sueños aparecia como una bruja y realmente así se comportó. Yo nunca contaba nada, después lo conté a mis padres pero ellos no querian creerlo, después de tiempo se dan cuenta de que no mentía, ellos también la sufren, saca de ellos todo lo que puede, pero no les llama para ver como están, no tiene palabras amables, a mi padre en especial le odia y no es capaz de manifestarles amor. Yo ahora estoy apartada de ella, me aparté porque después de muchos intentos acercarme sólo significaba depresión y simplemente no puedo vivir así. Mi relación con ella es distante, alguna vez voy a su casa con mi pareja, intento hacer que no pasa nada, que todo es normal, porque la vida pasa y no quiero empeorar más las cosas. Ella se pone tan contenta de que a pesar de todo vuelvo a ella, pero yo no vuelvo del todo siempre estoy distante y alerta, sé que si lo hago me espera más de lo mismo, así que hablo lo justo por teléfono, nos vemos en Navidad porque no quiero que mis padres vean lo serio que es todo, ellos hacen igual por mi, queremos intentar una normalidad también por su hija y por no perder el contacto con ella, por su marido..en fin..sino la relación seria nula, mi madre me lo dijo muchas veces, sino fuera porque le aguanto todas las que hace no tendria relación con ella y no veria más a la niña, porque la utiliza como moneda de cambio todo lo que puede, a su propia hija claro, para ella es una posesión más, intenta que sea a su imagen y semejanza, pero por suerte creo que la niña no ha heredado esa personalidad y creo que no la dejaremos que crezca así.Me gustaria saber si hago bien en alejarme de ella por no sufrir más y cómo realmente se debe tratar a esta gente, sé como va a actuar siempre porque se cómo funciona, pero no sé si se les puede hacer mejorar, aunque sólo sea un poco. He sufrido toda mi vida con ella, psicológica y hasta físicamente, he sido el centro principal de su maltrato y manipulación, pero aún hoy quisiera si alguien sabe...si hay algún tipo de tratamiento para estas personas y cómo se les debe tratar. ¿Se debe acceder a sus chantajes?es mejor no dejarles pasar ni una?es bueno hacerles saber lo que tienen?yo ahora alguna vez me he peleado con ella, le he plantado cara cuando no se ha ocupado de su hija, cuando me ha insultado...o se ha aprovechado de mi madre, ella me ve como una gran amenaza, ya que los demás intentan seguirla para que no grite, no se enfade..pero yo no. Me gustaria que llegara a esta página algún día y leyera todo esto que escribo y pudiera saber lo que he sentido, pero no lo leerá y aunque lo leyera me pregunto si se veria reflejada...¿creéis que son conscientes del daño que hacen?al no ponerse en el lado de los demás me pregunto si son capaces de saberlo o por desgracia creo que ni siquiera les interesaria.En fin no sé por qué escribí todo, supongo que porque es mi experiencia y ahí queda, llegué a este blog y creo que está bien que deje mi testimonio.He sufrido mucho y también los demás que no escriben aquí.Ojalá y esta gente pueda cambiar.

Anónimo dijo...

Hola: Soy la anonima del 29/01/08 y 14/02/08.Creo que he metido la pata. Me he encontrado con mi hermano en el autobus, y me he puesto a la defensiva/agresiva, como estabamos delante de gente, él ha ido de digno, pero se ha enterado de dónde trabajo y me temo represalias, pues como ya he leído en vuestro blog que es capaz de embaucar y de perseguir hasta que consigue hundir a su víctima, sólo para hacer daño y demostrar su poder. ¿Que puedo hacer?
Muchas gracias

Anónimo dijo...

Les escribi un tiempo atras, ya que soy victima de mi mamá. Gracias a la ayuda de mi sicologa corte yo la relacion con ella, pero entonces tomo a mi unico hijo y lo utilizo en mi contra.

Hoy tuve otra cita esta vez con mi psiquiatra, este me hizo ver que tengo no solo yo cortar con todo sino sacar a mi hijo de cualquier relacion futura con mis padres.

ESto es sumamente doloroso, me siento sola y no quiero que mi hijo en un futuro se sienta de igual forma, sin familia.

POr otro lado estoy sumemente cansada de discutir, de pelear, de sentirme culpable o mala o pensar que soy yo la que le causa daño a alguien.

Anónimo dijo...

