¡Bienvenid@!

Tal vez usted es de aquellas personas que siendo niños -o aun de adulto- ha vivido en una familia de padres narcisistas [Ver más explicación]; o quizás es de aquellas personas que tiene o ha tenido en su vida (familia, trabajo, lugar de estudio, etc.) un encuentro o relación con un psicópata o un narcisista, un psicópata "compensado" o un sociópata violento [Ver más explicación]. Si usted intuye que es de alguna de aquellas personas, entonces ha llegado al lugar correcto.


Este blog le proveerá con información y links. Recolectaremos artículos que reflejan de mejor forma la historia y el estado del conocimiento de estos temas, así como material de investigación que esperamos sea útil en algunos asuntos que hasta ahora han permanecido en la oscuridad.


Este blog es la creación de un grupo de sobrevivientes, algunos de los cuales son profesionales en las áreas de la medicina, pero tenemos las intenciones de permanecer anónimos. No nos consideramos profesionales en psicología. Nuestra única intención es compartir nuestra investigación. Este blog no es acerca de nosotros, sino más bien, acerca de usted.


¿Es usted un sobreviviente de un encuentro o relación con un psicópata o narcisista? Está todavía esclavizado, comprometido en la lucha de vida o muerte?


Hay una salida.


Esperamos poder compartir con usted algunos de los secretos de escapar y sanar, de hacerse libres de esas características que hacen a los seres humanos normales víctimas ideales de personas con anomalías psicológicas que merodean nuestra sociedad; monstruos entre nosotros.


Una vez sabiendo lo que son, cuáles son sus debilidades y sus fortalezas, las técnicas que utilizan para paralizarle y drenarle de energía, una vez que sepa que no está loco/a y que sobre todo, no está solo/a, puede comenzar el proceso de vivir otra vez. ¡La mejor venganza es una vida buena y plenamente vivida!


Todo comienza con conocimiento; usted puede saber la Verdad, y la Verdad le hará libre.


http://psicopatia-narcisismo.blogspot.com/

NOTA IMPORTANTE: El equipo de este blog no necesariamente comparte ni promueve los puntos de vista y opiniones expresados en los artículos o comentarios publicados en este espacio. Nuestra única intención es compartir nuestra investigación y alentar a nuestros lectores a que también se informen acerca de los temas tratados, que lean sobre el tema en otras fuentes, y que busquen a un terapeuta si lo consideran necesario. Del mismo modo, nuestras opiniones no son más que eso, y rogamos no las tomen como un consejo profesional. Nada puede suplantarlo. Somos simples ciudadanos interesados en este tema, y no pretendemos tener todas las respuestas. Las estamos buscando, como muchos de ustedes. Para más información, los invitamos a leer Carta para nuestros lectores: próximos artículos

sábado, 29 de marzo de 2008

El Modelo de la Familia Narcisista

Stephanie Donaldson-Pressman, Robert M. Pressman
Narciso y Eco. El Sistema Narcisista Original
El Modelo de la Familia Narcisista - Capítulo I
La Familia Narcisista - Diagnóstico y Tratamiento
Editorial: Jossey-Bass


Narciso y Eco
El Sistema Narcisista Original


El personaje mitológico de Narciso ha personificado el concepto del amor al ser destructivo. Hay, sin embargo, otro personaje en la leyenda, al cual generalmente olvidamos: Eco. Y es, de la relación entre estos dos personajes, que podemos derivar el nombre de “la familia narcisista” para nuestro modelo.

En la leyenda, Eco ha perdido toda la capacidad de formar sus propias palabras y sólo puede repetir lo que pronuncian los demás. Cuando se enamora de Narciso, lo sigue con la esperanza de que algún día el vaya a pronunciar palabras de amor que ella pueda entonces repetirle. Cuando él se dice a sí mismo “te amo” a su propio reflejo, Eco es capaz por fin de decírselo a él también. Pero, Narciso está tan obsesionado consigo mismo, que es incapaz de oírla.(1)

...siga leyendo haciendo un click en el título...