Mi padre es un narcisista. La verdad que lo he pasado muy muy muy mal. Imagino que mi hermana y madre también, pero no han sabido verlo, porque aún lo niegan. Yo estoy con un psiquiatra que me ayuda con el estrés postraumático, pero tengo dificultades para "desvincularme" de mi familia. A él nunca le ha importado lo que yo quería, sentía o si me hacía daño. Si lloraba se ponía aún más agresivo. Siempre me culpaba de todo (o a mi madre o a quien hiciera falta.) Lo más dificil para mí es cuando me busca. Jamás le interesé realmente, pero al ver que le ignoro se interesa por mí. Solo quiero que me deje tranquila, pero no sé como puedo hacerlo. Rompo a llorar cuando es "amable" conmigo. Me cuesta creer que en realidad sea un impostor, y que solo esté actuando o dando una falsa imagen.

Anónimo dijo...

Hola, la vdd es que éste blog me gustó ya que tiene una información buena. Yo siempre he tenido la duda de saber si tengo una estructura de personalidad narcisista o no, ya que desde que era niña siempre sentí un gran abandono y explotación emocional por parte de mis padres. Yo y mi hermano siempre hemos tenido un vínculo muy fuerte, a pesar de que él ha tenido problemas de alcoholismo y drogadicción, a lo cuál mis padres reaccionaron como sino les importara y como si fuera algo contra ellos, como si los problemas de mi hermano fueran una venganza hacia mis padres. Toda mi familia siempre hemos tenido una gran desconfianza hacia los demás,mis padres siempre nos han echo saber que también desconfían de nosotros. Ante la sociedad son amables, humanitarios, solidarios y "sensibles" pero cuando se trata yo y mi hermano, se vuelven fríos, arrogantes, soberbios, pareciera que toda la vida están enojados (en especial mi padre), la única manera de comunicarnos es cuando hablamos sobre temas actuales, siempre en el área intelectual, mi hermano odia a mi padre, él ha tenido muchos altercados físicos con gente "x" ahora está muy tranquilo, pero me preocupa mi situación ya que (aunque me da mucha verguenza reconocerlo), he tenido problemas con el alcohol y cuando llego a un grado en el cual no puedo controlarme me vuelvo sumamente agresiva físicamente con la gente que está a mi alrededor y también los humillo verbalmente ya que me dá mucha satisfacción. Sé lo que se siente estar desconfiando todo el tiempo de la gente, tener dentro de uno un dolor y odio constantes, verguenza, sentirse siempre vulnerable ante las críticas de los demás, y a veces sentirse invencible, es muy difícil lidiar con todo esto y realmente uno se pregunta si todo eso algún día cambiará, ya que voy a terapia psicoanalítica desde hace 1 año siento que me ha servido de mucho, pero sé que aún me falta un largo camino por recorrer.

Anónimo dijo...

Hola soy Alba. Navegante, tengo el mismo problema que Blanca la muchacha que tenia una madre con transtorno de la personalidad narcisista. Te puedo asegurar que mi situacion es casi la copia de la suya, tengo 19 años, ahora ya me e independizado y tengo una hermana de 10 años, vive con mi madre y estoy preocupadisima por ella por todo lo que sufre, porque yo se que sufre mucho.. seria de gran ayuda poder contactar contigo Blanca, o con cualquier otra persona que pase por la misma situacion. Gracias!

Anónimo dijo...

Hola, Soy Clodoveo

Soy el emergente de una família narcista de las que se describen arriba. Pero de las encubiertas. Papá trabajando y haciéndolo todo "por nosotros", los hijos, persona de mal genio y desvalorizadora, algo violenta pero sin pasar de una eventual nalgada o insulto. Sin vicios ni adicciones, pero de permanente mal humor. Mamá madre amorosa, víctima, pero calificando siempre los sueños y los deseos de los hijos como "ilusiones". Vivían para el qué dirán, y en el caso de tener que decidir entre apoyar a un extraño y a los hijos, apoyaban al extraño. Por ejemplo, ante dos terribles injusticias de maestros (uno me expulsó del aula, con 7 años, el otro me dejó en penitencia cuando el micro escolar ya partía, y yo fui incapaz de salir del lugar) yo fui incapaz de descargarme y hallar cobijo en mis padres, pues sabía que ellos iban a dar la razón al maestro. Nos decían "no son mal educados, son mal aprendidos" con lo que reforzaban su buena performance en nuestra educaciçon, con nuestro consiguiente fracaso y falta de colaboración. Por supuesto había regalos, vacaciones, no nos faltaban cosas, no eran padres criminales o abandónicos, como muchos relatan aquí. Pero para mi padre yo era un bueno para nada. Y lo que hacía bien (o muy bien) por ejemplo, historietas, a él no le interesaban. Mi madre compraba a escondidas de él blocks de papel ordinario para ellas. Me ayudaba, y al mismo tiempo me hacía maestro en sus tácticas de sometimiento.
Este blog me trajo a la luz. Ahora sólo quiero saber de curarme, de sentir otra vez, de distinguir mis sentimientos, que emerjan y florezcan, no castigar mi placer, no comer con culpa ni engordar, ser merecedor, no ser un mentiroso ni un evitador, no inventarme anecdotas para que otros me admiren, no tener miedos absurdos. QUé trabajo personal puedo hacer? Pido recomendaciones prácticas. Al psicólogo voy, ya hice un año de terapia que me permitió divorciarme y alejarme de un empleo nocivo. He perdonado intelectualmente a mis padres, aunque emocionalmente no tengo señales de ello... a veces sueño que insulto a mi padre y le pego. El pasado es pasado, y quiero dejarlo atrás. Ayúdenme a ello.