La historia, por supuesto culmina con el fallecimiento de ambos personajes. Narciso muere de pena frente a su reflejo; su amor y su absorción por su reflejo en el agua hacen que termine falleciendo. Eco, incapaz de lograr captar el amor y la atención de Narciso, cae en lo que pareciera ser un estado de depresión vegetativa, faltándole la voluntad de comer y beber, por lo que también y muere.

La historia de Narciso y Eco es la historia del amor propio y descarta la capacidad para ver, escuchar y reaccionar a las necesidades de los demás. Sin extendernos demasiado demuestra una alegoría impresionante de las relaciones interactivas de una familia narcisista.

Narciso represente al sistema parental, el cual, por cualquier razón (stress laboral, alcoholismo, abuso de drogas, enfermedad mental, discapacidad física, falta de capacidad simplemente para ser padres), se ocupa principalmente a satisfacer sus propias necesidades. Eco es el niño tratando de ganar la atención y la aprobación, convirtiéndose en un reflejo reactivo de las necesidades de sus padres, por lo tanto, sin desarrollar nunca su capacidad para encontrar su propia “voz” – es decir, para reconocer sus propios deseos y necesidades, y para desarrollar estrategias para satisfacerlos. Dentro del sistema de la familia narcisista, el locus para satisfacer necesidades emocionales está invertido: mientras que, en una familia saludable, los padres intentan proveer de todo para satisfacer las necesidades emocionales de los niños; en una familia narcisista, se convierte en la responsabilidad de los niños el satisfacer las necesidades emocionales de los padres.

Elementos de un Sistema Narcisista

Una responsabilidad Tergiversada

En una situación de una familia saludable, los padres aceptan la responsabilidad de satisfacer ciertas necesidades de sus niños, hacen que sus propias necesidades estén satisfechas por su cuenta o entre la pareja, y/o con otros adultos que sean capaces de hacerlo. En tal familia, la expectativa intrínseca está en que los niños no son responsables de satisfacer las necesidades de sus padres. Al contrario, los niños son “responsables” de aprender gradualmente cómo satisfacer sus propias necesidades de una manera independiente. Se espera que los niños, con el apoyo de los padres se involucre en un proceso de aprendizaje que dura, más o menos, 18 años, en el cual aprenderá a ocuparse de sí mismo. Si el proceso funciona correctamente, el hijo va a aprender a través del modelo a cómo ser padres que se ocupan de las necesidades emocionales de sus hijos y que satisfacen sus propias necesidades emocionales. Dicho con las palabras de Bradshaw:

Lo que un niño necesita más es un protector firme pero que lo entienda, alguien que necesita que sus necesidades se vean satisfechas gracias al esposo o a la esposa. Tal protector necesita ver resuelto el problema en sus propias relaciones, y también requiere tener un sentido de responsabilidad. Cuando este es el caso, tal protector puede estar disponible para el niño y proveer lo que el niño necesita.(2)


En una familia narcisista la responsabilidad de satisfacer las necesidades emocionales se tergiversan, es decir, en lugar de residir en los padres, la necesidad se desplaza hacia el niño. El niño se convierte, de una manera inapropiada, en responsable de satisfacer las necesidades de los padres, y, al hacer esto, se le priva de la oportunidad de la experimentación necesaria y del crecimiento.

Reactivo / Reflectivo

Tal como Eco sólo podía reflejar las palabras de los otros, del mismo modo los niños criados en una familia narcisista se convierten en seres reactivos o reflectivos. Dado que aprenden desde muy temprano que su principal trabajo es el de satisfacer las necesidades de los padres, cualquiera que éstas sean, no desarrollan la confianza en sus propios sentimientos y juicios. De hecho, sus propios sentimientos son una fuente de incomodidad: es mejor no tener sentimientos en lo absoluto, que tener sentimientos que no pueden ser expresados ni validados.