Anónimo dijo...

Por qué no aparecen mis comentarios?
Álguien puede ayudarme?
Soy Virgo.

Virgo dijo...

Me siento identificada completamente con Blanca, en cuanto pueda hablaré de mis miedos y mis traumas detalladamente.
Un saludo.

GffSpaulding dijo...

Bueno, primero quiero decir que me identifico con lo escrito por Paloma, aterradoramente similar a mi situación. Tengo 19 y he vivido en una familia narcisista, somos mis 2 padres, mi hermano (el menor de 15) y yo. Mi padre y mi madre los narcisistas. Mi padre es sumamente estricto, rayando en lo irracional. Pasa por períodos depresivos y luego explota sin ningún motivo; altamente egocéntrico, le fascina humillar a aquellos que considera inferiores a él; también tiene la tendencia a ponerse como el criado de la casa. Mi madre, vive absorta en su trabajo, lo único que hace en casa es medio hacer la cena o recalentar los sobrantes del almuerzo y dormir. A pesar de que ella ve lo irracional del comportamiento de mi padre, ella tambien actua de forma irracional. Es en extremo testaruda, encuentra formas de manipularnos a mi hermano y a mi para que hagamos lo que ella quiera, desprecia a mi padre y le encanta confrontarlo y humillarlo. Una cosa interesante, los padres de mi padre viven a 10 mts de nosotros y mi padre se interesa 30 mil veces más en ellos que en nosotros; al igual que mi madre.

Mis padres no soportan que los contradigan, se debe hacer lo que ellos dicen y uno siempre está equivocado; excepto cuando lo que uno dice va de acuerdo a lo que ellos (o uno de ellos) piensa. Critican, examinan y reprueban cualquier cosa que uno haga, argumentando que ellos lo habrían de otra forma, o que lo que hicimos está malo. Debido a esto, procuré guardar lo que pensaba y sentía para mi mismo, la gente con la que hablaba y me relacionaba, por miedo a críticas o recriminaciones. Mi padre nos crió a mi hermano y a mi a no confiar en nadie, a ser "independiente" o "autosuficiente", es decir a no tener amigos (incluso rechazar el trabajar en grupo); y al mismo tiempo nos decía que no había problemas que salieramos con nuestros amigos o que estos llegaran a mi casa a jugar.

Tanto mi padre como mi madre buscan su propia comodidad, demandan que los demás se acomoden a sus necesidades y caprichos; que sean tratados como los amos y señores de la casa (siendo mi hermano y yo los esclavos); estallando en ira cuando tienen que cambiar los planes de lo que quieren hacer; y cuando uno rompe la imagen que tienen de nosotros, mejor buscar santo patrón que nos ayude a mi hermano y a mí, porque la ira de ellos (sobretodo de mi padre) se expresa de la peor forma: castigo psicológico (hágase notar que le temo más a este que al físico o verbal; los cuales he tenido el "placer" de conocer). A pesar de esta mecánica, nunca tuve problema en aceptarla, suprimir mis necesidades, deseos e intereses. Estoy en segundo año de universidad, y cada vez estoy perdiendo más la paciencia, estoy harto de estar en la casa y siento que voy a estallar; quiero estallar, pero no puedo ya que se que al final, si mi padre me echa de la casa; me importa un carajo, es más, daría gracias porque al fin sería libre de hacer lo que quiera, salir si quiero salir; no tener que subyugarme o programar mi vida en base a las necesidades de mis padres, incluso tener una novia si se me antojara; pero sé que si me voy o me echan, mi hermano pagaría las consecuencias al tener que aguantar la furia de mi padre. No se que hacer al respecto, y (atentando contra lo que me fue enseñado) pido ayuda para lidiar con esta situación; agradezco su tiempo, paciencia y esperando una respuesta me despido.