Entonces, en lugar de actuar según sus propios sentimientos y de una manera proactiva, el hijo espera hasta ver lo que otros esperan de él o necesitan, y luego reacciona según sus expectativas. La reacción puede ser ya sea positiva o negativa –el niño puede elegir, ya sea satisfacer las necesidades expresadas o tácitas, o revelarse en contra de esas necesidades-, pero, sea cual fuese esa reacción, todo es reactivo.

Del mismo modo, el niño se convierte en el reflejo de las expectativas parentales. Esto sucede en todas las familias hasta un cierto punto; el concepto de espejo en la personalidad o el desarrollo del ego, es un principio que ya está establecido hace mucho tiempo por la psicología.(3) Con frecuencia en la familia narcisista, sin embargo, el espejo puede reflejar la incapacidad del niño de satisfacer estas necesidades parentales. Este reflejo casi siempre es interpretado por el niño como una incapacidad y una falla de su parte.

Problemas con la intimidad

Para el niño de una familia narcisista las relaciones íntimas son un problema. Los niños de estas familias han aprendido a no confiar. Por lo tanto, durante el estado adulto, no importa cuánto quieran formar relaciones cercanas y amorosas, siempre tienen dificultad para bajar las barreras a la confianza que ya han erguido hace mucho tiempo.

La necesidad de una seguridad psicológica y física como un bloque constructor esencial para el desarrollo de la confianza, es una etapa elemental descrita por muchos sistemas psicológicos de desarrollo (incluido los de Ericsson y Maslow). (4)

El sobreviviente del sistema de una familia narcisista tiene dos opciones, ya sea aprende a no confiar o una vez que confía se le enseña a que no confíe más, esto sería lo contrario a lo que sería no aprender a confiar nunca. Cuando son bebés o niños pequeños, muchos sobrevivientes fueron bien alimentados, los mantuvieron en un lugar cálido, se les mimó, se les trató bien. Un niño dependiente, necesitado (como somos todos), es una mínima amenaza para el sistema de los padres: las necesidades son simples y el sistema parental es capaz y además quiere satisfacerlo. Pero a medida que el niño crece y busca diferenciarse de los padres, las necesidades comienzan a ser más complejas. El sistema parental puede ser francamente incapaz de ocuparse de estas necesidades, o puede verse amenazado por éstas y sentirse más y más ofendido. A esta altura la responsabilidad de satisfacer las necesidades comienza a tornarse del padre hacia el hijo y la erosión de la confianza comienza.

Mientras que ciertos comportamientos obvios (emborracharse o avergonzar al niño) van a producir obviamente una crisis de confianza del niño. Adultos que se criaron en familias narcisistas, con frecuencia describen una disfunción que es mucho más encubierta, describiendo a sus padres como “sólo están ahí”. Considere el caso de Beth:

Historia de Beth:
Mi mamá estaba siempre ahí, haciendo las cosas normales. Pasábamos bastante tiempo en casa con ella y estaba… ahí. Pero recuerdo haberme sentido como que no podía acercarme lo suficiente a ella. Es difícil describirlo. Ella estaba ahí, se preocupaba, pero no realmente. Recuerdo haberle dicho eso que me preocupaba tanto, de mi mejor amiga que me había humillado tanto en la cafetería de la escuela -enfrente de todos- y ella hizo un gesto con la cabeza y me dijo todo lo correcto, pero era como que me hacía sentir que me estaba dedicando su tiempo, haciendo lo que las madres tienen que hacer y sacándolo del “libro de las madres”… porque, en cuanto terminé, comenzó a hablar de mi papá, de cómo ella estaba enojada con él, porque le había hecho algo. Como si yo no le hubiese dicho nada!… Y eso no fue una sola vez, un incidente, en realidad esto pasaba ¡todo el tiempo!... Yo la adoraba, y supongo que todavía lo hago; yo sé que me quería, pero era como tratar de agarrar humo, uno no lo puede agarrar con las manos. Aún me siento así.


La historia de Beth no es una historia de abuso obvio, abierto o dramático. Se trata de una incapacidad emocional por parte del padre. Beth sentía que el centro de atención de su mamá no estaba puesto en Beth, y tenía razón: estaba puesto en la relación con su marido. La mamá de Beth realmente quería que Beth le prestara atención a ella, que fuera su aliada y que satisficiera sus propias necesidades emocionales.

Sistema de la familia narcisista

Por lo general, el sistema de la familia narcisista es difícil de comprender, tanto para el terapeuta, como para el sobreviviente. Muchos casos ilustran más que nada a familias abusivas y situaciones dramáticas, que obviamente corresponden al modelo y parecían relativamente fáciles de diagnosticar.

Hay cierto número de ejemplos de estas familias narcisistas abiertas. Familia que tratan con problemas de droga, abuso de alcohol, incesto, y comportamientos agresivos de todo tipo en familias narcisistas. Pero nosotros, como terapeutas, los hemos nombrado por lo que son (familia incestuosa, con problemas de alcohol, etc.)

Existen una cantidad igual de estudios de casos presentados aquí, que tratan con caos de familias narcisistas encubiertas, en las cuales las disfunciones son mucho más sutiles. Todos los terapeutas han tenido casos con pacientes que de verdad están traumatizados y que tienen muchísimos de los rasgos que identificamos en casos de adultos hijos de familias alcohólicas. Pero, sin embargo, no podemos entender dónde ni porqué se originaron los problemas. Esto no fue un abuso abierto u obvio; nadie bebía, nadie consumía drogas. La familia, en realidad, funcionaba bastante bien. Se alimentaban los niños, tenían ropa, fiestas de cumpleaños, se los llevaba de vacaciones y se graduaron de buenas escuelas. La familia parecía normal, igual cuando se la miraba de cerca.

El problema fue que se esperaba que los niños satisfacieran las necesidades de los padres. Era muy sutil y parecía saludable, pero no era en absoluto saludable emocionalmente para el niño. Los niños de esta familia son adultos que llegan a hacer terapia habiendo leído todos los libros, hablado muchas veces con sus hermanos y amigos, y todos ellos le han reforzado la idea de que no había nada malo en su familia. Estas personas llegan completamente convencidas de que tiene que haber alguna falla en su propia personalidad. ¡Esto debía ser así, porque no había nada malo en la manera en que fueron criados!

El modelo de tratamiento para la familia narcisista está enfocado para las necesidades de esta población, así como para los sobrevivientes de familias abusivas mucho más obvias. Esperamos que esta modalidad sea capaz de llenar el vacío que se tienen al tratar con un montón de pacientes/clientes que nunca entran dentro de alguna categoría, para quienes no ha habido un marco de trabajo alrededor del cual organizar el tratamiento, ni técnicas para ayudar al terapeuta cuando entregan un tratamiento para casos como los de Beth, Becky y Ben en el mundo.

La historia de Becky.
Becky es una secretaria ejecutiva de unos 31 años y trabaja para una corporación ejecutiva de alto nivel. Está casada felizmente y tiene tres hijos de edad escolar; el cuarto niño murió cuando tenía 6 meses, de un ataque de neumonía, seis años antes del comienzo de la terapia de Becky. Ella comenzó la terapia luego de haber vivido en secreto con ataques de pánico por dos años. Sentía que corría el riesgo de suicidarse, y ya no podía evitar los ataques. El relato de Bechy acerca de su familia de origen, de la experiencia que había tenido, era el relato de una persona que había tenido una familia cercana, cálida y religiosa. Eran seis hermanos: el padre era un oficial militar de alto rango, y la madre permanecía en casa dedicada a sus hijos. Becky contaba siempre, por ejemplo, que tenía muchos chicos con qué jugar y que a su mamá nunca le importaba que su casa fuese el centro del vecindario para que jugaran los niños. Tenía recuerdos de haberse sentido especial, porque vivía en una base militar y todos saludaban a su padre y saludaban a los niños. Recuerda haber tenido cinco o seis años cuando se perdió dentro de la base, para luego ser “rescatada” por seis soldados, que la llevaron a tomar un chocolate caliente con galletas y después la llevaron a casa en un jeep. Habló de cómo le gustaba ir a la oficina de su padre y sentirse muy importante porque era la pequeña hija del coronel.