Geoffrey Spaulding

Anónimo dijo...

Soy hija de madre narcisista. Después de leer todas estas paginas puedo comprender, que no eran imaginaciones mías; el pensar que mi madre nos tenia celos. Que ella es en gran parte la responsable de que un grupo de hermanos bastante numeroso, no nos llevemos como buenos hermanos. La mujer ya tiene mas de 70 años... no ha cambiado en absoluto, mas bien diría yo que su gran egoísmo va en aumento. Ahora tengo cuñadas muy parecidas a mi madre, y me duele por los hijos que tienen. Veo que la historia se repite, con niños que no fueron deseados como hijos, sino como armas de batalla.

TERESA dijo...

Hola, tengo 25 años y me identifico totalmente con estos escritos. Quiero decir tantas cosas y no puedo. Me siento colapsada emocionalmente.Les dejo un escrito que hice. Creo que describe muy bien lo que siento.
La soledad te hace ser más fuerte, la soledad te engancha a la vida, la soledad te reafirma.

Demasiado pronto dejaste de creer, de esperar. Empezar a luchar, soñar con escapar, en vencer, en desaparecer, en renacer.
Denada sirve llorar, pues no te va ayudar. De nada sirve caer, pues nadie te va a recoger. Soñabas en canviar, en crecer,en hacerte querer. Todo sigue igual, sola. Tú llegada fue su condena, fuiste moneda de canvio, la no deseada, pero sí necesaria para... para qué? No entiendes nada, de nada sirve entender si jamás has sido de su merecer.
No hay noche que tú corazón no llore, el corazón no descansa, y el tuyo está triste, muy solo. Las cosas han canviado, antes te sentías culpable, odiabas tu ser, no conseguías ser lo que esperaban de ti. Llorabas de tristeza, querías morir. Hoy te das cuenta que jamás les has fallado, nunca has hecho mal; nada puedes canviar. Hoy eres fuerte, el corazón sigue triste, pero quiere vivir, hay que seguir.

Anónimo dijo...

Hola.Tengo 32,soy chico y tengo tres hermanas.Todos hemos salido del nido menos la menor que tiene síndrome Down.Ella depende totalmente de mi madre, a la que yo,que no soy psicólogo,he catalogado de narcisista.Por qué? Porque se ha encargado de arruinar todos los momentos felices que mis hermanas y yo le hemos comunicado:bodas,nacimiento de sus nietos,éxitos académicos o laborales.Por ejemplo,cada vez que me iba de viaje me iba con mal cuerpo porq siempre me lo arruinaba con alguna cosa fuera de lugar.Porque siempre que ella quiere hablar da igual que tú tengas un infarto al corazón,ella seguirá vaciándose aunque tú no puedas escucharla.Porque nunca me ha pregunatdo como estás,ella lo sabve todo,se inventa amistades con famosos y lo que le vas a decir siempre lo sabe, aunq sea que hay marcianos en Madrid.Nunca ha querido que la lleváramos a una psicólogo,además está el tema de mi hermana discapacitada a la que utiliza contra nosotros.Como no nos habla a ninguno,me hermana tampoco.Semejante cacao lleva la chica que no tiene recursos para cuestionar a mi madre. Ésta no se habla con ninguno de nosotros, ni con sus padres ni hermanos.Emopieza las amistades y acaban en tragedia como mucho al año.Ella ha tenido una infancia muy difícil, y nosotros más.Bola de nieve.Yo partiría peras con ella,pero tengo que seguir tragando humillaciones(no conoce a sus nietos) sólo porque quiero seguir viendo a mi hermana discapacitada.
Como véis todo alegrías y como el resto de afectados, la sensaciones de haber normalizado algo que dista mucho de ser normal.
Gracias por la atención:
Fernando.

Anónimo dijo...

Buenos días.
Crecí en una familia narcisista y he leído la descripción con congoja, pues es la mía. Hace tres años (tengo 40) que voy a terapia y poco a poco estoy dando los pasos descritos al final. Asumiendo mi miedo, mi paranoia, mi inseguridad crónica, mi refugio en la mente y mi huida del cuerpo.
Gracias por este rayito de luz.