Sin embargo, cuando se le preguntó acerca de sus relaciones con su padre y su madre, su voz se ponía nerviosa. Había una rabia muy suprimida, hasta cuando contaba un acontecimiento feliz. Becky se convirtió en una especia de armadillo, alguien con un caparazón muy duro que la protege, y por dentro es alguien muy suave y vulnerable. Sus comentarios acerca de su familia, sus colegas y su marido, por lo general, eran sarcásticos. Hacía chistes agresivos acerca de todo, enmascarando su rabia como humor. Pero luego de muchos meses de terapia, una imagen comenzó a emerger. Emergió con una actitud agonizante, ya que era muy difícil para Becky decir cualquier cosa sobre su padre que fuera a ser visto como negativo.

Básicamente, Becky no tenía ninguna conexión emocional con su mamá; su madre no lo podía permitir. Su madre era un “humano que hace” (en oposición a un humano que es).(5) Luego de más de un año de terapia, Becky describió a su mamá de la siguiente manera: “mamá se pasaba todo el tiempo tratándose de ganar esa alas de mierda [refiriéndose a las creencias religiosas muy fuertes de su madre, especialmente en los últimos años]. De lo único de que se trataba era de cómo era vista por los otros. Todo lo que no tenía sustancia ni nada para nuestra relación. Nos recuerdo a todos nosotros vestidos impecablemente y haciendo fila para ir a la iglesia. La familia del coronel, nosotros ocho, siempre sentados en el mismo banco de iglesia. Aunque nos estuviéramos muriendo, teníamos que levantarnos, vestirnos e ir a la iglesia. Estaba tan ocupada haciendo lo que era correcto y asegurándose de que todos hiciésemos lo correcto, para asegurar su lugar en el cielo. No importaba lo que sentíamos, o ¡ni siquiera si sentíamos algo! Lo único que importaba es que hiciéramos. Y yo, personalmente, siempre me sentí muy mal, excepto cuando estaba con mi papá. Él me hacía sentir importante. Él era un héroe. Usted sabe… el uniforme, todas esas medallas, toda la gente que lo saludaba donde sea que el fuera. Pero mi mamá, ¡uf! Yo sabía que nunca iba a estar a la altura de lo que ella me pedía. No sabía ni por qué; no podía preguntar. Entonces era presumida por afuera, pero siempre estaba muy enojada, y… lastimada”.

Según como progresó la historia de la familia de origen de Becky, fue más y más aparente para ella que las necesidades de niñez no habían sido levemente ignoradas, sino que habían sido sacrificadas para servir a otros (y, en este caso sobre todo, las necesidades de sus padres). Las convicciones religiosas de su madre, hicieron que los sentimientos fueran irrelevantes. Había una manera prescrita de cómo vivir, y así era la manera como se debía vivir, punto. No importaba como uno se sintiera acerca de eso. La carrera del padre era muy importante para ambos padres.

El papá de Becky fue el primer foco de atención en la vida de su madre. En esta pareja de padres, cualquier cosa que amenazara el estatus, el ego o la paz del padre, era intolerable. Esa era la dinámica tácita que manejaba esta familia narcisista. Cuando Becky quedó embarazada a los 16 años, su padre se enfureció y le pegó arrojándola por las escaleras; su madre apoyó esta acción, culpando a Becky. Unos años más tarde, cuando el niño pequeño de Becky murió, su padre fue incapaz de asistir al funeral, dijo que estaba demasiado triste. El día después del funeral del bebé, la madre de Becky le dijo que se estaba comportando de una manera egoísta al llorar, y que “debía levantarse y hacer lo que era correcto” (es decir, limpiar la casa y preparar la comida, en caso de que alguien fuera a visitarla. Inmediatamente después, la mamá de Becky se fue, y su joven marido tan triste y sus tres hijos se las tuvieron que arreglar solos. Ella regresó a su casa diciendo “tu padre me necesita; esto ha sido tan duro para él”.

“¡¿Y qué hay de mí?!”, gritó Becky cuando me contaba la historia. “¡¿Acaso no pensó que me podía lastimar?! No, a mí no se me tenía permitido sentir o apenarme. ¡Yo no exisitía para ella, yo no estaba haciendo lo correcto! ¡Y que Dios me perdone si llegana a llorar, a sentirme lastimada o hasta necesitarlos”


Excepto por aquella oportunidad en la que el padre de Becky la empujó por las escaleras, nunca nadie fue golpeado en la familia. Nunca a nadie “le falto algo” materialmente. Ninguno de los padres sufrió el abuso de alguna sustancia, ni de ninguna enfermedad mental, de discapacidad física, de nada. Pero era una familia narcisista. La expectativa clara era que los niños debían satisfacer las necesidades emocionales de los padres, y que los niños no debían solicitar a sus padres para que los apoyen emocionalmente.

Conclusión

La familia narcisista, por lo general, se asemeja a la proverbial manzana roja brillante con un gusano adentro; parece hermosa, hasta que uno da un mordisco y descubre al gusano. El resto de la manzana puede que esté bien, pero un ya ha perdido el apetito.

En la familia narcisista, mucho de lo que sucede puede ser algo que está “todo bien”, pero la base emocional falta. Los niños no están satisfaciendo sus necesidades emocionales, porque sus padres no están focalizados en satisfacerlos. En lugar de dar a sus hijos un espejo de apoyo, comprometido y basado en la realidad, los padres narcisistas presentan un espejo que refleja sus propias necesidades, y esperan que los niños reaccionen a éstas. El foco está tergiversado, y los niños crecen sintiéndose defectuosos, equivocados o dignos de ser culpados.

Cuando uno se cría incapaz de confiar en la estabilidad, la seguridad, la igualdad en el mundo propio, uno se cría desconfiando de sus propios sentimientos, percepciones y valor. Cuando uno se cría como un ser reactivo-reflectivo, como lo fue Eco, uno no ha aprendido las habilidades necesarias para llevar una vida satisfactoria.

Notas

1. avid, Metamorphoses, translated by Frank Justin Miller (1916; reprint, Cambridge, MA: Harvard University Press, 1936).

2. John Bradshaw, Healing the Shame That Binds You (Deerfield Beach, FL: Health Communications, 1988), p. 52.

3. Jacques Lacan, The Seminar of Jacques Lacan, edited by Alan Millar and translated by John Forester, 2 vols. (Cambridge, UK: Cambridge University Press, 1988).

4. E. H. Erikson, Identity: Youth and Crisis (New York: W. W. Norton, 1968); A. H. Maslow, Toward a Psychology of Being (New York: Van Nostrand, 1962).

5. Terry Kellogg, Finding Balance: 12 Priorities for Interdependence and Joyful Living (Deerfield Beach, FL: Health Communications, 1991), p. 192.

7 comentarios:

Anónimo dijo...