Anónimo dijo...

Hola
Aunque parezca increíble, recién a mis 42 años me he dado cuenta (o querido dar cuenta) que vengo de una familia con un padre narcisista que administró la culpa con una sutileza temible. Además alcohólico.
Yo he vivido, lamentablemente, con una autoestima mínima, me he tratado por años por una depresión y vivo del reconocimiento de los demás... es decir, creo que estoy reproduciendo lo de mi padre, soy un narcisista, y me da mucho miedo, particularmente por mi hija que tiene 10 año, de hacer lo mismo que hizo mi padre.
Mi pregunta es: ¿cómo se puede tratar esto?, ¿es solucionable?
Gracias, su blog está buenísimo.

Anónimo dijo...

Agotada, realmente agotada de este tipo de seres. Si que lo del contacto cero debe ser lo mejor. Aunque sea, tu madre,tu ex, o tu hermano. Porque me duele aun teniendo un solo contacto telefónico al año.
Al estar en contacto con ellos, la cabeza me hace 'elucubraciones' como si yo fuera psicópata,creo que pienso lo que ellos pensarían. Solo veo lo negativo, me siento utilizada.

Fernando dijo...

Ante todo muchas gracias por el espacio y la imformación.
Tuve una relación durante cuatro años, entre algunos breves distanciamientos. Estuve con una persona que concuerda con todos los rasgos claves del psicópata y del narciso: mitomanía, falta de empatía, de remordimientos, seducción indiscriminada con alto nivel de éxito, relaciones utilitarias, exhibisionismo (no siente vergüenza ni ningún tipo de estrés ante la mirada ajena, por el contrario, lo estimula que lo vean animarse a lo que los demás no), arrogancia, manipulación, histrionismo...
Hace poco que pude asociar todo este exceso de información aislada (que me consumía la cabeza en el esfuerzo por tratar de ordenarla, de llegar a una conclusión para tomar una resolución), de todo lo que vi y vivi más los decires y anécdotas de su entorno (que por el contrario, lo refuerzan y de algún modo obtienen de él cierto beneficio, en gral. muchas personas de egos quebrados, algunos en relación de dependencia laboral...)con los rasgos de estos perfiles patológicos. Aún me es confuso poder distinguirlos bien(psicopatía y narcisismo). No es mi busqueda diagnosticarlo, pero si poder entender mejor esta situación para mi todavía traumática y estresante (me separé no hace mucho y sigo de alguna manera vinculado) y poder así entender poco mejor mi déficit para haber elegido y haberme sostenido en una relación enferma. Me resulta increíble, pero todavía me cuesta dejarlo y me encuentro, con sabor a dejá vu, escuchándolo hablar de su arrepentimiento, entre ataques de llanto y sin ningún registro por su parte de repetirse en las promesas y argumentaciones ya dichas e incumplidas cantidad de veces!).
Estás lecturas del blog han sido muy movilizantes. Sé que no dejará de mentir, que asi se relaciona también con sus amigos, conocidos y parejas anteriores. de hecho, ahora que estoy fuera de la relación (y cada vez que lo estuve) me pone como el damnificado, pero sólo habla de la nobleza de sus sentimientos, de el dolor que le produce esta pérdida generadora de cambios en él que no puede expresar ni enunciar de modo concreto (ya referidos también en otras separaciones pero no puestos en hechos concretos). Es decir sigue hablando de él en un plano infantil y fantástico. No puede concretizar sobre situaciones vividas en la relación y solo protagoniza su dolor y la proyección gris de su vida sin mi. Todo me es claro pero no termino de soltar...
Ambos hacemos terapia. Entiendo que no soy objetivo, pero siento que en su espacio terapéutico ha logrado aprender a solapar aún más sus reales intenciones, y que la distancia entre su realidad y su ficcionalidad es aún mayor, pero amortizada por decires mas acordes a las expectativas de los demás.
Agradezco vuestra lectura y cualquier referencia que pudieran darme (texto, consejo, etc)

Anónimo dijo...