Me parece muy acertado el enfoque de esta página. El articulo resume magistralmente la esencia del narcisista y su víctima. En mi dura experiencia, la persona narcisista se acaba suicidando al perder el objeto que le hacía sentirse especial (creyó perder la proyección social y el estatus al perder el control de su negocio). Sus acciones fueron destructivas,hasta el punto de preferir destruir su negocio antes que sus hijos lo sucedieran en él. Finalmente acabó con su vida como Narciso acaba ahogandose en su pena.Mi pregunta es sencilla ¿alguien podría desarrollar la conexión entre narcisimo y autodestrucción y suicidio?

navegante dijo...

Gracias por la inquietud.

Las características que has presentado parecieran tratarse más bien de un narcisista maligno o de un psicópata. El modelo de la familia narcisista se refiere a un síndrome más sutil, donde la mayor parte de las personas en este mundo tienen algunas características típicas de crecer en una “familia narcisista.” Puedes leer más típicos de narcisismo y psicopatía en la segunda sección.

En el psicópata, a pesar del patrón de comportamiento de dejar todo o destruir las oportunidades de vida que subyacen a la superficialidad egoísta, encanto, etc, no le encontramos propensos a cometer suicido. Las tendencias suicidas han sido notadas por algunas observadores como prevalentes. Esta opinión corresponde a otro grupo de personalidades patológicas. Los psicópatas muestran más tendencias a tener una cierta inmunidad al suicidio, aunque esto podría ser relativo. Las frecuentes amenazas de suicidio tienen poco valor real, muchos intentos falsos pueden ser realizados, algunas veces con gran astucia, premeditación e histrionismo.

Con respecto al narcisismo y tu inquietud, hay una película que da un ejemplo muy curioso, no quiere decir que la película tenga un “mensaje” especial, es solo una película de vaqueros psicópatas y otros tipos narcisistas y cómo algunos de éstos últimos que tienen un potencial empático y se vuelven más altruistas, al final derrotan a los psicópatas.

Hay un personaje, Doc Holliday que dice algo de la “esencia” del narcisista maligno. Es más bien un ejemplo extremo, pero es como una caricatura que posee elementos reales en esencia. Doc Holliday dice lo siguiente a su amigo, Wyatt, cuando está muriendo:


Wyatt: ¿Qué es lo que hace a un hombre como Ringo, Doc?...

Doc: Un hombre como Ringo tiene un gran vacío justo en el medio que no importa lo que haga, nunca lo podrá llenar. No podrá robar lo suficiente, ni matar lo suficiente ni inflingir el suficiente dolor. Y esto lo vuelve loco.

Wyatt: ¿Qué es lo que quiere?

Doc: ¿Qué es lo que quiere? Él quiere venganza.

Wyatt: ¿Venganza? ¿De qué?

Doc: Venganza por haber nacido.

Anónimo dijo...

Existe otra película que describe el personaje de modo exquisito: Pozos de ambición. En ella Daniel Day-Lewis se describe como un hombre hecho a sí mismo que se vende como hombre de valores al involucrar a su "hijo y socio" en todos sus proyectos empresariales. En algun momento de su vida, sino desde el principio, todo da un giro y su propia ambición cobra prioridad por encima de todos y de todo. Es un punto sin retorno que le lleva a un proceso de autodestrucción (alcohol) y destrucción de sus relaciones humanas. Los que alguna vez fueron aliados (si realmente lo fueron para él) son ahora competidores peligrosos. En un punto de la pelicula dice:
-"Odio a todo el mundo" expresando con ello su odio hacia sí mismo.
Cuando su hijo (que en realidad es adoptado) le dice:
-"Te quiero pero debo seguir mi camino"
El padre le ve como un competidor que le va a hacer sombra en lugar de como a un hijo. Este (el hijo) es lo suficientemente inteligente como para distanciarse emocionalmente de una relación que va a acabar mal y con ello le considera al hijo como al enemigo ya que no le sigue de modo incondicional.
La pelicula es bárbara y la descripción de los personajes no podría ajustarse más a la realidad.
Muchas gracias por su interés.

navegante dijo...