Hola Buenos días!acudo a vosotros/as. tras leer muchos artículos en los que me hacen sospechar que mi suegra es una madre narcisista.
Empiezo: Ella ha sido una mujer que con 3 años se quedo huerfana y a raiz de alli se crio con su abuela, cada vez que lo cuenta se queja de su desgracia, y que su abuela la trataba muy mal, pero al morir esa abuela le heredero una casa y mucho dinero para que no sufriera.
A los 19 años decidio tener un hijo y por muy duro que suene lo hizo con el primer hombre que paso por la calle, se lo dijo muy claro "yo de ti solo quiero el semen" y cada vez que lo cuenta lo hace con mucho orgullo, crio a su hijo como pudo,y cada vez que alguien habla con ella termina siendo el centro de atención y diciendo como se deben hacer las cosas por que ella las hizo asi y mirala con dinero y sin trabajar.Eso si en cuanto puede le echa en cara a su hijo todo lo que hace por el, le obliga a estar con ella y si no va por que sencillamente no le apetece, me echa las culpas a mi como si yo tuviese que ver en las decisiones de su hijo, siempre quiere quedar encima de todo el mundo y quiere estar enterada de todo y si no lo hacemos(como por ejemplo dormir tarde o irnos de fiesta) se enfada y piensa que le hacemos un feo y empieza a reprocharle cosas a su hijo, y todo lo que ha hecho por el.
Desearía que me ayudarais por que a lo mejor estoy equivocada, necesito aclarar esta duda.
Saludos

Anónimo dijo...

Hola, ha sido hoy despues de una discontinua pero larga búsqueda de saber que es lo que pasa con mi familia. Desde siempre mi madre me ha hecho sufrir muchísimo... de hecho no tengo recuerdos de mi infancia como una madre cariñosa.. ni siquiera como una mujer "prudente". Cuando mi padre falleció su narcisismo tomó muchísimo poder. Por contar algunas de las cosas que me hizo de pequeña, decir que ella era profesora en el mismo colegio que yo estudiaba y un día apareció escrito Don ....... es un hijo de puta. Y mi madre me culpó con los profesores de ello simplemente porque yo unas semanas antes (a mis 11 años) me puse con mis amigas a escribir corazones en un libro... bueno.. un dia ese profesor pide que toda la clase escriba eso: Don .... es"., Yo hasta ahí no entendía que la cosa tenía que ver conmigo, hasta que llego a casa y comento con mis padres por la tarde lo extraño de aquel día de clase, hasta que mi madre dice: "Es que eres tú porque el hijo de tal profesora te vió escribiendo un libro..." Yo no me lo podía creer, por primera vez la vida me resultaba demasiado cruda, tal vez demasiado para tener 11 años,tal vez como para oír tal acusación de una madre que ni siquiera se atrevía a analizar mi defensa. Le dije que si había escrito unos corazones con mis amigas en el libro pero jamás podría escribir algo así de un profesor. Entonces mi padre me preguntó y me miró a los ojos., y finalmente dijo: "Ella dice la verdad, basta mirarle a los ojos". Y fué al colegio a hablar con todos los profesores, a defenderme, almismo colegio que mi madre trabajaba y no supo defenderme. Al par de años murió mi padre.. mi madre uno de esos días que me levanté para ir a clase.. desayuné antes de hacer la cama y me dijo: "Ojalá te hubieses muerto tú en vez de tu padre".. Mi madre no sabe hacer un detalle de sus palabras.. A los 24 años me independicé.. me fui a vivir con un chico que por lo pronto no quise presentarle (porque imagínense).. al cabo de par de semanas se presenta a él aprovechando que yo trabajaba y le habló cosas muy malas de mi como que era alguien inestabale, que yo no estaba bien.. Bueno, lo que yo nunca llegué a entender si en casa me ridiculizaba con mis hermanos y tan mal estaba conmigo.. porqué no me dejaba en paz si ya me había ido?,porqué quería que el chico con el que estaba me dejase?... Me pasé 14 años viviendo fuera, independiente.. y ahora con la crisis he tenido que volver.. y ahora sus maltrato está terrible hacia mi.. cada dia me quiere ridiculizar más.. y encima intenta meter a gente por medio.. me siento fatal... necesito saber qué puedo hacer para protegerme.

Gracias.

Anónimo dijo...

hola, acabo de leer su blog y realmente es muy interesante y educativo..me siento muy angustiada con mi realidad, soy madre separada hace 3 años , tengo un niño de 5 años y recien diagnosticaron al padre de mi hijo con la personalidad narcisita..mi angustia es que mi hijo extraña ver a su padre ya que no lo ve desde hace mas de medio año..de que manera me podrian guiar frente a esta situacion sin que afecte a mi niño y que tome conciencia de la realidad el padre!!...gracias

Anónimo dijo...

soy empleada de un hombre completamente narcicista, mal tratador al punto de denigrar todo el tiempo a todos los que nos encontramos a su alrededor: empleados, padres, hijos, conocidos...su tono de voz denota intolerancia todo el tiempo, cualquier consulta ó comentario que uno realice es tomado como una pavada sin sentido, cuando uno le dice es porque le dice, cuando no es porque no y asi sucesivamente. Cuando uno le responde cambia de tono y dice: yo soy agresivo???!!!
y se hace la victima, eso si!!! jamás baja su tono de agresividad, es como un lobo disfrazado de corderito.
Mi gran preocupación, aparte de estar con psiquiatra desde hace más de 3 años es no pasar a ser una persona desagradable, noto que tal vez sin querer hay ciertas reacciones que se me pegan sin querer y sinceramente es muy desagradable. Que puedo hacer para defenderme y no tomar ni una sola maña de esta persona desagradable y mala persona?

Anónimo dijo...

Esta web es extraordinaria. Buenísimo trabajo. Muchas felicidades y muchas gracias.

La hija de un narcisista psicópata maltratador familiar.

Y víctima de acoso laboral.

Anónimo dijo...

tengo 40 años hase 7 siete AÑOS m hise migo de un hombre mayor , por la falta de familla i d padres lo adopte comno tal desde entonses me manipula, el es omosexual la unica forma de desprenderme es de la peor manera, trata de verme en la peor situacion para manipularme y q m quede, tengo dos perros y me manipula con ellos, como devo actuar sibn haSERME DAÑO ,TEMO OBRAR VIOLENTAMENTE.

Mili Elf dijo...

En los últimos 8 meses he estado luchando para conseguir los recursos monetarios que me permitan alejarme de mi miserable y despiadada familia... Estoy consciente de su condición patológica, y tal como menciona el articulo, muchas veces me encuentro totalmente hundida en el dolor y el descontrol por situaciones nimias que ellos mismos causan. En definitiva, no es fácil crecer y vivir en una familia narcisista, donde por mas que lo intentes, tus sentimientos, opiniones, necesidades y perspectivas siempre serán ignoradas, ya que eres diferente, no estas enfermo, pero por supuesto, eres el virus.
No callo mi dolor, lo vivo con intensidad estando aun aquí bajo su techo, no tengo dudas de que al irme lejos renaceré y habré sanado; no me llevare nada en el equipaje, sera mi recompensa por aguantar tanto, luego de haber comprendido lo que ocurría: que no se trataba de mi sino de ellos.

Anónimo dijo...

Hola, acabo de escribir un comentario pero al leer esta publicación me siento muy identificada, yo tengo las carácteristicas de persona sumisa, contra lo que he luchado toda mi vida, mi madre me maltrató, fué madre soltera y es violenta y manipuladora, siempre hace que todo sea culpa de otra persona y yo era su víctima perfecta de niña, cuando hablamos solemos acabar peleando, lo cual me afecta mucho y ella luego esta tan tranquila, me sigue culpando de todo y incluso llega a amenazarme pero hasta eso es culpa mia porque según ella yo soy la mala hija que no le tiene respeto... evidentemete esto a afectado a otros lados de mi vida, y siempre me considero una persona devil, frustrada, con poca inteligencia... lo que me ha llevado a no confiar en las personas, llevo años desesperada con esta situación..me pongo como anonima porque tengo miedo que mi madre me encuentre por internet, se ha metido en lo mas recondito de mi vida incluso en mis trabajos, como si me tubiera envidia y luego hace ver que me proteje, de pequeña hacia lo mismo, primero me pegaba y cuando lloraba entonces y solo entonces me abrazaba y me daba su falso cariño

María Jesús dijo...