Pozos de ambición... El comportamiento psicopático personalizado por Daniel Day-Lewis es bastante típico y en este caso se trata de un asesino. Algunos no serán necesariamente asesinos de este tipo.

Tombstone es el nombre de la película mencionada anteriormente.

Saludos!

Anónimo dijo...

Siguiendo el hilo del articulo, lo mismo que hay un Narciso, tiene que haber un(a) Eco.
¿Hay un tipo de personalidad predispuesto a ser Eco o es circunstancial? Es decir, ¿basta con la dependencia emocional o bien la personalidad debe tener cierta predisposición?
Saludos

navegante dijo...

Buena inquietud, y la respuesta es afirmativa en ambas ocasiones. Las siguientes entradas en esta sección de "familia narcisista" aclararán mejor estas inquietudes. El modelo de "familia narcisista" se podría llamar "modelo de Eco" como se explica muy bien en el libro, ver:

http://psicopatia-narcisismo.blogspot.com/2008/04/caractersticas-de-la-familia-narcisista_07.html

Particularmente:

http://psicopatia-narcisismo.blogspot.com/2008/04/narciso-narcisismo-y-el-modelo-de-la.html
(referencia al modelo Narcisista como "de Eco").

Hay personalidades patológicas como el "narcisista maligno" ("psicópata subclínico"), que no entraría en el modelo de la "familia narcisita/Eco".

pao dijo...

hola, yo queria sacarme la duda si me encuentro ante una flia narcisista?. Lo peor q me pasa a mi es q tengo en contra mio a la hna de mi novio, esta atravesando el complejo de electra. Pero, a su ves, ella es psicologa y me estudia y se comporta como una persona narsicista o psicopata. Lo peor es q quise enfrentarla adelante de todos de su flia, o sea de la de mi pareja, pero la madre salta como si tuviera dos años. Y tratan de esconder sus defectos, nunca vas a ver q discutan entre ellos, y se digan lo q realment piensan, sino q esconden sus sentimientos y a lo sumo se tiran indirectas. Conmigo tienen un resentimiento, celos envidia, etc.. me di cuenta 4 años desp, cuando estuve envuelta en un lio de chism barato q inicio la hna de mi novio, para dejarme mal parada frent a toda su familia. Yo nose q hacer, pense q m querian pero m di cuenta q lo q querian es tnerme como una hija mas, bajo su propio dominio. En un momento se metieron en decisiones mias personasles, de estudio, de trabajo, de forma de vida, etc..
Me vi envuelta satisfaciendo los pedidos de la flia, ademas d q me me involucraban en todos sus problemas personales.
Actualment no estoy yendo a la casa de mi novio, el esta muy trist por eso. Pero vuelvo muy trist, porq m veo en un matadero, en cual todos me señalan como si fuera la culpable de las cosas q le pasan a la hna de mi novio. Pero, yo no le hice nada, solo q m avergonzo en frente de toda su flia, gozandom y con bronca y odio.
Toda su flia tomo partido por la hna como si fuera una guerra y como si yo fuera la q le hizo algo. Para mi ella invento cosas q yo no dije.
Uds publican q hay q alejarse de esta gent, y yo que puedo hacer?.
A veces pienso q no m voy a poder casar xq lo de su flia.
Ademas el padre es un padre y marido ausente, frio, negativo, q no quiere hacer nada.
por ende la madre se apoya en mi novio y la hna tamb. Me obligan a hacer cosas q yo no quiero.
que puedo hacer? como desligarme de ellos?, yo hace 7 meses q no voy los ultimos 2 años voy cada vez menos veces. no quiero ni verlos. Ahora estoy con psicologo, porq mi autoestima esta 30 mts bajo tierra
Como puedo actuar?, toda la flia me tira indirectas, no me tratan bien. Piensan q yo no meresco estar con el.