Que maravilla que existan instancias en que uno se identifique y no se sienta soledad de problemas abstractos difíciles de dar a entender a quien no los ha padecido.
Descubrí a través de este medio que provengo de una familia narcisista encubierta. Mi papa, cariñoso,cálido, sin embargo cero tolerancia a la frustracion, no de piel, indiferente completamente a nuestras necsidades, absolutamente. Nuestras conversaciones no pasaron más allá de :"como están, todos bien? , si papi, todos bien". Mi mama, otra historia, también mal genio, orgullosa, siempre tenía que quedarse con la última palabra, buena para contradecir, tampoco nos tocaba, muy auto referente. Manipuladora, siempre pobre, hasta el día de hoy, pobre, ha viajado muchísimo, se compra cosas , pero es pobre, se queja y queja todo el día. Era autoritaria, que cuando yo era chica éramos, yo sentía, su pertenencia, y yo me decía, cuando grande voy a ser persona. Pasé por 9 colegios distintos, cuando tenía alrededor de 18 nos decía que ella hacías fiesta y nosotros nunca ,pero si vivíamos en constante movimiento, hacia una buena amistad, y ya nos teníamos que mudar. Todo se centró en la profesión de mi papa, incluso cuando llego el momento de salir del colegio, nos cambiamos de país, y a la fuerza, porque éramos obedientes y sumisos, nos fuimos, me quede sin carrera universitario! Porque luego me case y tuve hijos, lo cual siempre me dejo un vacío.
De chicas con i hermana, lo supe hace poco que ella también, nos dormíamos llorando calladas, o enceradas en el baño por horas por Alguna pelea con mi mama, que luego todo quedaba como sí nada hubiera pasado.
Con el tiempo comencé a sentir vergüenza de demostrar mis sentimientos. Yo me sentía seca, fría,. Había mucha soledad en mi casa, aunque no cuestionaba nada, todo era solamente. Nunca nos preguntaban como nos sentíamos, si teníamos amigos, como eran nuestros profesores, la verdad no había interés por nosotros. Me llama la atención, encuentro que somos los cuatro hermanos excelentes hijos, generosos con mis padres, y la verdad debo decir que ellos siempre buscaron su comodidad. Eran pareja, yo decía antes, tengo dos padres pero entre los dos no hago ni uno. He pasado por rabia, pena, culpas,. Mi marido, que es bastante narcisista, es muy de piel y cariñoso, me sacó del estado de 'robot'. Si siento que tengo la necesidad de ser aceptada, y me cuesta creer cuando alguien me halaba por algo, me parece que lo dice por decir, me cuesta sentirme amada. Y siento mucho dolor en pensar que quizá yo también he sido así con mis hijos ya que fue el modelo de vida que me toco.
Con mis hermanos casi no hay mayor amistad, nos vemos para los cumpleaños y otras fiestas. Hoy veo perfectamente a mi mama con todas estas terribles características autoritaria y seca con nosotros, sus hijos, pero grandes abrazos y sonrisas con los demas.

Karla dijo...

Quiero comentar sobre algo que suele pasar con quienes somos victimas de alguien narcisista patológico, las personas asi gracias a una exhaustiva manipulación, abuso emocional y lavado de cerebro sorben nuestra autoestima de la misma forma que un niño sorbe una malteada con un popote, no estan felices hasta no ver como las ultimas gotas desaparecen del vaso, nos volvemos personas grises sin sabor alguno, ansiosas en nuestro interior, siempre con lagrimas a punto de salir, retraidas y temerosas de cualquiera, ya no solo de nuestro verdugo. Al menos a mi me ocurrio que aparte que de una vida de perro tuve que callarme mi situación porque nadie creía lo que me pasaba, todos decían que mi verdugo era una buena persona, que yo era una exagerada y mentirosa y que como era capaz de hablar asi de alguien que me quería mucho y eso para mi era una gran humillación extra. Para colmo ese verdugo resultaba ser mi hermano mayor asi que no había forma de quitarmelo de encima, no habia ni como huir de la situación esta porque a la familia no se le escoge, simplemente es y nada mas

Anónimo dijo...

Es increíble como el patrón se repite una y otra vez, y aún leyendo y sentirse tan identificada no das crédito de lo que está pasando, pensar "no el no es así" "no lo hace a propósito" justo buscaba respuestas a ésto que siento después de un intento de alejarme de él, en el cual me plantó su rostro de dolor, de víctima, donde me hizo saber que me necesita que yo le doy lo que no encuentra en nadie más, y es tan convincente que le creí todo, incluso llegué a sentirme culpable de haber intentado dejarle, pero después de leer ésto me destroza por dentro, como alguien puede ponerte a ti mismo en tu contra? Es tanto el amor que sentimos por estas personas que nuestros propios intereses pasan a segundo plano cuando se trata de ellos, estoy horrorizada... Aunque ahora entiendo mejor lo que me está sucediendo ya que creía que era yo la que estaba mal por quererlo tanto y peor aún el me convenció que de que lo que yo sentía debía "racionalizarlo" para que estuviéramos bien juntos, jamás pensó en mi todo era para satisfacer sus propias necesidades, es un verdadero impacto saber que uno ha vivido engañado durante tanto tiempo